Tiempo de lectura: 3 minutos

Nos vamos al norte de la céltica en busca de las casas circulares de la edad del hierro, que guardan, adelanto, muchas semejanzas con nuestras cabañas castreñas evidentemente con sus peculiaridades locales.

Cuando buscas información sobre las “round houses” de la edad del hierro en Britania, siempre encuentras la palabra “celtic” y se habla de celtic houses, o “the celts lived in round houses” por tanto, la diferencia de nomenclatura que encontramos con los yacimientos de nuestro país es meramente anecdótica.

Los hillforts británicos, se ubican en lugares prominentes, tanto de la costa (cabos), como del interior (pequeñas colinas) al igual que nuestros castros hispanos.

Las fuentes clásicas no son muy extensas en detalles sobre estas viviendas. Por ejemplo en Diodoro Sículo tenemos “Los habitantes de Britania vivían en viviendas mezquinas hechas en su mayor parte de juncos y madera”. Es decir, está refiriendose a las viviendas de techumbre vegetal, pero también de paredes de madera entrelazadas, posiblemente sobre una base de piedra o simplemente sobre el suelo.

Tipología y materiales

Las casas circulares son el modelo más corriente de construcción desde el bronce final y durante la edad del hierro en las islas, extendiéndose este sistema de construcción en algunas zonas incluso a la ocupación romana sin excesivos cambios.

La técnica habitual de construcción es en piedra, o con paredes de maderas entrelazadas y cubiertas de arcilla o barro. Estas construcciones tienen un tamaño nunca menor a 5m de diámetro y un máximo de 15 metros. La techumbre, cónica, estaba hecha de materia vegetal local. (Gracias a la arqueología experimental, constatan que usando ángulos de 45º se obtiene el mejor rendimiento para estas cubiertas cónicas, por lo que se da por hecho que esa era la inclinación real de las ramas colocadas en ellos). La presencia de algunas turberas próximas a los poblados, o suelos húmedos que dieron lugar a ellas han permitido preservar algunas de las ramas de estas techumbres y viviendas.

Por qué circulares

Aquí hago una reflexión personal, no creo que esté descubriendo la rueda. Por qué las casas son circulares?. Creo que la forma geométrica más sencilla de hacer cuando trabajas con planos de cualquier tipo es el círculo. Las fuerzas de tensión que se distribuyen por toda la superficie curvada y tensa les da una resistencia importante, más que si unes paneles planos en esquina. Son más eficientes contra el viento al no presentar caras planas, etc… Posteriormente se aplicaría la piedra para las construcciones, pero sería quizá como recuerdo de esas primeras casas vegetales, y también por las ventajas que tiene este sistema.

Con la llegada romana y su técnica de construcción en piedra más avanzada, las casas cuadradas permiten optimizar mejor el espacio y dominarían la fabricación de esquinas que permite adosar las viviendas y aumentar el espacio de uso dentro de los poblados.

No debemos olvidar que también es algo cultural. La casa circular es una unidad en si misma, además de la construcción, es el espacio que la rodea, y eso permite la separación de clanes y familias y la asignación de espacios particulares, privacidad, etc…

Madera, pero cual

La madera utilizada para las paredes es de avellano o de sauce, entrelazados estrechamente, pero a los que se les puede dar forma curva de forma muy sencilla. Irían recubiertas de barro, pero no solo de este material, sino de una mezcla que incluiría arcilla, paja y estiercol animal, parecido a nuestro adobe, que tiene una capacidad excepcional como aislante para el calor y la humedad, asi ademas se consigue que el barro no se agriete. Parece también que las paredes estaban encaladas, lo que mejora su apariencia pero también su salubridad y las hace más luminosas.

Calor e iluminación

En cuanto al calor interno, parece que contaban con un fuego central que cumple la función de dar calor y cocinar además de iluminar de noche, pero con una salvedad, no había salida de humos en forma de agujero por la parte superior de la techumbre vegetal. Se ha demostrado que de existir esa salida de aire se crea una corriente ascendente que prendería fuego a la cubierta. En cambio, sin ella el humo se va acumulando en la parte superior y poco a poco filtrándose entre el enramado sin afectar a los habitantes, de ahí también las dimensiones.

La luz durante el día entra solo por la puerta o por pequeñas aberturas en forma de ventanos de los que no hay constancia, aunque de existir serían de pequeñas dimensiones. De noche la luz proviene del fuego central, que iluminaría toda la vivienda.

Todos estos datos provienen de las cabañas circulares de Gales, en las que hay un buen número de ellos que han sido objeto de reconstrucciones modernas a través de arqueología experimental.

Algunas fotos del poblado de Castell Henllys (Gales) que he recogido en la red. (fijaros en el hórreo de la foto central)

 

 

 

 

 

Artículo anteriorErica mackaiana, una planta de la céltica
Artículo siguienteNuevas excavaciones en el dolmen de la Cobertoria, en Salas, Asturias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here