Una visita al castro de Viladonga

Te recomendamos

De viaje por Bretaña. Douarnenez y sus cuatro puertos

A ver, cuántos lugares conoceis en el mundo que tengan cuatro puertos. Yo creo que es el primero que...

El cabo del Monte Louro, de ruta por a Costa da Morte

La ribera norte de la ría de Muros y Noia está señalada por un accidente geográfico destacado, el Monte...

Una vez estuve en la tumba de Merlín

El bosque de Broceliande esconde muchos tesoros, aunque en mi opinión el bosque mismo es el tesoro principal. Una...
Redacción
Céltica es una revista atlántica, con vocación de conocer y dar a conocer la cultura celta de la fachada oeste de Europa en el público hispano hablante. Mi nombre es Fon y soy estudiante del Grado de Historia en la Universidad de Oviedo / Uviéu. Gracias por leerme.
Select your language
EnglishFrenchGalicianGermanIrishItalianPortugueseRussianScottish GaelicSpanishWelsh

Tiempo de lectura: 9 minutosNos desplazamos al interior de Lugo en busca de uno de los yacimientos castreños más significativos de esta cultura en su parte norte. Para mi es uno de los más llamativos, ya que presenta esa típica forma circular amurallada tan parecida a algunos hillforts de las islas del noroeste de Europa.

Viladonga es un sitio que ha ido conformandose en el imaginario popular a medida que han ido avanzando las excavaciones en su interior. Si ves las imágenes de antes de ser intervenido, al ojo no experimentado, le recuerda a un típico rath irlandés. Fue lugar de leyendas locales, de tesoros y de creencias ancestrales. A medida que la pala entró a estudiarlo se conformó una visión que está dando unos resultados cada vez más espectaculares.

El lugar.

Se trata de un castro a 550 metros de altura delimitado por varios sistemas de defensa, murallas y taludes que perimetran el propio castro y dos o ganaderas antecastros con distintas funciones, tanto edificativas como, parece ser, agrarias. En total unos 40.000 m2.

Maqueta del castro de Viladonga. Museo del castro

En el centro hay una croa, delimitada por una gran muralla que tiene una altura de 12 metros en su cara exterior y cinco en su interior. En ese espacio transcurren dos vías principales y perpendiculares, con orientación norte sur y este a oeste, así como un camino de ronda interior que va paralelo a la muralla que delimita este espacio. Este espacio tiene una superficie de 10.000 m2

Puerta sur desde la muralla

El yacimiento fue declarado BIC en 2009 y su museo, que ha sido cedido a la Comunidad de Galicia, recoge materiales obtenidos en las sucesivas excavaciones que se han realizado, las primeras en 1972 y las últimas están en marcha en el momento de escribir este artículo.

La visita. El museo

Al castro de Viladonga se accede por diversas vías, aunque creo que la más sencilla es la N-634 ya que se encuentra muy cerca de ella.

La llegada es sencilla y está muy bien señalizado. Se accede desde las inmediaciones del museo, donde está el parking para visitantes. Tanto la visita al yacimiento, como al museo, son gratuitas. El yacimiento no tiene infraestructuras para gente con dificultades de movilidad, el museo si. No hace falta ningún calzado especial, pero os recomiendo al menos unas zapatillas deportivas. Se puede llevar mascota al yacimiento mientras permanezca atado. En el museo no puede entrar.

Nos recomendaron que comenzaramos la el recorrido por el museo, empezando con una proyección de vídeo, que creo que es el que os puse hace tiempo en esta entrada.

Las salas del museo están divididas en cuatro salas, de la cero a la cuatro con estas temáticas:
Sala 0 de información complementaria: excavaciones, visita al castro, información sobre la cultura castreña, y galaico-romana, etc..
Sala 1 Medio Natural y hábitat: arquitectura, nivel prerromano del castro, etc.
Sala 2 de Cultura material, donde se exponen objetos recogidos en las intervenciones arqueológicas, paneles explicativos, etc.
Sala 3 que también va de cultura material, orientadas más al textil, numismática y al sistema de creencias.

El Yacimiento

Se accede desde el parking del museo. De hecho entras al castro por la antigua entrada principal. Un acceso del que se conserva unas acanaladuras en la muralla que muestra una doble puerta flanqueada por paramentos que a pesar de estar derrumbados en la actualidad, dan idea de la importancia que tuvieron en su momento. En el centro del camino se conserva una piedra con acanaladura que serviría de encaje a las puertas.

Puerta principal de acceso al castro

Puerta principal de acceso al castro, detalle de la acanaladura donde encajaría la puerta. Click para ampliar

Puerta principal de acceso al castro. click para ampliar

El trazado viario desde esta puerta corre de este a oeste y cruza con otra perpendicular de norte a sur. Si sigues la calle desde la entrada llegas a una vivienda con varias estancias en torno a un patio central, donde se encontraron abundantes restos de cerámica romana y que se cree perteneció a una familia importante en el poblado. Son quizá esas élites locales impulsadas por Roma a través del comercio y otras prebendas que aparecen documentadas en época tardía en la cultura castreña.

El castro se puede visitar tanto a ras de suelo, desde dentro de la croa, como desde lo alto de las murallas. Recomiendan las dos vistas ya que una complementa a la otra.

Foto donde se aprecia la potencia del sistema defensivo

Las defensas son impresionantes, cuatro murallas con fosos y contrafosos, encierran diversos espacios, algunos destinados a uso agrícola, otros con edificaciones quizá fruto de la ampliación del mismo. No ha aparecido la necrópolis aunque se cree que podría estar en uno de estos recintos, pero hasta que no se excave más no saldremos de dudas.

Excavación arqueológica en el castro de Viladonga

Daros un paseo por los antecastros que se pueden visitar y os dareis cuenta de la potencia de las murallas, de 12 metros la principal en su parte exterior. Además en torno a ellas por la parte interna de la croa se dispusieron viviendas, datadas en época romana, entre las que se encuentran las que se están excavando actualmente, así como el aljibe. En él, en un nivel prerromano se encontró el hacha votiva del que hablamos hace poco.

Aljibe del castro de Viladonga

Aljibe del castro de Viladonga

Las viviendas adosadas a la muralla y los accesos de subida a ésta se han descubierto en las últimas excavaciones, y se están preparando para mostrarlas al público reconstruidas en parte, así como la calle que transita circularmente paralela a la muralla.

Por último, y suele pasar desapercibida, justo a la entrada a la izquierda se encuentra un espacio que aún no se comprende del todo. Es una entrada a una oquedad en el suelo. No se sabe bien si es una cueva natural o bien se trata de la entrada a una galería minera como apuntan las investigaciones.

Entrada de la oquedad a la izquierda del acceso del castro. Se cree que es una mina.

Y una leyenda relacionada

Como sabeis me gusta recoger leyendas relacionadas con los yacimientos arqueológicos que visito. En esta ocasión lo tuve fácil ya que ésta aparece en uno de los paneles que os encontrareis en el castro. Os la traduzco al castellano porque estaba en galego, aunque se entiende perfectamente.

La fuente de Couto de A

El el Couto de A, en la parroquia de Ramil, hay una fuente donde vive una princesina moura convertida en trucha. Se trata de una leyenda que recuerdan los más viejos del lugar. La fuente lavadero del Couto de A es una fuente pública que tiene una pila hecha de piedras con tres lavaderos a los que van las mujeres a lavar la ropa, para coger agua y para dar le comer a la trucha que vive en la fuente. La trucha tan pronto ve a alguien se mete por la canal de agua que, según cuenta algun vecino de la aldea, viene del fondo del Castro de Viladonga.

La alimentación de la trucha que la fuente tuvo siempre, corre a cargo de los vecinos, principalmente de las mujeres, que van al lavadero a lavar la ropa. Le llevan normalmente un poco de pan, pero dicen que no se le puede dar mucho porque tiene sal y la puede matar. También le llevan grillos y lombrices.

Cuando la trucha muere, son los propios vecinos los que se encargan de reponerla. Coge otra del río Azúmara que pasa un poco más abajo de la fuente y la meten en ella.

Recogida por. Luis Higinio Flores Rivas.

Fotos

Castro de Viladonga. Fijaros en la combinación de viviendas circulares y cuadradas y en la densidad de ocupación de la croa.

Otra vista del castro más hacia el centro.

Castro de Viladonga desde la muralla, donde se aprecia bien la excavación y consolidación de muros actual

Edificaciones excavadas en uno de los antecastros. En este lugar, la tala de eucaliptos que rodeaban el castro ha permitido recuperar la vista que se tendría desde las defensas.

Inmediaciones de la puerta sur.

Detalle del espacio entre las viviendas y la muralla. En los cimientos se ven tres fases de edificación.

Edificaciones pegadas en las inmediaciones de la puerta norte. Se ha recuperado el empedrado de la vía que circulaba justo por delante y que tiene un trazado circular paralelo a la muralla. Se aprecia el trabajo de los arqueólogos para presentar los dos pisos, uno de época romana y otro prerromano.

Detalle de la decoración cerámica recuperada en las excavaciones. Se trata de cerámicas indígenas.

Reconstrucción gráfica de las viviendas adosadas a la muralla. Panel del museo.

Los núcleos habitacionales suelen tener varias edificaciones con distintos usos. Se combinan los tejados de material vegetal con la tégula romana.

Cerámina hecha a mano. Por las asas se supone que iría colgada encima del fuego.

Por ahí 🙂

Trabajos arqueológicos en el castro de Viladonga 2020

Recreación de un telar de la época. Las piedras que hacen de peso de telar se han documentado en el castro

Foto desde la muralla. Se aprecia la altura de la misma. La agrupación de las viviendas en barrios. El trazado de la calle norte sur, que llega a la puerta sur donde hay un antecastro con la edificación que vimos más arriba.

A la izquierda Yolanda Álvarez González, directora de las excavaciones de este año en Viladonga. Es de agradecer que perdiera cinco minutos en explicarnos las tareas que se estaban llevando a cabo. Fue muy amable.

Detalle de vivienda a pie de la calle norte-sur. Al fondo la puerta norte, acceso principal al castro hoy en día.

Ventana en una de las viviendas consolidadas

En el suelo de esta vivienda se ven varios elementos a reseñar. Los muros exteriores son de época romana, y bajo el suelo se encontraba el piso de una cabaña circular con un hogar que veis en el centro más o menos. Creo que lo iban a tapar una vez estudiado.

De abajo a arriba tres niveles de edificación. Abajo prerromano, con un cajetín de piedra donde irían encajados postes que sostenían paredes de enramado y barro. En un segundo nivel los muros de piedra que veis en muchos de los castros del cantábrico, y por último muro de piedra de época plenamente romana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Te puede interesar...

Una visita al castro de Viladonga

Nos desplazamos al interior de Lugo en busca de uno de los yacimientos castreños más significativos de esta cultura...

Orfebrería castreña en el Museo Arqueológico de Asturias. Oscar García-Vuelta, Ignacio Montero Ruiz, Ángel Villa Valdés

La colección de orfebrería castreña del Museo arqueológico de Asturias es bien conocida entre los aficionados al conocimiento de esta cultura protohistórica de nuestra...

Mitología comparada. ¿Un ‘Sidhe’ en la céltica hispana?

La mitología irlandesa es rica en historias de un inframundo en el que las reglas que rigen en el mundo real se ven alteradas...

10 recursos sobre textiles en la Edad del Hierro. Cómo vestían los celtas

Es un tema recurrente en las búsquedas de información sobre la cultura celta, y de mucho interés para todos los que están con temas...

Conferencia Estudio de los castros del Alto Sil.

Os dejo unas notas que tomé sobre una interesantísima ponencia sobre arqueología en los castros del alto Sil, dentro del curso de verano de...

Artículos relacionados