Fernando Prendes observa los restos del castro, cubiertos de abundante maleza. / Extraida de https://www.elcomercio.es/asturias/mas-concejos/tala-eucaliptos-deja-20200403235255-ntvo.html
Tiempo de lectura: < 1 minuto

Las tareas forestales en un monte de eucaliptos en la localidad de Manzaneda, en Gozón dejaron al descubierto el pasado mes de noviembre, los restos de un yacimiento histórico. Según dice el director general de Planificación, Infraestructuras Agrarias y Montes del Principado de Asturias, «En la Carta Arqueológica de Gozón había constancia de la existencia de restos arqueológicos en esa zona, pero poco más. Ahora, tras la retirada de los árboles y la maleza, se ven los restos de una importante fortificación, un castro similar al existente en San Martín de Podes»,. En enclave se sitúa en un monte de difícil acceso y ha permanecido siempre bajo una espesa capa vegetal. La zona cubre unos 3000 metros cuadrados.

Nada más percatarse de los restos aparecidos dió aviso a la Consejería de Cultura y a Patrimonio para elaborar un plan de protección. Los restos fueron inspeccionados por el arqueólogo Bernardino Díaz Nosty para supervisar las tareas forestales.

Alfonso Fanjul, tras una primera estimación, y a falta de una datación por C14 cree que puede situarse en la Edad del Hierro.

¿Qué restos son visibles?

En una primera prospección visual se ve una muralla, parapetos y un foso de gran profundidad, unos seis metros. Estos restos indican un lugar con una fortificación potente sobre un alto desde el que controlar la zona circundante a varios km de distancia.

La existencia de mineral de hierro en la zona puede indicar que se trataría de un lugar donde los trabajos de fundición tuvieran cierta importancia.

Informaba el periódico regional El Comercio

VíaEl Comercio
Artículo anteriorApiano. Céltica (traducción al castellano)
Artículo siguienteAsí era Cruachan, la capital del reino de Connaught en Irlanda. Un monumento megalítico

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here