Una semana en furgo por Bretaña en 2019. Ruta de 7 días

Viajamos en busca de la cultura celta de Bretaña. Este fue nuestro viaje de 7 días por el país del otro Finisterre.

0
223
Viaje a Bretaña 2019

Aquí os dejo un post que es un índice y un resumen de nuestro viaje por Breizh (Bretaña) este verano. Lo divido por etapas e iré añadiendo enlaces a post donde os cuento más en detalle cosas de cada lugar. En total estuvimos una semana recorriendo el país  siguiendo un itinerario que habíamos planeado para conocer mejor la cultura bretona.

Lo primero que os diré es que lo hicimos en una furgo preparada para dormir, por lo que está indicado para todos aquellos que querais lanzaros a descubrir por vuestra cuenta el país. También sirve para el que se organice por etapas buscando alojamiento.

También os digo que la elección de los sitios es algo muy subjetivo y seguro que en otros blogs vais a ver otros destinos. Yo seguramente vuelva, asi que recorreré los que no he visto en esta ocasión.

Como os digo lo hicimos en 7 días. Yo recomiendo meter algún día más. Creo que con 10 es suficiente. También os digo que no fuimos con la lengua fuera en ningún momento, pero que preparamos el viaje muy bien antes de salir, con lo que sabíamos perfectamente a dónde dirigirnos, no esperar colas al haber sacado entradas por Internet, etc. De hecho eso nos permitió alargar la estancia en algunos sitios, y ver algunos que no contábamos con entrar.

Este no era el planning inicial pero al final fue nuestro itinerario real.

Día 1. Oviedo – La Rochelle
Día 2. VitréMonte Saint Michel
Día 3. Dol de BretagneCancaleSaint MalóDinan
Día 4. Costa de granito rosa – Cairn de Barnenez – Camaret Sur Mer – Locronan
Día 5. Douarnenez – Pointe du Raz – Quimper – Concarneau
Día 6. Carnac – Josselin – Bosque de Broceliande
Día 7. Vannes – Oviedo

Un viaje largo. unos 3200 km en total. Por Bretaña unos 1100. Teníamos el handicap de hacerlo desde el noroeste de España. Leí varios viajes antes de ir en los que decían que les parecía una kilometrada haciendolo desde el País Vasco… bueno, pues nosotros íbamos a sumarle unas cuantas horas y distancia.

Somos dos personas a conducir así que contábamos con relevarnos al volante y paradas. La primera idea era hacer del tirón desde Asturias al Monte de Saint Michel, pero afortunadamente se impuso el sentido común y decidimos acortar el viaje inicial en 400km y detenernos a descansar en La Rochelle. Un lugar que yo había visto que se usaba como parada camino de Breizh por otros furgoneteros.

Acabamos todo lo que teníamos que hacer el día de partida y nos pusimos en camino. En total son unas 9 horas, de las cuales haces casi todo el viaje por autovía y autopista de peaje.

Lo peor sin duda los alrededores de Bilbao por las limitaciones de velocidad. En Irún no tuvimos problema. El telepeaje nos ayuda mucho. La gente decía que en Francia no lo amortizas (yo lo tengo por Portugal principalmente), pero es falso. Tienes varios carriles con paso exclusivo de telepeaje asi que no vas a tener problema ni esperar cola. Si te metes en los de pago por moneda vas a tener que esperar a que paguen, pero puedes pagar con telepeaje. No tiene sentido.

Una vez que entras en Francia, en las autopistas de peaje la limitación es a 130 asi que si quieres darle zapatilla dale. Yo no. El gasoil es caro y se viaja perfectamente por el carril derecho a 110, con la consiguiente reducción de consumo. Cada depósito unos 1200 km y una media de consumo de 6.7 para una Opel de 125 cv.

Las autopistas de Francia son una pasada. Aburridas eso si. Paisajes llanos hasta donde alcanza la vista. Cultivos de maiz y girasoles, o de vides cerca de Burdeos o Cognac, pero aburridos al fin y al cabo.

Cada poco tienes áreas de descanso que son una maravilla de lo cuidadas que están, y las carreteras están impecables.

Burdeos lo pillamos con retención en sentido norte, probablemente el punto con más tráfico de todo el día, si pones la emisora de información de tráfico te van diciendo en francés las retenciones.

Llegamos a la Rochelle sobre las 8 de la tarde, y encontramos enseguida sitio para dormir gracias a park4night y caramaps (apps gratis), así que como no había demasiada ocupación en el sitio que elegimos, bajamos la furgo al puerto y nos dimos un paseo al atardecer

 

 

De la Rochelle aprendí que se fundó en el siglo XI y que su nombre era Rochella, derivado de Roche, roca ya que estaba asentada sobre una costa rocosa. Curiosamente en Asturies mantenemos la palabra «roche» para designar escollos, lo mismo que «sable» (otro galicismo) para designar a la playa.

No es Bretaña, es aún Pays de Loira, pero está muy relacionada con el cantábrico. Tanto, que aún recuerdo incidentes entre nuestros barcos gallegos y asturianos retenidos en este puerto por conflictos pesqueros 🙂

La Rochelle es como la hija díscola de la corte de París. Siempre tuvo especial cuidado en mantenerse lejos de los tentáculos de la monarquía. Su principal cliente comercial era Inglaterra y el norte de Europa, lo que influyó notablemente en su historia. Por ejemplo en el momento en que los británicos se pasaron al protestantismo, La Rochelle adoptó esa religión (lógicamente influiría que para comerciar con los ingleses sería conveniente no ser católico), pero eso la colocó en una posición dificil con los reyes franceses.

Vivió varios asedios, y aun se puede ver el puerto viejo fortificado con dos torres de acceso, dando una apariencia de solidez y defensa que se puede admirar hoy en día. El casco viejo está muy animado en verano por lo que vimos, mercadillos, restaurantes y feria. Un sitio de vacaciones.

En cuanto a lo que nos afecta. La Rochelle es un sitio tranquilo de veraneo que está a medio camino entre Euskadi y Bretaña, asi que no es mal lugar donde hacer noche para entrar al día siguiente en Breizh.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here