Tiempo de lectura: 3 minutos

Os pongo en el contexto. La cultura castreña destaca entre otras cosas por la ausencia de enterramientos. Hecho éste atribuido entre otras cosas a la incineración de los cadáveres. Obviando el hecho de que tampoco es que hayamos encontrado restos de urnas funerarias y por supuesto necrópolis en el entorno de los castros.

Supongamos que es cierto. Podemos imaginar que esa era la práctica funeraria del común de los mortales, y que quizá el enterramiento estaba reservado para casos especiales. Podríamos pensar que las élites se enterrarían y el pueblo llano era incinerado. Pero tampoco hemos encontrado tumbas reales, por lo que esa vía de momento queda descartada. Por lo tanto, el que aparezca algún enterramiento o resto humano es una excepción muy notable.

El hecho arqueológico

Sin embargo sí que hemos encontrado restos humanos de la época, unos pocos en los poblados, con un marcado carácter ritual, y otros son los documentados en cuevas. En distintas zonas del Cantábrico aparecen restos humanos atribuibles a la Edad del Hierro depositados “en superficie” o enterrados en cuevas. Aparecen en contextos muy diversos a las que se les atribuyen distintas épocas y finalidades.

Nos ocupamos aquí de aquellas que parecen haber tenido un carácter de culto y que están datados en la Edad del Hierro. Estos restos funerarios comparten una característica sorprendente. Los restos óseos encontrados son de mujeres jóvenes.

El relato mitológico

Y entonces, mi otra parte del cerebro asocia una idea fugaz, las leyendas de las Xanas asociadas a cuevas (una gran parte del corpus de leyendas sobre estos mágicos seres), que son mujeres jóvenes condenadas a permanecer en cuevas, custodiadas por una serpiente (asociada en el mundo celta al sacerdocio o a lo religioso), y un tesoro. Muchas de ellas antes de ser Xanas eran mujeres normales que fueron encerradas en la cueva por su padre, un rey moro ( en el sentido de prerromano, no como musulmán, como ya hablamos en otras ocasiones).

Formulando una hipótesis

¿Y si la leyenda de las Xanas fuera un recuerdo en la memoria colectiva de un sacrificio/encierro de mujeres jóvenes en la Edad del Hierro con una finalidad ritual?. Algo tan significativo como un sacrificio humano debió permanecer mucho tiempo en la memoria del pueblo, y la formación de leyendas es precisamente esa, la de recuerdos de hechos con cierto grado de veracidad, adaptados a la realidad o a la funcionalidad moralizante para la tribu.

En realidad encaja bastante bien. La joven suele ser la hija de un rey, es decir, pertenece a la élite de la época. (Habría que comprobar que los restos humanos encontrados reunen una serie de características que pudieran indicarnos esa pertenencia. Sabemos que determinados parámetros son detectables en análisis de restos óseos. Alimentación, ausencia de enfermedades, etc…) quizá simplemente es una hija simbólica.

El rey la encierra en la cueva por haber contravenido un precepto, por ejemplo el enamorarse de un plebeyo, o no respetar las órdenes del rey. Quizá aquí la poesía entra en juego y la razón original era simplemente que se la culpaba de un mal a la comunidad, o sin culparla se la usaba como objeto de sacrificio (¿en vez de sacrificar al rey?).

En la cueva hay un tesoro, que probablemente en origen estaba destinado a los dioses, no a los seres humanos. Los enterramientos en cuevas suelen llevar objetos de valor, (de ahí que crea que pertenecen a miembros de las élites dominantes).

El tesoro lo protege un cuélebre, o dragón. Lógicamente no pones un tesoro a la vista de todo el mundo y no ideas algunas medidas para protegerlo. El cuélebre, o la serpiente era un tótem para los celtas. El término saefes, serpientes, aparece asociado a ellos. San Patricio acaba con las serpientes de Irlanda (los druidas), y en el cantábrico los saefes (posiblemente celtas) expulsan a los oestrimnios (los protoceltas megalíticos, o de la Edad del Bronce, si asumimos que los celtas representan el Hierro).

El hecho de que las leyendas estén asociadas además a fechas como la del solsticio de verano, en la noche de San Juan es cuando se puede liberar a la Xana, es un motivo más para pensar en el sacrificio o en el acto religioso.

Añado que algunas de las cuevas estudiadas, tienen carácter de rito de paso, es decir, de prueba de madurez. En algunas se han encontrado restos de jóvenes (hombres) que podrían haber muerto intentando encontrar la salida, quizá un ritual. Hay evidencias de ritos de este tipo (Fanjul Peraza, 2011) que apuntan a esta idea.

Por tanto, la idea es que las jóvenes sacrificadas en cuevas estarían en el orígen de las leyendas de hijas de reyes condenadas a morar encantadas en el mundo subterráneo (el sidhe irlandés, o el inframundo galo) custodiadas por una maldición sagrada, o un acto religioso (serpiente / cuélebre) que guarda un tesoro (ofrenda a los dioses del más allá).

Aun aceptando que todos los mitos contienen algo de verdad ¿esta idea es demasiado descabellada?.

BIBLIOGAFÍA

DE MILIO CARRÍN, C. La creación del mundo y otros mitos asturianos.2008
FANJUL PERAZA, A. Las íltimas cuevas. Observaciones en torno a la ocupación histórica de las cuevas astur-leonesas. Arqueología y Territorio Medieval 18, 2011. pp. 91-116
DEL LLANO, A. Del folklore asturiano. Mitos, supersticiones y costumbres, 1922
GRANDE DEL BRIO, R. La cueva de la Quilama. Revista de Folklore. Tomo 2a. Núm. 13, 1982

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here