Un nuevo tesoro de monedas celtas, descontextualizado por un detectorista.

Te recomendamos

El pendiente de la Mora

Esta es una de esas historias que me encuentro por casualidad buscando información sobre otra cosa. Lo cierto es...

El castro de San Chuis

Recientemente ha ocupado páginas en la prensa regional al ser incluido en los planes de la consejería de Cultura...

Este es el lugar donde César desembarcó por primera vez en Britania

Entre el 58 y el 50 A.C., Julio César lideró sus legiones romanas a través de la actual Francia,...
Redacción
Céltica es una revista atlántica, con vocación de conocer y dar a conocer la cultura celta de la fachada oeste de Europa en el público hispano hablante. Mi nombre es Fon y soy estudiante del Grado de Historia en la Universidad de Oviedo / Uviéu. Gracias por leerme.

Tiempo de lectura:2minutosLa prensa cuenta estos días la historia de un aficionado a la ornitología que acaba de descubrir el mayor tesoro de monedas de época britana descubierto en la isla de Inglaterra, compuesto por más de 1300 piezas que fueron extraídas sin ningún criterio arqueológico ayudado por un detector de metales. Informa El Español.

El hallazgo, completamente legal según la legislación británica, se produjo de una manera, digamos “sospechosa” por lo que se deduce de la narración del descubridor. El hombre, de unos 50 años, estaba dando un paseo para observar aves. Observando el vuelo de un buitre por los prismáticos observó un destello en un campo que había sido arado hace poco. Tras llegar al objeto y limpiarlo comprobó que se trataba de una acuñación de oro de época britana. en el mismo lugar encontró varias piezas más. En ese momento decidió acercarse a su casa, donde “casualmente” tenía un detector de metales y volvió al lugar del hallazgo.

“Aunque soy un entusiasta de los detectores, aquella tarde estaba contemplando a los pájaros. Vi una pelea entre un buitre y un par de urracas y luego me sorprendió algo en la tierra arada del borde de un campo. Al principio pensé que era una arandela vieja, pero tras frotarla y palpar su grosor me di cuenta de que era una hermosa moneda de oro celta. Me tuve que sentar en el suelo en estado de shock”. (declaraciones a la revista Treasure Hunting).

Tras comprobar la fuerza de la señal comenzó a excavar hasta el medio metro de profundidad, donde apareció una arandela de cobre que creyó un brazalete y que debía ser el cuello de un recipiente que contenía las monedas. “Al levantarla suavemente cayó una cascada de monedas, una escena que no olvidaré nunca”.

También por casualidad, se llevó un par de bolsas grandes de plástico y ayudado por dos carritos de supermercado se llevó a casa el material arqueológico extraído. Eso sí, nada más llegar a casa, según su versión, avisó a las autoridades del hallazgo para iniciar el proceso por el cual, le debe vender las monedas a un museo y compartirlo con el propietario del terreno, también podría quedárselo.

El valor del tesoro podría alcanzar los 900.000€ según las primeras estimaciones al estar valorada cada moneda en unos 700€. En realidad una nimiedad con el valor arqueológico que ha sido destruido para siempre por no haber sido extraído con un criterio científico.

Se cree que puede ser una ocultación con motivo de la revuelta de Boudica, la reina de los Icenos en el contexto de la invasión romana de Britania.

- Recomendación -

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Te puede interesar...

Banquetes, fanfarronadas y decapitaciones: El juego del estatus entre los celtas irlandeses.

Os presentamos un nuevo artículo de Cristobo de Milio Carrín que quizá pueda ser una especie de epílogo del...

Artículos relacionados