Un dulce galego que no te puedes perder, a bica

0
353
Tiempo de lectura: 2 minutos

Cuando viajo me gusta conocer la cultura de los sitios a donde vamos, lo que incluye degustar, por lo llambión que soy, la mayor variedad de postres tradicionales que puedo. El otro día en el mercado compré una bica (y el libro de recetas de cocina galega de Larpeiros :D) , una especie de bizcocho gallego de manteca de vaca, que si vas a Galicia no puedes dejar de probar.

Lo primero que hay que decir es que es originario de Ourense, pero en Pontevedra lo llevo viendo en varios sitios, sin embargo, en la zona de la Mariña de Lugo, que es la que visité con más frecuencia, no me doy cuenta de haberla visto (a lo mejor es que no me fijé demasiado).

Se trata, como digo, de una especie de bizcocho cuya preparación se remonta al siglo XIX. Lo preparaban sobre todo con motivo de cumpleaños, antroido etc. Es perfecto para un café de sobremesa, una merienda, etc. Según he visto, la más famosa es la de A Pobra de Trives, en Ourense, donde tiene su propia fiesta y todo, a finales de Julio (último fin de semana).

Tiene una textura muy esponjosa, a pesar de que a simple vista parece que puede ser seca, y sobre todo tiene una costra azucarada por encima que al morderla se fractura y contrasta con lo suave del bizcocho. Vamos, una pasada. Lo mejor de todo es que es bastante fácil de hacer, como casi toda la cocina tradicional, así que os dejo la receta por si os animáis. Aquí tenéis consejos de preparación.

Ingredientes para la bica gallega
4 huevos pequeños
300 gr. de azúcar
200 gr. de manteca de vaca (es la clave, pero si no la tienes se puede hacer con una buena mantequilla sin más)
200 gr. de nata líquida
400 gr. de harina
1 sobre de levadura
Ralladura de un limón (opcional)
canela y azúcar (para espolvorear)

Preparación (siguiendo a Lambonadasdegalicia)

1- Precalentamos el horno a 180º.

2- Mezclamos la harina y la levadura. Reservamos.

3- En un cuenco ponemos los huevos, el azúcar, la manteca y batimos. Incorporamos la nata y la ralladura de limón. Batimos. Incorporamos la harina y la levadura que teníamos reservadas y batimos hasta que esté integrada.

4- Volcamos el batido en un molde de forma cuadrada o rectangular y forrado con papel de horno.

5- Mezclamos la canela y el azúcar y lo espolvoreamos por encima.

6- Metemos en el horno- calor arriba y abajo- tiempo 40-45 minutos.

Artículo anteriorLisardo Lombardia, eterno activista del interceltismo. Traducción de la entrevista en Lé Télegrámme
Artículo siguienteSanta Liberata de Baiona. Una leyenda de cristianos y romanos en Gallaecia

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí