Tiempo de lectura: 2 minutos

Ayer conocíamos la noticia de que la asociación de restauradores de España (ACRE) denunciaba lo innecesario de las obras que pretende desarrollar el ayuntamiento de Grandas de Salime, con el beneplácito de la Administración del Principado de Asturias en el Chao Samartin.

La presidenta de la asociación, Ana Galán, envió cartas al ministerio de Fomento, Al de Cultura y a la Consejería de Cultura del Principado de Asturias mostrando su oposición frontal en relació con este hecho. La reforma prevista es considerado por los expertos como “desfasada, inutil y depredadora”, de hecho las nuevas instalaciones y obra prevista condenan partes del castro aún por estudiar y tapan otras que son clave en la interpretación del poblado.

Desde ACRE recuerdan a la administración pública que el Chao es un Bien de Interés Cultural (BIC) y que por tanto está protegido por lo que no descartan iniciar acciones legales para frenar el proyecto promovido desde la alcaldía de Grandas.

La inversión prevista en el yacimiento es de 740.000 euros y contempla procesos como la construcción de un centro de interpretación sobre una zona en la que todavía no se ha excavado. Además está previsto levantarlo entre el museo y el castro imposibilitando su vista desde el primero. También el uso de materiales no recomendados en la reconstrucción de muros, como hormigón armado, etc…

Se ha puesto en conocimiento público el despropósito que supone esta obra tal y como está planteada, y la necesidad de reconsiderar lo previsto en un yacimiento que es uno de los más prometedores en cuanto a las posibilidades de obtener información clave de la protohistoria del Principado.

La totalidad de arqueólogos que han escavado allí manifiestan su malestar por la dirección que han tomado las obras, y piden que se tomen en consideración las opiniones de los expertos antes de acometer obras que puedan significar la perdida de zonas de estudio y de elementos que se han preservado con mucho cuidado hasta ahora.

El Chao es un poblado fortificado fundado hacia el 900 a.C, en la edad del Bronce. Habitado permanentemente hasta el siglo II, ya bajo ocupación romana, fecha en la que fue abandonado tras sufrir un terremoto que lo dejó arrasado. Entre los siglos IX y X se volvió a ocupar y se le dió uso como necrópolis.

Artículo anteriorBaroña. El castro más bonito del mundo… para mi
Artículo siguienteLa ciudad mas poderosa de los astures muere abandonada por las administraciones públicas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here