Templo celto-romano en el centro de Inglaterra. Priors Hall. Foto OA East
Tiempo de lectura: 2 minutos

Esas son las dos opciones de interpretación de esta construcción en la villa romana de Priors Hall, en Inglaterra.
Entre el verano del año pasado y la primavera de 2020 tuvo lugar una intervención arqueológica en el lugar, que era conocido como un asentamiento agrícola e industrial romano. Había evidencias de reutilización de la piedra asociada a una fase anterior de la villa romana, de lo que parece un edificio de tipo religioso.

Estaba hecho con arenisca local, el edificio consistía en un cuadrado de una sola cella, bien construido. Sigue el plano de un templo romano-celta típico, sin embargo hay algo que no encaja. La construcción está orientada al oeste en vez de al este, como suelen estar estos templos.

Los arqueólogos que lo estudian (OA Archaeology) creen que el edificio excavado fue un mausoleo. La cella central estaría cubierta con un tejado también pétreo. Ubicado en una zona alta, sería un punto de referencia en el paisaje que le rodea, un monumento conmemorativo de quien pagó por construirlo.

¿Templo celto-romano? o templo-mausoleo romano sin más
Interpretación de la fotografía aérea del yacimiento. OA East

Basado en la tipología de este modelo constructivo y por la relación con los restos de la villa que le rodea, es probable que el mausoleo sea de entre el siglo II y III d.C. (no han hecho dataciones de C14 todavía). En algún momento del siglo III o principios de IV el templo-mausoleo fue desmantelado y de nuevo aprovechado en una zona de trabajo de la villa romana. El lugar tuvo gran actividad. Se construyeron dos hornos, uno de ellos aprovechó el espacio de la cella del edificio amortizado.

La reutilización de la arquitectura sagrada o funeraria no es del todo rara durante este período. No es sorprendente que la posterior reutilización del edificio y su recinto haya eliminado cualquier adorno arquitectónico, como el yeso pintado de las paredes, que se relacionaba con su vida como monumento ancestral. No se recuperaron restos humanos o artefactos asociados con su función, pero esto no es del todo infrecuente. Un pequeño conjunto de muescas a lo largo de las caras sur y norte de las paredes interiores de su celda puede dar indicios de su vida anterior, tal vez como accesorios de suspensión para cubículos de osarios, o como ranuras de vigas para un piso suspendido. Informa CA  pasaros por el artículo donde vereis más fotos e interpretación del monumento.

 

Artículo anteriorUna figurilla celta con ojos dorados
Artículo siguienteOs Castros, Episodio 7. RTVG. Doce Castros galaicos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here