de otras nunca se supo Sede del Instituto Valencia de Don Juan, en Madrid, al que fue a parar parte del hallazgo Sede del Instituto Valencia de Don Juan, en Madrid, al que fue a parar parte del hallazgoARCHIVO F. AIRA
Tiempo de lectura: < 1 minuto

Historia de un descubrimiento arqueológico antiguo en La Voz de Galicia. Por Felipe Aira.

Corrían los comienzos de noviembre del año 1895 cuando unas fuertes lluvias en Monforte provocaron un desprendimiento de tierras en el monte de A Vide, también conocido como A Costa Grande. El desplome al borde del arroyo de Cinsa, que pasa entre este monte y la vega de Distriz, dejaba a la vista una hacha de talón de dos anillas perteneciente a la Edad del Bronce. Las publicaciones sobre este hallazgo son muy escasas. Entre ellas están las de Louis Siret (1913) y Ángel del Castillo (1927), que hablan del descubrimiento de siete hachas. También se afirma en ellas que el hallazgo se habría producido entre los años 1896 y 1897.

Una documentación de la época, a la que tuve acceso recientemente, describe el hallazgo y detalla que la fuerte crecida que desde días atrás experimentaba el afluente del Cabe dio lugar a que sus aguas socavasen el monte de A Vide, cerca de Distriz. El arrastre de tierras puso al descubierto una herramienta de metal de forma extraña que fue recogida por un pastor. El autor del descubrimiento, animado por el valor que podía tener aquel instrumento, se decidió a buscar nuevas piezas junto con su familia y encontró otras dieciséis hachas.”

Noticia completa aqui

 

VíaLa Voz de Galicia
Artículo anteriorEvidencias genéticas determinan que los irlandeses no son celtas… del todo
Artículo siguiente10 cosas sobre los celtas que deberías conocer

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here