Santo Martiño de Mondoñedo, la abadía bretona de Galicia

0
292
Vista general de la basílica
Tiempo de lectura: 4 minutos

San Martiño es uno de los puntos clave de la historia de la Britonia de Gallaecia. No obstante hay disparidad de opiniones en cuanto a su historia por lo que voy a intentar hacer una pequeña exposición de las distintas teorías y luego acabar hablando del edificio, con una galería de fotos de la visita que hicimos hace escasos días.

Empecemos por el lugar, Mendunieto. El sitio es especial desde antiguo. Las leyendas locales, hablan de una fuente custodiada por una lumia (una xana en Asturies), que tenía los pies de ganso, según unas versiones, o cola de serpiente, según otras. En mi opinión esto hace referencia a un antiguo lugar pagano de culto a las aguas. La fuente se conserva hoy en día, pero con otra historia muy distinta (si es que es la misma fuente, al pie de la iglesia).

Aquí empiezan las discrepancias. En el siglo VI los emigrantes bretones, se agrupan en la diócesis de Britonia, que tenía su sede en la actual Bretoña (en el entorno de la iglesia de Santa María) y fundan un monasterio de Máximo, además de las tierras que tienen en la parte de Asturias. Hablamos de la frase recogida en el II Concilio de Braga.

Ad sedem Britonorum ecclesias que sut intro Britones una cum monasterio Maximi et que in Asturiis sunt.

Algunos autores, consideran que el monasterio de Máximo está enterrado bajo los muros de la iglesia de Santa María de Bretoña. Otros creen que allí estaba la sede de los bretones, pero que el monasterio de Máximo estaba situado en Mendunieto, mucho más cerca de la costa, donde actualmente se encuentra la iglesia de San Martín, y que se había fundado en el 560 como parte de una federación de monasterios de claro modelo celta irlandés o bretón. Este monasterio Máximo se fundaría en torno al lugar pagano de culto a las aguas para cristianizarlo. Cualquiera de las dos explicaciones es plausible.

La iglesia y el monasterio empiezan a tener su importancia a partir del 866, con la destrucción del obispado de Dume, (o Dumio, Braga) por parte de los musulmanes. Los obispos suevos y monjes de aquella comunidad se ven obligados a subir al norte a refugiarse, y piden socorro al obispado de Britonia, con el que mantenían buena relación. Les son cedidos unos terrenos en un lugar de Mendunieto, que es donde se levanta la iglesia hoy en día. De ese nombre deriva Mondoñedo.

Un siglo después los vikingos asolan Bretoña (966-971), sede de la diócesis y el rey Alfonso III, último rey de Asturias y primero de León y que gobernaba Galicia, instauró en el 967 la nueva sede de Britonia en San Martín de Mondoñedo. Posiblemente en un edificio ya abandonado de aquella por las incursiones normandas.

Abside de la basílica de Santo Martiño

El templo

La iglesia que veis en las fotos empezó a construirse en el siglo X pero tiene elementos que confirman su arquitectura en los siglos XI y XII incluso. De estilo románico por tanto, la parte más antigua, se corresponde a la parte sur y norte, donde se encuentra la famosa puerta de arco de medio punto, actualmente tapiada. En el muro sur se encuentran ménsulas en las cuales tenían apoyo las vigas del claustro del monasterio antíguo. Es la época del obispo Rosendo.

El lugar era un complejo de edificios. Aún hoy en día se conserva, enfrente de la fachada oeste una antigua construcción conocida como la casa del prior, que hoy es privada, pero de la que os dejo una foto con su magnífico arco. Más al sur se encuentran otros edificios también relacionados con la iglesia, que hoy están en manos de particulares.

Casa rectoral

En la España Sagrada del Padre Flórez se dice de esta iglesia en el siglo XVIII.

«…El sitio de S. Martín de Mondoñedo es al poniente de Ribadeo, entre los ríos Masma y Oro, en un valle cercado de montes, pero poco elevados. En este valle había un lugar, o villa, llamada Minduneto, o Mendunio, y allí fijó la sede el Obispo Sabarico, que venía huyendo del territorio de Braga, intiulando la iglesia bajo el nombre de S. Martín, pero continuando la sede con el antiguo nombre de Dumiense, como expresa la escritura de Apala: In Mendunieto Dumiensis Sedis, cosa que ezcluye toda duda de que esta Sede Dumiense no existía ya junto a Bragfa, sino en Mondoñedo, aunque el título era el precedente. Lo mismo, pero con más viveza, califica el Chronicon Albeldense, quando nombrando al Obispo de Dumio le reconoce residiendo en Mondoñedo, como verás sobre el año 881. Rudesindus Dumio, Mendunieto degens. El titular S. Martín parece que fue el Duimiense, pues aunque el Monasterio antiguo se dedicó al Turonense, el presente tenía ya Patrono domestico en el mismo Apostolico Varon S. Martin de Dume.

dav

Hoy se halla fuera de allí la Cathedral: pero todavía se llama aquel sitio S. Martín de Mondoñedo. La Iglesia es la mejor fábrica de las antiguas de la Diocesi, conservando aun en lo material la prerogativa de haber sido Cathedral. Es de tres Naves, toda de piedra de Sillería. La Casa Rectoral, o Prioral, es un trozo del palacio antiguo de los Obispos, unido a la Iglesia y con Tribuna desde la pieza que parece haber sido Camara Episcopal. En la viga que atraviesa los pilares donde estuvo el Coro se lee: Dean y Canónicogs, parte de un letrero antiguo, segun me informa el Señor Villaamil».

El fín de la época de esplendor del monasterio llegaría en 1112 de la mano de la reina Urraca que trasladaría la sede episcopal a Vilamaior do Val de Brea o Vallibria, que perdería ese nombre por el actual de Mondoñedo, en recuerdo de la antigua sede más cercana a la costa. Es en ese tiempo cuando las tierras de la parte oriental de Britonia pasan a formar parte definitivamente del Obispado de Oviedo y la sede episcopal más céltica del noroeste comienza su ocaso.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here