Tiempo de lectura: 5 minutos

Cuando te hablan de Astérix y Obélix enseguida te viene a la cabeza Bretaña. El mensaje gráfico de la primera página de todos los cómics de los galos, con la lupa sobre el mapa del extremo noroeste de Francia y los campamentos romanos rodeando a la aldea gala, es muy fuerte. Pero ¿sabías que la localización de la aldea tiene una historia detrás?… te la contamos.

Astérix y Obélix… ¿en Normandía?

Por resumir, os diré que al principio hubo un conflicto, cómo no, entre bretones y normandos sobre si la aldea gala se encontraba en una u otra de estas dos regiones. Algo similar a lo que ocurre con el Mont-Saint Michel, que lleva siendo objeto de disputa durante siglos (actualmente pertenece a Normandía, por cierto).

Pues si. Pese a que todo el mundo piensa en Bretaña como lugar indiscutible en cuanto a la localización de la aldea gala, resulta que una teoría dice que estaba en las costas normandas. La hipótesis desarrollada por el historiador Gilles Henry de Caen, autor del libro Le Mont Saint-Michel, histoire de la merveille de l’Occident (El Monte San Michel, historia de la maravilla de Occidente), basándose en el album La vuelta a las Galias, de Astérix. Sin embargo en el mismo album, los galos desembarcan en Gesocribate, cerca de la actual Brest y dicen que están cerca de su poblado, por lo que esta teoría pierde su fundamento.

Y es que la mayoría de aficionados a las aventuras de estos dos galos simpáticos está de acuerdo en que Bretaña es su patria. Pero entonces, ¿en qué parte de la península se ubicaría la aldea?… Pues tampoco están de acuerdo, pero todas las pistas apuntan a la localidad de Erquy.

Todo se basa en tres rocas en la playa

El centro de la lupa indica claramente las Côtes-d’Armor, famosas por sus rutas costeras de granito rosa. Son tres las localidades de esa zona de Bretaña que se disputan ser el hogar de Asterix y Obélix: Erquy, Perros-Guirec y Lannion. De todas ellas la primera es la que tradicionalmente se viene considerando como el lugar correcto.

Una de las razones que se dan para ello es la existencia de tres islotes frente a la playa, un accidente paisajístico que aparece bajo la vista de la lupa. Perros-Guirec también los tiene, pero los de Erquy dicen que los suyos fueron visitados por Uderzo.

“Aparte de París, sólo conocía una región de Francia: Bretaña. Durante las horas oscuras de la ocupación alemana, a la edad de 14 años, me reuní con mi hermano mayor, Bruno, durante dos años en un pueblo llamado Les Vieilles, cerca de Saint-Brieuc. Fuimos en bicicleta a Erquy”, dijo Albert Uderzo a varias personas.

Erquy es una pequeña aldea que recibe turistas en los meses de verano, famosa por su puerto pesquero donde se desembarca sobre todo marisco de calidad y vieiras. Tiene una decena de playas y su ruta de granito rosa.

Islotes de Saint Michel en Erquy: https://www.vacaciones-bretana.com/destinos/10-destinos/la-bahia-de-saint-brieuc-paimpol-los-cabos/erquy/

El reclamo turístico le vino como anillo al dedo al pueblo de pescadores, a pesar de las declaraciones del propio autor. “No sabía de la existencia de las tres rocas, tres islotes, porque es imposible discernirlas bien desde el suelo. No me inspiré en absoluto en Erquy, ¡de lo contrario lo diría! Aunque quería crear un pueblo imaginario, ciertamente saqué elementos de mis recuerdos de la infancia. Conocí aquí a algunos combatientes de la resistencia bretona. Su temperamento irreductible inspiró el carácter de mis héroes. “, confió a Anne Porquet en un número especial de la revista Bretagne, publicado en marzo de 2001. Más tarde añadió: “Mi hermano y yo adorábamos a Erquy por su rusticidad” (en su autobiografía “Albert Uderzo se raconte”, publicada por Stock en 2008).

Erquy, el pequeño puerto romano de Reginea en latín. Sus tres rocas, sus grandes playas, su punto escarpado que alberga el puerto (Nazado en la antigüedad), y tiene un cabo que se asemeja al cabo de La Mansión de los Dioses.

Cuando el álbum fue lanzado en 1971, el pequeño puerto estaba en medio de una batalla contra los promotores inmobiliarios. Parece increíble pero el álbum cuenta la historia de la urbanización del cabo por parte de César. Estas no son las únicas coincidencias. También está la zanja de Catuelan, una larga elevación recta del 50 a.C., la cantera de arenisca rosa y restos galos.

Goscinny y Uderzo se vieron obligados a negar que ese fuera el sitio… pero no sirvió de mucho

El principal responsable de ello fue Jean Pierre Allain, director de la oficina de turismo de la localidad. En 1996 sobrevuela con Uderzo y el alcalde Bernard Nonnet la localidad.

Uderzo tras aquel viaje dijo a la agencia France Presse: “Hay una extraña coincidencia, que me preocupa mucho. […] Pero no elegí conscientemente a Erquy. Fue Jean-Pierre Allain quien encontró una similitud con las tres rocas que dibujé en el mapa y que en realidad existen frente a Erquy. Es más, Erquy está dominado por una plataforma llamada Campo de César. Y ahora estoy empezando a tener miedo de lo que estoy haciendo” un poco de cachondeo.

Desde entonces los guías turísticos repiten como un mantra que el lugar era el que visitaba el autor cuando era pequeño.

Pero este intento de apropiación no gustó a los autores: “Cuando vimos aparecer en los matasellos el eslogan ‘Erquy el puerto de pesca de vieiras y el sitio de la aldea de Astérix’, nos vimos obligados, a regañadientes, a poner fin a este nombre. La verdad nunca debe sustituir a la ficción, incluso cuando tiene conexiones extrañas e inquietantes”, dice Albert Uderzo en la edición especial de la revista Bretagne.

Un pueblo que está en la imaginación de los autores…

Y es que la realidad es esa. La aldea no se encuentra en ningún sitio concreto, o si se prefiere, es un punto indeterminado a cincuenta kilómetros a la redonda del punto central de las costas de Armórica. La realidad es que es un símbolo y como tal está en la mente de quien lo crea.

Según Pierre Fontaner, periodista de Ouest-France escribe que Uderzo confió a un habitante de Erquy: “No necesitábamos localizar el pueblo geográficamente, excepto que está en Bretaña. […] Es “la aldea” para los galos y es “la aldea de los locos” para los romanos. »

No hay mucho más que decir ¿no?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here