Abadía de Donegal. Wiki Commons
Tiempo de lectura: 1 minuto

La frase que da título a esta entrada resume el deseo de políticos y familiares tanto en Irlanda como en España respecto a los restos óseos del héroe irlandés al que se busca en Valladolid estos días.

Lo cierto es que si seguimos lo que nos cuenta la Historia, lo que él deseaba era venir a España a pedir la ayuda de Felipe III pero estaba preparando su retorno a su tierra natal, a donde desearía volver para  continuar la lucha con los ingleses.

En el laboratorio se comenzarán a estudiar los restos óseos descubiertos en la Capilla de las Maravillas, del desaparecido Convento de San Francisco, en la capital vallisoletana.

Se busca a un varón de menos de 30 años, buena constitución física y al que le faltan los dos dedos gordos de los pies.

“-No existe un retrato suyo, aunque sí sabemos que su cabello y su tez eran rojos porque contamos con los escritos del monje franciscano Donagh Mooney que le describen como «de mediana estatura, rojizo y hermoso para la vista». Respecto a su atuendo, podemos suponer que vestía al estilo español de la época. Su abuelo, Manus O’Donnell, se había convertido a principios del siglo XVI en uno de los principales mecenas de la región y adoptó los patrones de comercio, moda y consumo de los potentados del Renacimiento.” (F.M. O’Donnell)

Si se encontraran los restos de Red Hugh O’Donnell se abriría un nuevo capítulo de la historia entre España e Irlanda que podría tener un desenlace justo honrando la memoria del héroe en un funeral de estado en Irlanda.

Sin duda se cumpliría el deseo del noble gaélico. En esos términos se manifiesta en esta entrevista a Francis Martin O’Donnell, familiar del irlandés, en el periódico el Norte de Castilla. Os recomiendo su lectura.