Quiénes eran los Gálatas

Te recomendamos

Viaje por Bretaña. Dinan

Seguimos rumbo al centro de Bretaña después de dejar Sain-Maló. Nuestro destino estaba cerca, a una media hora de...

Citânia de Sanfins, así fue nuestra visita

El pasado mes de Agosto estuve unos días por el norte de Portugal, y tenía claro que no me...

Cabo Blanco, la fortaleza castreña del occidente de Asturias

Seguimos nuestro viaje por la Céltica y escribiendo y fotografiando sobre los lugares que hemos ido visitando durante estas...
Redacción
Céltica es una revista atlántica, con vocación de conocer y dar a conocer la cultura celta de la fachada oeste de Europa en el público hispano hablante. Mi nombre es Fon y soy estudiante del Grado de Historia en la Universidad de Oviedo / Uviéu. Gracias por leerme.
Select your language
EnglishFrenchGalicianGermanIrishItalianPortugueseRussianScottish GaelicSpanishWelsh

Tiempo de lectura: 9 minutosA partir del siglo V a.C. se producen una serie de migraciones de pueblos desde el centro de Europa hacia diversas partes del continente. Hoy en día sabemos que esas migraciones no son tan significativas como pensábamos hace unas décadas, gracias a los hallazgos de la arqueología, pero en algunos casos tenemos evidencias directas de que se produjeron movimientos de población de cierta importancia.

Uno de esos pueblos en marcha fue el que daría lugar a una colonia que se denominaría Galacia, cuyos habitantes poblaron un territorio perteneciente a la Capadocia, en la actual Turquía, y que constituyen el asentamiento más oriental de la cultura celta que conocemos. Os cuento su historia.

Los motivos de la migración

Territorio de los Volcas Tectosages en la Galia. Fueron expulsados de los valles del Danubio por pueblos Balcánicos. Una parte pasó a Asia Menor y otra a la Galia

Se ha discutido mucho sobre este punto, pero todo apunta a que el final del periodo Hallstatt provocó cambios muy significativos en la población y la economía de los territorios situados en centro Europa. La decadencia del comercio griego y posiblemente causas naturales en algunos casos que afectarían a las cosechas, unido a conflictos internos, que siempre suelen suceder en periodos de escasez, motivaron las migraciones que constituyen una de las características del periodo de La Tène.

Sobre esta migración nos ha llegado una leyenda, la de la Reina Onomaris, que cuenta como algunas tribus se movieron desde las orillas del Danubio hacia oriente dirigidos por una reina guerrera. En esa leyenda, el motivo que se da para la puesta en marcha de las tribus celtas es la hambruna.

Expediciones celtas a Asia Menor. Wiki Commons

Camino de Grecia

Gracias a las fuentes históricas sabemos que una alianza de tribus celtas se dirigieron en el 279 a.C. desde las tierras de Pannonia hacia Grecia. Debía ser un contingente de tropas importantes, acompañados de sus mujeres e hijos. No era una simple expedición de saqueo, sino tribus enteras buscando nuevos territorios donde asentarse. En 278 a.C. los encontramos en territorio griego llegando a poner en apuros el Santuario de Apolo donde se encontraba el famoso Oráculo de Delfos que saquearon.

El historiador griego Pausanias, cuenta que gracias a la intervención divina del dios Apolo se desencadenó un gran terremoto, así como una tormenta brutal de rayos y truenos, y de todos es sabido, que una de las cosas que más temen los celtas es que el cielo se caiga sobre sus cabezas 🙂 así que los aterrorizados invasores galos se dispersaron perdiendo la batalla y muriendo su jefe Brenno quien tomó un “veneno” peculiar. El historiador dice que se envenenó bebiendo una gran cantidad de vino puro.

Oráculo de Delfos. Foto National Geographic

Expulsados a Asia Menor… o llamados como mercenarios

En el 278 a.C., Nicomedes, rey de Bitinia,contrata a un grupo de mercenarios celtas que estaban en Tracia. Estaban comandados por dos jefes, Leonorios y Loutarios. Posiblemente eran un destacamento del ejército de Breno que no participó en el saqueo de Delfos y que se dedicaron a actividades de pillaje en Tracia.

Pasaron a Asia Menor y formaron parte de los ejércitos de la época como soldados a sueldo de los reyes en Troya, Mileto, Éfeso… Posiblemente los historiadores griegos y latinos exageraron la magnitud de la presencia celta en Asia Menor. En el 270 a.C. Antíoco Soter les derrota y los coloca junto al río Halys en la meseta de Frigia. Este territorio era el menos deseable. Montañas y mesetas áridas despobladas en su mayor parte.

Probablemente constituyeron una de las fuerzas mercenarias más utilizadas en los conflictos militares de los siglos III al I a.C. en la zona. Lucharon a sueldo para reyes locales y en el siguiente combate cambiaban de bando, al mejor postor.

Las tres estatuas de gálatas, fueron descubiertas en Roma y provienen de la colección del cardenal Domenico Grimani. Son réplicas romanas de las esculturas griegas originales creadas por Atalo I de Pérgamo para celebrar su victoria sobre los Galatas (230-220 a.C.). La estatua del guerrero Gálata que cae inspiró a Tiziano en su Martirio de San Lorenzo en la Iglesia de Gesuiti. Actualmente están en el Museo de Venecia
Las tres estatuas de gálatas, fueron descubiertas en Roma y provienen de la colección del cardenal Domenico Grimani. Son réplicas romanas de las esculturas griegas originales creadas por Atalo I de Pérgamo para celebrar su victoria sobre los Galatas (230-220 a.C.). La estatua del guerrero Gálata que cae inspiró a Tiziano en su Martirio de San Lorenzo en la Iglesia de Gesuiti. Actualmente están en el Museo de Venecia

En esa época, Nicomedes I de Bitinia estaba inmerso en una guerra contra su hermano. Habiendo llegado a sus oídos la capacidad militar de los celtas contrató a sueldo a las tribus para que le ayudaran en la guerra. Éstos vencieron a Zipoetes II, hermano de Nicomedes y a cambio se les permitió comenzar una campaña de saqueo por toda Anatolia. Nicomedes entendió que no podía permitirles seguir extorsionando a las naciones vecinas de su territorio, y su aliado se convirtió en un invitado incómodo.

 

La solución que ideó fue concederles un territorio en la parte este de sus fronteras, en la moderna zona de Ankara donde crearan un estado cliente que mantuviera además a raya a los frigios.  Lo cierto es que las tres tribus celtas no cumplieron demasiado bien el trato y los vemos saqueando de nuevo hasta el 275 cuando atacan Antioco I y la caballería gala es aplastada en la Batalla de los elefantes. Después de eso pasan a servir a Antioco como soldados a sueldo.

El rey Eumenes (261-241 a.C.) sufre los ataques contínuos de los celtas que ambicionaban hacerse con su territorio, y se ve obligado a pagar un tributo (galatika). Sin embargo su sucesor, Atalo I se negó a seguir pagando el chantaje y en una rápida campaña militar los somete por la fuerza y los asienta en el 232 al territorio de Galacia que les había sido otorgado. Todavía en 230 a.C. vence a un poderoso ejército que se dirigia a Pérgamo. En conmemoración de aquella batalla se esculpió la estatua del galo moribundo.

Antigua copia romana en mármol de una estatua griega ya desaparecida, probablemente hecha en bronce, que fue encargada entre 230 y 220 a. C. por Átalo I de Pérgamo para conmemorar la victoria sobre los gálatas (wiki)

Atalo I reconoció oficialmente la región como Gallo-Graecia proporcionandoles autonomía y un territorio donde vivir en paz.

En un periodo más tardío otra tribu celta de Tracia fue llamada por Àtalo para combatir como mercenarios suyos contra Aqueo, sin embargo y a pesar de ganar esa guerra dos años después, los mercenarios galos se rebelaron contra él y se establecieron en el Helesponto, pero no se unieron al resto de galos en Asia menor. En 217 fueron exterminados por Prusias I de Bitinia.

La creación de Galacia

Las tribus desperdigadas por Anatolia se agrupan en el nuevo territorio celta, cuya capital será Ancyra, la actual Ankara (capital de Turquía). La ciudad había pasado durante el último milenio a.C. por distintas manos, hasta que en el 278 a.C. los galos la ocupan y desde allí emprenden las citadas campañas militares por los reinos vecinos.

La arqueología nos está enseñando que las supuestas migraciones masivas de personas cada vez tienen menos credibilidad, es el conflicto entre la teoría de la invasión y la de difusión de la cultura celta. En Galacia pasa lo mismo.

Parece que se trataría más de élites guerreras que de contingentes masivos de personas, que dejaron poca huella en la genética del lugar, sin embargo imponen su lengua y sus costumbres en el territorio.

Gálatas. Foto Balkancelts.com

Hay que decir que el término Galacia correspondería más a una denominación por parte de los romanos que la constituyeron como provincia imperial oficialmente en el 25 a.C. a pesar de que el dominio romano de la zona ya había comenzado hacia el 189 a.C. cuando comenzó su ocupación por parte de la República.

Organización de Galacia

Estaban organizados en tres pueblos que respondían a las tribus que participaron en esta aventura. Por un lado los Tectosages (Volcos), posiblemente la más numerosa. En segundo lugar los Tolistoages o Tolistobos (que fueron masacrados en varias ocasiones por Àtalo) y por último los Trogmi.

Mapa de Galacia en época Romana

El territorio estaba dividido en doce subtribus, es decir, cada tribu principal tenía cuatro régulos. Ésto es lo que los latinos confundieron con tetrarquías, pero en realidad era una forma tribal de organización que se encuentra en la Galia e Irlanda.

Los tres pueblos en conjunto se gobernaban como una confederación, pero manteniendo siempre su independencia. Se organizaban territorialmente de oeste a este, primero los Tolistoboios con capital en Pessinonte (capital religiosa de Galacia). Luego los Tectósages con capital en Tavium y por último los Trocmes que tenían su capital en Ancyra. Estos últimos poblaban la zona más desértica y más amplia del territorio.

Asentamiento gálata de Gordion. Wiki Commons

Su organización política nos ha llegado a través de Estrabon que nos cuentan que tenían una especie de Senado compuesto por los 12 “tetrarcas” más 25 delegados por cada tribu, es decir, 300 personas que se reunían en un lugar sagrado llamado Drunemeton donde se impartía justicia. Este lugar, de nombre esencialmente céltico, se corresponde a la estructura de las grandes asambleas celtas que nos llegan a través de la literatura medieval irlandesa y las fuentes históricas romanas.

Su presencia en el territorio no parece haber tenido demasiado impacto sobre las ciudades preexistentes, y tampoco sobre la población frigia nativa. Fundaron algunos asentamientos, de claro nombre galo, como Eccobriga, Pitobriga o Tolistothora, pero si dejaron huellas de su lengua y algunos rasgos raciales que fueron destacados por diversos viajeros de distintas épocas, que contrastaban con los típicos de las poblaciones locales.

La llegada de Roma

Entre 210 y 204 a.C. y sobre todo en 191 a.C. les encontramos formando parte de los ejércitos de Antíoco III El Grande cuando invade Grecia, que ya estaba en poder Romano. Antíoco sufre dos derrotas, la primera en las Termópilas y la segunda en el 190 a.C. en la batalla de Magnesia. En esta última sus fuerzas, celtas incluídos, son castigados severamente.

Escultura de terracota procedente de Myrina, Turquía. Representando la Batalla de los Elefantes, donde un gálata muere aplastado.
Escultura de terracota procedente de Myrina, Turquía. Representando la Batalla de los Elefantes, donde un gálata muere aplastado.

En Magnesia los romanos vieron de primera mano las habilidades bélicas de los gálatas, sobre todo su caballería ligera. En 189 a.C. el cónsul Marco Gneo Vulso dirige una operación de castigo contra ellos por  haber apoyado a Antíoco que daría lugar a la guerra de Galacia en la que los venció en la Batalla del Monte Olimpo y luego en la de Ancyra.

Por aquel tiempo era tetrarca de los Tectósages, el rey Ortiagon, cuya esposa Chiomara sufrió la violencia de los soldados romanos y protagonizó una de las venganzas más conocidas de la Historia.

Estrabon dice que a partir de aquella época, las tetrarquías de los gálatas habían ido tomando forma de monarquías, seguramente como fruto de su casi total helenización. El rey más grande de los gálatas fue Deyótaro. Uno de los tetrarcas de los Tolistobogios. Según los historiadores latinos tenía el control de las tres tribus gálatas y gobernaba desde su capital en Blucium.

Deyotaro fue aliado de Pompeyo y luchó contra César, pero éste le perdonó. Fue repuesto en el poder por Marco Antonio tras la muerte de Julio César. Compartió reino con su yerno Brogitaro, quien tuvo un hijo, Amyntas, que fue el último rey de los gálatas. Permanecieron del lado de Marco Antonio en su conflicto con Octaviano.

Tras la batalla de Actium en el 31 a.C. Octavio se convierte en el líder supremo de Roma, siendo proclamado primer emperador César Augusto el 27 a.C. Amyntas sería asesinado en el 25 a.C. y Augusto convirtió Galacia en una provincia romana.

La predicación de San Pablo

Entre el 50 y 60 d.C. Pablo de Tarso (San Pablo) predicó el cristianismo en esta región, y uno de sus escritos, la Epístola a los Gálatas está dentro de los hechos de los apóstoles en la Biblia Cristiana.

Anteriormente a esta época los gálatas habían adoptado el culto al dios Sabacio cuyo culto había pasado de Tracia a Grecia a través de los frigios. El culto de un dios único masculino de la guerra había desplazado al culto de la diosa madre Cibeles en los albores del cambio de época.

La carta de San Pablo hace incapie en esta idea, intentado que los Gálatas vieran al dios Cristiano como representación verdadera de ese dios al que adoraban de forma errónea antes del nacimiento de Cristo.

Una curiosa pervivencia histórica

En el siglo IV San Jerónimo, nativo de Galacia, decía que podía hablar con los habitantes de Tréveris, en Germania, en su lengua natal gálata y entenderse con ellos.

Bibliografía

JAMES, Simon. 2005. El mundo de los celtas. Ed. Blume. Barcelona

HUBERT, Henri. 2017 Los Celtas. La historia de la civilización céltica desde sus orígenes más remotos hasta su crepúsculo ante el Imperio Romano. Ed. de Pedro Gómez Carrizo. Colección Desván de Hanta. Barcelona.

TARSO, Pablo de. 56 Epístola a los Gálatas. Versión online en Wikisource

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Te puede interesar...

Monte do Seixo y a Porta do Alén. Lugares sagrados de Galicia

Hace unas semanas un amigo me habló de A porta do Alén, (la puerta del más allá), un lugar...

La séptima sauna castrexa de Galicia podría haber sido descubierta

Informaba ayer Mariña Patrimonio que se acaba de documentar un nuevo castro en la zona conocida como A Maradona, en el concello de Barreiros,...

Estuvimos en la exposición Investigaciones en castros del occidente de Castilla y León

El pasado mes de Agosto nos pasamos por el Museo de León para ver la exposición temporal que da título a este post. Actualmente...

Descubierto un nuevo castro de una tribu celta en Escocia

La prensa escocesa cuenta estos días como en una excavación arqueológica con motivo de unas obras en el área de colinas llamada Arthur's Seat...

Paleoetnología de la Hispania Céltica, Tomo I y Tomo II Pedro R. Moya-Maleno

Sale a la luz una obra monumental que abarca la Hispania Céltica desde un punto de vista global, aunando un abanico de disciplinas cuyo...

Artículos relacionados