Quién fue Red Hugh O’Donnell y por qué se busca su tumba estos días en España

Te recomendamos

De viaje por Bretaña. Douarnenez y sus cuatro puertos

A ver, cuántos lugares conoceis en el mundo que tengan cuatro puertos. Yo creo que es el primero que...

El cabo del Monte Louro, de ruta por a Costa da Morte

La ribera norte de la ría de Muros y Noia está señalada por un accidente geográfico destacado, el Monte...

Una vez estuve en la tumba de Merlín

El bosque de Broceliande esconde muchos tesoros, aunque en mi opinión el bosque mismo es el tesoro principal. Una...
Redacción
Céltica es una revista atlántica, con vocación de conocer y dar a conocer la cultura celta de la fachada oeste de Europa en el público hispano hablante. Mi nombre es Fon y soy estudiante del Grado de Historia en la Universidad de Oviedo / Uviéu. Gracias por leerme.
Select your language
EnglishFrenchGalicianGermanIrishItalianPortugueseRussianScottish GaelicSpanishWelsh

Tiempo de lectura: 6 minutosActualización con nuevas informaciones aquí: 01/06/2020

Un equipo de investigadores y arqueólogos está excavando estos días bajo el suelo de Valladolid en busca de la capilla donde fue enterrado el héroe de la lucha irlandesa contra los ingleses. Parece que esta vez va a ser la definitiva y que pronto se podrán encontrar los restos mortales de este auténtico héroe gaélico. Su presencia en nuestro país pone de manifiesto la importancia de las relaciones entre España e Irlanda a principios de la Edad Moderna.

Tyrconnell y el reino de los O’Donnell

Esta historia comienza en el norte de Irlanda a finales del siglo XVI, en el reino de Tyrconnell, que es la forma inglesa del gaélico Tir Chonnal, o reino de Conall. Actualmente se correspondería con la parte noreste de Irlanda, Donegal. En ese territorio gobernaba el clan O’Donnell, que era una de las ramas del poderoso clan O’Neill, que se había establecido en esta zona de la isla desde el siglo IV d.C.

Desde el siglo XII con la invasión normanda, no se habían vivido situaciones tan peligrosas para la pervivencia de la Irlanda gaélica como las que tuvieron lugar durante el siglo XVI, que podemos considerar una de las más convulsas para la isla y la de su sometimiento definitivo al dominio inglés. Los Tudor estaban empeñados en una campaña expansionista que pretendía en control absoluto sobre el territorio irlandés. Las tensiones habían desembocado en varias rebeliones, la primera en la década de los 30 protagonizada por los Fiztgerald, la que nos ocupa tendría lugar a finales del siglo XVI y principios del XVII de la mano de dos líderes carismáticos, los jefes de los clanes O’Neill y O’Donnell. El más importante o quizá el que encarnó en el imaginario popular ese papel de libertador, quizá fue Red Hugh O’Donnell.

El nacimiento de una leyenda

Hijo de Hugh McMannus O’Donnell y de Finola McDonnell, reyes de Tyrconnell entre 1570 y 1608. Ella es conocida como Iníon Dubh, “hija oscura”, de James McDonald (el equivalente escocés a un O’Donnell, y fue la segunda esposa del rey irlandés, posiblemente como garantía de la aportación de tropas escocesas a los intereses de los O’Donnell insulares.

La historia del joven Red Hugh O’Donnell es digna de la mejor leyenda irlandesa. A los 15 años fue secuestrado y encarcelado por los ingleses en Dublín. El joven participaba en conversaciones entre los clanes que tenían la finalidad de unir a los O’Neill (gobernaban el centro del Ulster), y los O’Donnell, (el noreste con apoyo directo de Escocia).La orden partió del Lord Diputado de Irlanda John Perrot (considerado hijo bastardo de Enrique VIII) quien le invitó a una cata de vinos en un barco, donde fue apresado y llevado a prisión a la capital.

En prisión había entablado amistad con parientes del gran rebelde irlandés Hugh O’Neill con los que se intentó fugar. En 1592 lo consiguen y protagonizan una huída al límite. En ella Art O’Neill muere y Red Hugh O’Donnell perdió los dos dedos pulgares de los pies por congelamiento (detalle que los investigadores tendrán en cuenta cuando encuentren sus huesos en Valladolid).

Sin duda este hecho significó el odio a muerte del joven O’Donnell contra los ingleses. A su vuelta a Tyrconnell es nombrado jefe del clan y rey al abdicar su padre en su favor. A partir de entonces sostiene una campaña de beligerancia contra el poder inglés que marcará su trayectoria vital hasta su muerte en España.

La rebelión de los clanes. La guerra de los 9 años

El primer paso fue expulsar a la autoridad inglesa de los territorios del clan, en lo que se considera el inicio de la llamada Guerra de los Nueve años. En tierras de los O’Neill se desató una guerra interna entre Turloch Luineach O’Neill y un ascendente Hugh O’Neill que había jurado vengar la muerte de sus padres a manos de sus parientes en la lucha por el control del clan.

La amistad trabada con los O’Donnell en la cárcel de Dublín tuvo su primer fruto en este momento. Red Hugh O’Donnell encabezó dos operaciones de castigo contra Turloch hasta que consiguió que Hugh O’Neill ocupara el cargo de jefe de Clan en Tyrone, lo que en la práctica le daba el control de practicamente todo el Ulster por su alianza. Los ingleses se dieron cuenta tarde del alcance de esta maniobra.

En 1596 intentan atacar el ulster pero son rechazados por una alianza de clanes bien pertrechada y unida por lazos de sangre, pero sobre todo por un odio común contra los ingleses y su nefasta política territorial en las décadas precedentes. La alianza de clanes extiende el espíritu de la rebelión por toda la isla y la marea llega a cada rincón de Irlanda. Pero la esperanza no duró demasiado.

Varias derrotas en el sur de la isla e incluso el desembarco en Derry (Ulster), en pleno territorio de Tyrconnell, de tropas inglesas gracias a la traición de Niall Garve O’Donnell, primo de Red Hugh con pretensiones a la jefatura del clan, provocan que la alianza de clanes busque apoyos en el exterior.

España y el desastre de Kinsale

Red Hugh es enviado a España en una embajada a pedir ayuda a Felipe III. En juego la ocupación protestante de un país católico. En seguida se gana el apoyo de la monarquía a un país tradicionalmente considerado amigo, y punto estratégico de la guerra de España contra Inglaterra.

Batalla de Kinsale. Wikicommons

Desde tiempo inmemoriales los españoles estaban en contacto con Irlanda, principalmente a través de la pesca, por lo que conocían con más o menos detalle la parte Oeste y sur de la isla.

En Septiembre de 1601 un contingente de más de 4000 soldados españoles desembarcan en Kinsale, cerca de Cork. Los O’Donnell y los O’Neill recorren a marchas forzadas la isla para auxiliar a las tropas al mando de Juan del Águila y Arellano, maestre de campo de los Tercios.,sitiadas por los ingleses en la ciudad.

Resisten hasta el 5 y 6 de enero de 1602 momento en que llegan los irlandeses en su ayuda. Presentan un frente de batalla y son arrasados por la superioridad estratégica y las tropas (en mejores condiciones) de los ingleses. La suerte está echada para la nobleza gaélica.

Huida a España y muerte

En 1602 junto con otros nobles, parte hacia España y desembarca en el puerto de A Coruña, donde permanece un tiempo. Visita Valladolid para entrevistarse con el rey, por aquel entonces la corte estaba aún en esa ciudad. La Corona le promete un nuevo desembarco y vuelve a Galicia para preparar su retorno a Irlanda. Sin noticias de Felipe III emprende viaje a Valladolid de nuevo en Septiembre de 1602 pero la fatalidad hace que fallezca camino a la ciudad.

Hay dos teorías. Una dice que fue envenenado por un espía inglés para desbaratar la operación de apoyo de España a Irlanda. La mayoría de expertos en este personaje histórico cree que contrajo unas fiebres y murió en el castillo de Simancas. De hecho incluso las crónicas de la época relatan que expulsó gusanos al toser durante los 17 días que estuvo en cama antes de morir.

Calavera encontrada en la Capilla de las Maravillas

Su desaparición significó el final de los planes españoles de apoyar a los católicos irlandeses en su independencia. Felipe III le entierra con honores militares en el Monasterio de San Francisco.

Es precisamente ahí donde estos días están buscando la capilla donde está sepultado el héroe irlandés. Sin duda un acontecimiento histórico.

La búsqueda de la tumba de Hugh O’Donnell

Los jefes irlandes apoyaban a los franciscanos y muchos de los evadidos en la Fuga de los nobles, (miembros de familias aristocráticas irlandesas que huyeron a España en la época), fueron enterrados en estos monasterios.

El problema es que el monasterio de San Francisco fue derribado hasta los cimientos en el siglo XIX como consecuencia de la desamortización de bienes de la iglesia y la remodelación del trazado urbano de la ciudad.

Ayer se publicaron por primera vez fotos de las excavaciones de las Maravillas, la misma donde se supone que fueron enterrados inicialmente los restos de Cristobal Colón, que luego fueron trasladados a Sevilla.

La foto la publicó el Alcalde de Valladolid en su twitter.

 

Será uno de esos dos ataudes el de O’Donnell?. Os seguiremos informando de las novedades. Os aseguro que es un acontecimiento histórico.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Te puede interesar...

El gigante de Cerne Abbas podría ser mucho más reciente de lo que se pensaba

Leo en la prensa británica (link al final) que la enorme figura grabada en la ladera de la colina...

La ciudad sumergida de Arxentola, en Asturias

Hace poco os hablaba de las ciudades sumergidas en la Céltica atlántica. Os contaba la leyenda de la ciudad de Ys en Douarnenez, o...

Reseña: Los celtas héroes y magia: la cultura guerrera de la Hispania Céltica

Me dispongo a escribir una reseña de uno de los últimos libros sobre temática celta que he incorporado a la biblioteca de Céltica. La...

Banquetes, fanfarronadas y decapitaciones: El juego del estatus entre los celtas irlandeses.

Os presentamos un nuevo artículo de Cristobo de Milio Carrín que quizá pueda ser una especie de epílogo del fantástico trabajo que hizo en...

Cazadores de Cabezas y Duelos a Muerte: La Ideología Guerrera de los Antiguos Celtas

Os presento una nueva colaboración de Cristobo de Milio con Céltica. Un texto que como él mismo dice, se trata de una síntesis de...

Artículos relacionados