Torres do Oeste en Catoira. Foto Céltica
Tiempo de lectura: 4 minutos

La presencia vikinga en el noroeste de la Península Ibérica comienza en el 844 con el desembarco de un contingente en lo que sería la ciudad de Gijón, y termina con la expulsión de Ulf el gallego a lo largo del siglo XI. Durante ese periodo tienen lugar al menos cuatro oleadas que dejan distintas referencias en la historia local de Asturias y Galicia, e incluso tierra adentro, como en la vecina León.

Las fuentes de información

Tenemos referencias a Ulf en dos relatos. La fuente principal es la Saga Knýtlinga, escrita probablemente por Olaf Thordarson, al que llamaban “el poeta blanco”, un sobrino del famoso poeta escaldo Snorri Sturluson.

El autor residía en la corte de Valdemar II de Dinamarca, quien le aportó información de primera mano sobre su antepasado, el vikingo que gobernó Galicia. En la Saga se cuenta la historia de los reyes daneses desde el siglo X, y Ulfr aparece como lugarteniente de Canuto IV rey de Dinamarca. Sturluson habla de él en la Saga de San Olaf y aparece también en la Gesta Danorum de Saxo Gramático.

Quién era... Ulf
Gesta Danorum de Saxo Gramático.  Imagen Wiki Commons

Los primeros años

Sabemos que nació hacia el año 1000 en el seno de una familia noble. Saxo Gramatico, el autor de la Gesta Danorum nos cuenta que era hijo de Ulf Thorgildson, un jarl danés casado con Estrid Svendsdatter, hermana del rey Canuto el Grande, uno de los conquistadores de Inglaterra.

Snorri Sturluson nos cuenta que estaba entre las tropas de Canuto el Joven, hijo de Canuto el Grande, como lugarteniente. No será hasta la Saga Knýtlinga cuando se mencione que Ulfr “partió valientemente al oeste a la conquista de Jakobsland”.

La presencia en Galicia

La forma de atacar de los saqueadores vikingos era organizando razzias sobre un territorio. Es decir, ataques rápidos y donde la obtención de botín no supusiera un desgaste excesivo de los efectivos. Algo lógico si tenemos en cuenta que se realizaban a miles de millas de sus territorios de origen.

Las expediciones de Ulf  constituyen la última oleada de invasores vikingos en el noroeste. Debieron durar unos 20 años, entre 1028 que es cuando lo mencionan las fuentes cristianas por primera vez, hasta 1047 momento en que es vencido por el obispo Cresconio y termina su control de los territorios saqueados, tras lo cual vuelve a su tierra natal.

Durante el siglo X comienzan a decaer las expediciones danesas a Galicia. En 1028 tiene lugar la cuarta oleada de vikingos en la Península Ibérica. El contingente de Ulf no parece llegar sólo para saquear unos monasterios y volver a su territorio, sino que lo hace con intención de establecer una colonia.

Las continuas luchas locales entre los nobles impiden una respuesta unitaria frente al enemigo extranjero lo que facilita que los daneses tomen el control militar de una serie de territorios, por ejemplo la cabecera de la ría del Ulla.

En esos tiempos Ulfr sólo volvió a Dinamarca a contraer matrimonio, tras lo cual vuelve a Jakobsland a continuar con su colonia. Una de las fuentes de riqueza de ese periodo era participar como mercenarios en las luchas entre nobles que se sucedían en Galicia. Las leyendas le hacen aparecer como mercenario de nobles gallegos contra los reyes de León, concretamente contra Bermudo III. También llegaron a sitiar Santiago de Compostela durante los años de ocupación.

Hasta 1047. Ese año Ulfr encuentra en el obispo Cresconio un rival a su medida. El hombre al mando en la iglesia de Santiago era un buen estratega militar. Sabía que la presencia vikinga era constante en el río Ulla, así que dirigió su ejército a esa zona. Colocó una cadena entre las dos orillas del río para impedir el avance de los drakkar daneses, además, aprovechando la ausencia de los vikingos, levanta sobre las “aras” de Augusto en la orilla de la ría, dos torres y una capilla dedicada a Santiago. La fortaleza, conocida como “Castellum Honesti” son las actuales Torres del Oeste en Catoria.

Cuando los daneses regresan al territorio se encuentran con un ejército fuertemente pertrechado escondido en las orillas del río. La batalla resultó favorable al obispo así que los vikingos tuvieron que retirarse y abandonar. Las crónicas cuentan que todavía en su huída saquean Redondela y otros monasterios y desaparecen hacia el norte.

Muerte y descendencia de Ulf

No sabemos mucho de lo que le sucedió después de retirarse a su Dinamarca natal. Parece muy probable que mantuviera su posición elevada en la sociedad danesa, además la acumulación de 20 años de botines en tierras gallegas debió ayudarle a manternerse como un lider destacado.

Fruto de su matrimonio con la hermana del rey Canuto tuvo dos hijos Thord Ulfsson Bonce cuyo hijo llegó a ser rey de Suecia y Thrugot Ulfsson quien tuvo una hija con Throgunnr Vagnadottir. Esa hija, Bodil Thrugotsdatter fue reina de Dinamarca. La reina Bodil se casó con el rey Erik I  y de su matrimonio nació el rey Valdemar el Grande, que gobernó el país  entre 1157 y 1182.

Quién era... Ulf
Tumba de Ulf el Gallego. Dinamarca. Foto National Geographic https://historia.nationalgeographic.com.es/a/tumba-ulf-gallego-vikingo-que-ataco-galicia-podria-haber-sido-descubierta_11057

En 2017 el arqueólogo danés Bjarne Henning Nielsen publicó los resultados de una excavación en una tumba que se encuentra en unos terrenos que pertenecieron al rey Valdemar. En su artículo afirma que los restos hallados en tumba pertenecían al bisabuelo del monarca, Ulf Galiciefarer.

 

Artículo anteriorPrimeras imagenes de la representación 3D de Castro Ventosa en el Bierzo
Artículo siguienteUn nuevo informe del ICOMOS pide que se anule el proyecto de reformas en el castro del Chao Samartin

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here