el campo de fosas funerarias a vista de dron. Foto Lenda Visual, extraida de https://lendavisual.es/primer-campo-de-fosas-funerarias-de-galicia-como-se-levou-a-cabo-a-intervencion-e-cales-foron-os-resultados/
Tiempo de lectura: 3 minutos

Hace unos meses os contábamos que el equipo de arqueólogos encargados de supervisar los restos aparecidos durante la construcción de la autovía A-52 en Lugo había hecho un descubrimiento fascinante. Un campo de fosas de enterramiento que correspondería a una época de transición entre la Edad del Bronce y el principio de la Edad del Hierro en el noroeste peninsular.

La empresa Axa arqueología, con Emilio Ramil a la cabeza, al que tuvimos oportunidad de escuchar en las conferencias sobre saunas prerromanas de Iberia en el RIDEA, y al que le pudimos hacer alguna pregunta sobre esto, hizo el trabajo de estudio, y hoy, a través de la página web de Lenda visual, la empresa que se ocupa del registro multimedia del mismo, nos informan de cómo se hizo la extracción de los restos y podemos ver las primeras imagenes de la excavación, de la que esperamos próxima difusión de sus resultados.

Un hallazgo sorprendente

Cuando lo leímos en la prensa nos quedamos un tanto sorprendidos ya que se trataba de una nueva prueba directa de técnicas funerarias de los pueblos del noroeste de la Península ibérica en un periodo proto-histórico, según nos informaban los arqueólogos, en un proceso en el que estaba en formación la cultura castreña.

Además de por lo inédito, se trata también de una constatración de que la frontera de los campos de urnas de enterramientos está mucho más al oeste de lo supuesto hasta ahora como ya se había descubierto con las fosas recuperadas en 2003 en Bóveda, Galicia.

En hallazgo tuvo lugar en Palas de Rei, en Lugo, cuando se detectaron los primeros indicios cerámicos enterrados que llevaron al descubrimiento de un campo de fosas con recipientes cerámicos que contenían cenizas de incineración datados en el Bronce Final o principios de la Edad del Hierro

En el yacimiento se distinguen dos zonas, la primera correspondiente al Calcolítico, donde se evidencia un recinto habitacional con dos fosas y restos de carbones. Sobre esta zona se detecta una ocupación galaico romana, con cerámicas y tégulas lo que pone de manifiesto el uso de este lugar en varias épocas de la historia.

Las fosas propiamente dichas corresponden a la segunda zona, que se ha confirmado que pertenece por entero a la Edad del Bronce Final. En ella hay 55 fosas de incineración, 40 de las cuales están dentro del trazado de la autovía y son las que se han excavado de urgencia.

Características de las fosas

De las tareas arqueológicas se conformó un patrón en la forma y contenido de las fosas. todas ellas estaban cubiertas de tierra y piedra y tienen un diámetro entre 60cm a 2m y una profundidad de 40 a 90 cm.

Citando al equipo arqueológico Lenda Visual recoge que “es de particular interés el hecho de que en todas las tumbas encontramos material cerámico, incluso en algunos hornos prácticamente enteros”, dice Emilio Ramil, quien justifica la datación del campo del horno según la morfología de las cerámicas encontradas: “Estaríamos hablando de un Bronce Final en transición a la Edad del Hierro Inical, porque las piezas con el tipo y las formas sandwich ya están ubicadas, como la combinación de bordes rectos con vasos globulares y en forma de campana en bordes empaquetados. Aunque el interior no suele girarse, el exterior tiene acabados lisos o peinados ”.

Funcionalidad de las fosas

Los campos de urnas funerarias consisten en una necrópolis compuesta de depósitos de cenizas de incineración de cadáveres, colocándolos en urnas cerámicas y luego enterrándolas en fosas en la tierra. En las fosas además se pueden encontrar depósitos de objetos de prestigio en bronce.

En la actualidad se considera que, frente a la teoría inicial, el empleo de la incineración de cadáveres fue una costumbre transmitida entre distintas culturas entre el final de la Edad del Bronce y el principio de la Edad del Hierro en Europa, hasta el siglo VIII a.C. y que geográficamente se extiende desde el norte de Europa a la Península Ibérica, donde son más abundantes en la parte noreste. Son los Campos de Urnas.

En el periodo inmediatamente anterior se practicó la inhumación de cadáveres en tumbas tumulares, y posteriormente encontramos la convivencia de las dos costumbres en toda Europa, donde la incineración acabó imponiendose en amplias zonas del continente.

Hasta no hace mucho se consideraba que los campos de urnas pertenecían al ámbito del nordeste de la península y parte de la celtiberia sin embargo diversos hallazgos han ido llevando los límites de esta cultura al oeste de la Península.

Teneis que entrar a ver el fantástico trabajo de Lenda visual en este yacimiento. Os dejo el link abajo en fuentes.

VíaLenda Visual
Artículo anteriorAnálisis de las cerámicas del castro de Cameixa en Orense
Artículo siguienteNuevo caso de expolio. Detenido por robar estelas funerarias en el norte de España

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here