Tiempo de lectura: < 1 minuto

El otro día Marie, la cazadora de leyendas norteñas me recordó esta peli de animación buenísima, que obtuvo un montón de premios. Os hago una recomendación para ver con los pequeños célticos este verano si teneis oportunidad.

En 2009 se presentó esta coproducción irlandesa, francesa y belga con el título de  The secret of Kells. Un año después fue nominada a los Óscar como mejor película de animación.

No era para menos, la calidad de las animaciones era magistral. De hecho fue el primer bombazo del animador irlandés Tomm Moore, que volvería a estar nominado a los premios Oscar de animación con otra obra magistral, La canción del mar.

Pero lo mejor era su argumento. El joven Brendan vive en la abadía de Kells a comienzos del siglo IX. Es la época en la que los vikingos asolan las islas y junto con el resto de monjes levantan una muralla para proteger el lugar.

Allí conoce al hermano Aidan, que es además del mejor miniaturista de su época, el guardián de un códice de miniaturas excepcional que está aún sin terminar. Juntos van a vivir aventuras increíbles y el joven Brendan será iniciado en el arte ilustrar manuscritos.

En sus aventuras pasará por lugares mágicos y se enfrentará a criaturas mitológicas de la cultura irlandesa y vikinga… un buen plan para los pequeños célticos de la casa.

Artículo anteriorLa escanda, un alimento de la Edad del Hierro
Artículo siguienteQuién era… Ulf «el Gallego». El lobo de Galicia