Intervención en el taller metalúrgico galo en Combailleaux
Tiempo de lectura: 2 minutos

Tradicionalmente se consideraba que en el sur de Francia la producción de hierro destinado a la metalurgia (en la fase de reducción), no se había producido antes del siglo II a.C. Esto se explicaba por la apabullante importancia del metal griego procedente del mediterráneo, que hacía innecesario el que se explotara localmente el mineral, trabajándose sólo el que llegaba ya preparado para la transformación final.

En el sur de Francia el uso de piezas de hierro está atestiguado hasta en el siglo VIII a.C., pero siempre son piezas de procedencia foránea o transformadas localmente.

Sin embargo, el INRAP informa estos días de la intervención arqueológica en el yacimiento de Combaillaux. Un taller metalúrgico en el que se producía la primera limpieza de impurezas del hierro en su fase de reducción, que implica la explotación minera de metal local y que retrotrae esta capacidad de los galos en torno al siglo VI y III a.C.

Este hecho va a permitir, por ejemplo, que se pueda rastrear el metal de piezas encontradas en otras zonas para averiguar si la procedencia del metal es de este asentamiento o por el contrario proviene del comercio.

“El yacimiento constituye un verdadero taller organizado en torno a tres altos hornos que marcan el corazón de la actividad. Según la organización general de los restos, la tipología de las estructuras de combustión y el análisis de los residuos que generaban, todo apunta a que el taller de Combaillaux solo estaba especializado en la reducción primaria de mineral de hierro.

Considerando la extensión máxima del escorial y de los vertederos que se extienden hasta el fondo del valle, la influencia de esta actividad metalúrgica alcanza una superficie mínima de unos 700 m². El tamaño de los hornos, la naturaleza del sistema técnico y los restos descubiertos, permiten estimar la producción de hierro entre 100 y 120 kg por reducción y por horno.

Según estos datos  se habrían realizado entre 250 y 300 operaciones de reducción en su totalidad. Una actividad metalúrgica sin precedentes para el período y para la región que se prolongó durante muchos años dependiendo del suministro de materia prima; al menos 5 años para una producción intensiva de una reducción por semana o incluso 150 años si esta se realiza sólo dos veces al año”. (INRAP)

 

Artículo anteriorAstérix tras las huellas del Grifo. Saldrá en Octubre 2021
Artículo siguienteLa tarasca, el monstruo celta que el cristianismo incorporó al Corpus Christi

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here