Toros de Guisando. Foto Wikipedia
Tiempo de lectura: < 1 minuto

Una investigación arqueológica de la UAM dirigida por Luis Berrocal-Rangel y Gregorio Manglano (arqueología) y Rosario García-Gimenez (Química) demuestra la funcionalidad protectora de estas esculturas. Los verracos son un elemento de la cultura celta únicos en Europa ya que sólo se conocen en la península ibérica, probablemente como influencia “celtizada” de costumbres mediterráneas.

Pertenecientes a los celtas Vettones, están catalogados unos 400 en España y otros 20 más en Portugal. Se dan sobre todo en la Meseta noroeste, entre los cauces del Duero y del Tajo. Durante años se ha especulado con la funcionalidad que podían tener, elaborándose distintas hipótesis sobre lindes de territorios, o centros de culto.

El equipo multidisciplinar de la UAM lleva seis años investigandolos y cree que está en disposición de ofrecer una teoría:

Los verracos están hechos de diferente tipo de piedra y entre ellos se distingue también una triple clasificación formal. En resumen la teoría viene a decir que tendrían función protectora del terreno y el ganado (llamados del grupo A). Los que tenían función protectora del poblado o grupo B (los que se sitúan en posición de ataque y que posiblemente flanquearan accesos de algunas de las civitas vettonas. Por último y más pequeños, los del grupo C que protegerían al individuo y tienen además ya inscripciones latinas, más cercanos a nosotros en el tiempo.

Lo cierto es que tanto la morfología como la composición química responden a una triple división que vendría a confirmar esta teoría. Probablemente los del primer grupo son toros, y los del segundo jabalíes, relacionados con la guerra y con la realeza en el mundo celta.

Os dejo un artículo muy completo en prensa donde se dan todos los datos de esta investigación.

FuenteEl Español: La verdadera función de los verracos, las extrañas esculturas celtas únicas de la Península
Artículo anterior50 esqueletos romanos que arrojan luz sobre la transición del mundo celta al romano en Britania
Artículo siguienteAsí era la tumba de la mujer celta que comía demasiados dulces

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here