Piedra de distancia del Muro de Antonino. De nueva creación. Foto The Scotsman
Tiempo de lectura: 3 minutos

Una piedra de las que marcan la distancia en el Muro de Antonino va a dar la vuelta a la narrativa de la frontera más al norte del Imperio Romano. En ella se rinde homenaje al pueblo de la Edad del Hierro que resistió a la ocupación romana de Caledonia, la primitiva Escocia.

La piedra va a ser colocada en Cow Wynd en Falkirk, en las proximidades del Muro de Antonino, construido en torno al 140 d.C. En su diseño se han incorporado representaciones de la Edad del Hierro escocesa, por ejemplo el Carnyx de Dexford, descubierto en época reciente. Los guerreros caledonios son representados atacando a los romanos usando un carro de caballos, al estilo de lo que sabemos de la batalla de Mons Graupius en el 83 d.C. además de un Broch de la Edad del Hierro y un tartán.

La Dra. Louisa Campbell, becaria de arqueología de la Universidad de Glasgow y consultora del proyecto “Redescubrimiento del Muro Antonino”, dijo: “Esta ha sido una gran oportunidad para explorar nuevas dinámicas y diferentes narraciones de la presencia romana en Escocia.

“Los canteros han hecho un trabajo increíble al sacar a la luz estas narrativas más amplias y al observar el papel que la población de la Edad de Hierro desempeñó en la época del Muro Antonino. “Estábamos tratando de darle la vuelta a la narración y contar la historia más amplia.”

La piedra fue creada por los canteros Luke Batchelor y Jo Crossland. El Dr. Campbell dijo que las piedras de distancia originales, que marcaban el progreso de la construcción de las legiones romanas, se colocaban a lo largo del muro y formaban parte de la “artillería de propaganda” del Imperio Romano.

Añadió: “Celebraban las conquistas del ejército romano y su propósito era realmente reforzar el sometimiento de la población local, que era representada como un pueblo débil e impotente.

“Sin embargo, lo que sabemos por las fuentes históricas es que los guerreros del norte que lucharon en Mons Graupius luchaban contra los romanos usando carros tirados por caballos.

“Estamos acostumbrados a ver escenas bien representadas de la caballería romana cabalgando por estos guerreros del norte, pero lo que queríamos hacer era entender las perspectivas locales en lugar de centrarnos en la dominante narrativa romana.”

La batalla de Mons Graupius se libró en algún lugar del noreste, y los relatos romanos sugieren que hasta 10.000 guerreros del norte murieron en el enfrentamiento masivo, aunque existen algunas dudas sobre la exactitud de las cifras.

El proyecto “Redescubrimiento del Muro Antonino” es una colaboración de las cinco autoridades locales por las que discurre el Muro -West Dunbartonshire, Glasgow City, East Dunbartonshire, North Lanarkshire y Falkirk- junto con Historic Environment Scotland, y la labor principal está financiada por el National Lottery Heritage Fund y LEADER.

También se han creado cuatro réplicas de piedras de distancia como parte del proyecto y se colocarán cerca de la línea de la pared a su debido tiempo.

El Dr. Campbell dijo: “El proyecto pretende llegar a las comunidades locales y permitirles celebrar y descubrir el Muro Antonino de manera significativa para ellos. Algunos quieren regenerar los espacios locales, mientras que otros han estado organizando eventos comunitarios.

“Creo que la gente ha empezado a reconocer el significado del muro y son muy buenos para ver estas narrativas más amplias que lo rodean.”

El Dr. Campbell dijo que otra característica de la nueva piedra de distancia era el texto en inglés en lugar del “latín abreviado muy prescriptivo” que se encuentra en los originales con la esperanza de que esto abra aún más el monumento a la gente local.

La investigación del Dr. Campbell encontró que las piedras de distancia del Muro Antonino fueron originalmente pintadas en colores vivos, con el rojo usado para pintar los mantos de los oficiales romanos y las gotas de sangre de sus cautivos con tonos ocres usados para crear tonos de piel.

En su apogeo, hasta 7.000 hombres fueron estacionados a lo largo del Muro Antonino en diecisiete fuertes y varios recintos más pequeños. Fue abandonado por los romanos después de unos 20 años.