Hebilla de bronce de Suarias
Tiempo de lectura: 2 minutos

La historia comienza en enero de 2017 cuando los arqueólogos Alix Serna Gancedo y Alfonso Fanjul Peraza notifican el hallazgo de varias piezas encontradas en la sima prehistórica de Suarías (Peñamellera Baja) a la Administración del Principado de Asturias. Se trataba de varios restos óseos de animales y fragmentos de cerámicas, así como una punta de lanza muy bien conservada que pudo ser datada en la Edad del Hierro.

Además se constató la presencia de restos humanos, concretamente dos cráneos a apenas medio metro uno del otro. Pero las sorpresas no acabaron ahí. Dos meses después los arqueólogos descubrieron dos piezas de bronce que podrían estar relacionadas con las guerras cántabras en territorio astur.

Las piezas eran una hebilla de cinturón, adornado con motivos vegetales y que presenta analogías con piezas ubicadas en el Alto Duero y los campamentos militares estudiados en Cantabria. La otra pieza es un bocal de caballo, también de bronce, con radios y de clara estética celtibérica, con un tamaño mayor que los que se tienen catalogados en Asturias.

En declaraciones a El Comercio (prensa regional) los arqueólogos manifestaron que por el análisis de las fotografías y lo que vieron in situ, databan los restos en los últimos años de la edad del Hierro, próximo al escenario de las guerras astures contra Roma.

«Desconocemos si se trata de una ocultación o de restos vinculados a un contexto funerario de un personaje de rango social muy elevado», algo que parece verosímil «si tenemos en cuenta que en esa época la incineración era el rito funerario por excelencia y la riqueza de los ajuares de bronce que acompañan a los restos humanos en Suarías son de gran calidad»

El estado de la cuestión

Mayo 2019, el mismo periódico publica que las dos piezas siguen en el mismo yacimiento en el que se encontraron, sin que haya visos de que se pueda excavar próximamente. La Administración Pública asturiana sigue sin responder a la petición de los arqueólogos de extraer las piezas, como descubridores. A cambio se contrató a una empresa que recuperó la punta de lanza y los restos de cráneo y que a día de hoy se encuentran en el Museo Arqueológico de Asturias en Oviedo.

«Nosotros presentamos un proyecto con un presupuesto mínimo que incluía la participación de expertos y pruebas de carbono 14 para llevar los restos después al Arqueológico, pero se nos negó. Se nos ha obviado completamente» dice Alfonso Fanjul en declaraciones al periódico.

Añade que «Son piezas de un valor excepcional que convierten a la Cerrosa en el yacimiento en cueva más importante de la Edad de Hierro en Asturias»… «El comportamiento de la consejería de Cultura es un escándalo arqueológico nacional ya que los bronces siguen tirados en la cueva dos años después. Se contrató a una empresa que no ha conseguido extraer todos los restos, para evitar financiar así a los descubridores e investigadores del yacimiento».

Os dejo enlace a la hemeroteca del periódico donde se habla de varias noticias relacionadas con este post
https://www.elcomercio.es/hemeroteca/suarias.html