Las plantas de la noche de San Xuan en Asturias

0
629
Flor de Sauco.
Tiempo de lectura: 4 minutos

Es el tiempo del aligustre, que aquí llamamos «San Juanín». Florece en torno a la noche de San Juan y tiene un aroma muy peculiar, que muchos asociamos con el principio del verano (y las vacaciones del cole cuando éramos pequeños) :D. Con ese recuerdo en mente os escribo este post.

En prácticamente toda Europa existe la tradición de que las hierbas recogidas en la víspera, y en la mañana en algunos casos, de San Juan, tienen unas propiedades especiales. Una costumbre de la que os hablaba estos días es «o cacho» galego, que está compuesto por siete plantas recogidas el 23 de junio.

Herba de San Xoan. Foto Archivo

Pero como os digo, en muchas otras zonas se recogen flores y plantas ese día con un fin medicinal. En Asturies, Aurelio de Llano recogía hace 100 años justamente en estos días, la tradición en Cudillero, de echar una rosa a la «flor del agua» de la noche de San Xuan, y guardarla. Se utilizaba luego para las enfermedades de los ojos. Una aclaración. La flor del agua, cuya representación es la rosa hexapétala según la tradición asturiana, en realidad no es una flor, sino las primeras gotas de agua que salen de la fuente , la capa superficial de agua que queda en la fuente, a las 12 de la noche en San Juan.

Pero sin duda el rey de la noche de San Xuan en Asturies es el trébol. Es una noche para salir a buscar el de cuatro hojas. Existe una tradición, de que el de tres hojas recogido en esa noche es un amuleto de la suerte, pero si encuentras el de cuatro, es un talismán para la riqueza. Esta costumbre quedó recogida en diversos tratados sobre folklore asturiano a principios del siglo pasado, y es una tradición antigua en el Principado, con su coplilla de «a coyer el trébole, el trébole…» muy conocida aquí, y creo que fuera también, ya me diréis.

Trébol de 4 hojas. Foto Wikicommons

En Asturies, una de las tradiciones de casa en la noche de San Xuan, es la de cortar ramas floridas de Saúco y colocarlas en las ventanas  para que «sean bendecidas», (las moje el rocío de la noche mágica). Decían que impedían a las bruxas entrar en casa. Al saúco aquí le llamamos, entre otros nombres, «benditu». Esas ramas alejan todos los males de la casa durante el resto del año. Eso sí, hay que quitar las ramas de la ventana antes de que les de el sol a la mañana siguiente.

Otra hierba que se recoge, y esta tiene la tradición de haber sido sagrada para los celtas, es la verbena. En concreto es la que rompe la norma, ya que debe ser recogida la mañana de San Xuan, no la víspera. Elviro Martínez, en su «Tradiciones asturianas» recoge este cantar:

«El que coja la verbena
la mañana de San Juan
no le picará la culiebra
ni bicho que le haga mal»

Verbena. Foto Wikicommons

Interesante la asociación de una planta que era sagrada para el druidismo con una protección para la culebra. Aquí quiero hacer una precisión ya que «coyer la verbena» es una metáfora en asturianu de «madrugar», así que el cantar puede estar diciendo que el que madruga la mañana de San Xuan no le pica la culiebra ni bicho le hace mal. Normalmente al amanecer todavía te pilla la «roxada», el rocío, que está bendito esa noche. Tanto es así que otra costumbre asturiana es tirar la ropa sobre el prado mojado de rocío esa mañana para que se empape, e incluso hay testimonios de que la gente se revolcaba desnuda en los prados en el siglo XIX para curarse distintas enfermedades, como por ejemplo la sarna.

Otra planta que se busca es el helecho, concretamente se cree que florece y grana en la misma noche. Si eres capaz de coger la flor del helecho es casi equivalente al trébol de cuatro hojas, obtienes riqueza y fortuna en la vida. Y te digo que tienes suerte en la vida, porque el helecho no tiene flores así que ya me dirás :). Creo que se refieren a los brotes de helecho, que se usan en brujería desde antiguo. Aquí también se creía que tenían poderes curativos y que los usaban las bruxas.

Brote de Helecho. foto Freepick

Fuera del ámbito protector, o no tanto, está la costumbre del enramado de fuentes. Una tradición que persiste aún con fuerza en Asturies (yo creo que coge fuelle estos últimos años, con concursos de enramado organizados por los ayuntamientos, etc.). El enramar la fuente es limpiarla, adornarla, para recibir la flor del agua, ese líquido preciado que si era bebido por una moza le garantizaba el casamiento antes del próximo san Xuan.

Por último, y no menos importante para la vida social de la aldea estaba el llevar el ramu a la chica con la que el mozo se quería casar. Este ramu estaba hecho con flores, pero también con ramas de roble y castaño. Indicaba que el joven quería formar familia con la joven de la casa. Si ella quitaba el ramu era señal de que no había matrimonio entre ellos.

BIBLIOGRAFÍA
De Llano Ampudia, A. (1922) Del Folklore Asturiano. Mitos, supersticiones, costumbres. Reedición del RIDEA de 1972.
Martínez, E. (1994) Tradiciones Asturianas. Ed. Everest. León
Castañón, L. (1976) Supersticiones y creencias de Asturias. Colección popular asturiana, nº1. Ayalga ediciones.

Artículo anteriorEstas son las siete «herbas de San Xoan» (pero pueden ser otras)
Artículo siguienteAnimales escondidos en el arte celta. El escudo Witham. British Museum

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí