Ilustración xilográfica de Chiomara, esposa de Orgiagon de Galatia. Johannes Zainer. Fuente Wiki commons
Tiempo de lectura: 2 minutos

La historia de Chiomara nos llega a través de Plutarco en su obra “Virtudes de mujeres”. En ella nos cuenta como esta mujer, esposa de un caudillo gálata llamado Ortiagón, protagoniza una escena de venganza épica, a la altura de cualquier guerrero masculino.

Os paso la traducción de la obra de Plutarco que está disponible online en inglés.

“Sucedió que Chiomara, la esposa de Ortiagón (n.t. jefe de la tribu de los Volcas Tectosages), fue hecha prisionera de guerra junto con el resto de las mujeres en la época en que los romanos bajo Gnaeus vencieron en la batalla a los gálatas en Asia. El oficial que obtuvo la posesión de ella usó su buena fortuna como lo hacen los soldados, y la deshonró.

Era, naturalmente, un hombre ignorante sin autocontrol en lo que se refiere al placer o al dinero. Sin embargo, fue víctima de su amor por el dinero y, cuando se acordó una gran suma de oro como precio por la mujer, la llevó a cambio del rescate a un lugar donde un río que fluía entre ambos formaba una frontera.

Cuando los gálatas cruzaron y le dieron el dinero y recibieron a Chiomara, ella, con un movimiento de cabeza, le indicó a un hombre que golpeara al romano porque se estaba despidiendo de ella afectuosamente. Y cuando el hombre golpeó obedientemente la cabeza del romano, ella la recogió y, envolviéndola en los pliegues de su ropa, se marchó. Cuando ella se acercó a su marido y bajó la cabeza ante él, él dijo con asombro, “Una cosa noble, querida esposa, es la fidelidad.” “Sí”, dijo ella, “pero es más noble que sólo esté vivo un hombre que haya intimado conmigo”. 

Polybius dice que tuvo una conversación con esta mujer en Sardis, y que admiraba su buen sentido y su inteligencia.”