Tiempo de lectura: 4 minutos

Se la conoce por diversos nombres, Boudica, Búdica, Boadicea o Bonduca, pero todos ellos significan Victoria.

Seguro que has oído hablar de la reina britana que sometió a la novena legión romana y que levantó en pie de guerra a las tribus de la isla contra el poder imperial. La historia de Boudica es la de la venganza, y desde el siglo XIX se convirtió en un símbolo de resistencia para los habitantes de Inglaterra.

Los datos que conocemos

Básicamente son dos autores, Tácito en Anales y Dion Casio en Historia romana, los que nos aportan todos los datos que tenemos sobre ella.

A la prudencia con la que hay que interpretar las fuentes latinas sobre la realidad de su tiempo, si además se trata de hablar de una mujer, debemos tener en cuenta el punto de vista respecto a ellas que se tenía en Roma.

En la sociedad romana la mujer ocupaba un segundo plano, para ellos, el que una mujer tuviera el mando de un ejército o dirigiera a su pueblo era algo llamativo y despreciable. La descripción, forma de contar los hechos, etc, debe ser interpretada teniendo en cuenta esa mentalidad. Por eso nos encontramos expresiones en Dion Casio como “poseía una inteligencia mayor que la que generalmente tienen las mujeres” y otras expresiones por el estilo.

Boudica fue esposa de Prasutago, rex de los Icenos. Una tribu poderosa que sirvió inicialmente como aliada de los romanos, motivo por el que no fueron desplazados durante la conquista del año 43.

Del matrimonio  de Boudica y Prasutago nacieron al menos dos hijas, que fueron (tristemente) protagonistas junto a su madre de esta historia.

La muerte del caudillo Iceno después de una larga vida de riquezas, fue aprovechada por los romanos para terminar con la posición de favor de los britones con la disculpa de que no había un sucesor masculino.

Entre los celtas no había problema en que una mujer ocupara el puesto de líder, lo vimos en otras partes de la céltica, incluso en la misma Britania los romanos soportaron a Cartimandua, reina de los brigantes, a la que no dudaban en describir como gritona y malencarada y a la que soportaban como aliado necesario, de mala gana.

El final del pacto con Roma. La afrenta de Deciano Cato.

La ley romana sólo permitía la herencia por línea paterna asi que desoyendo el testamento  de Prasutago por el cual donaba la mitad de su reino al Imperio y la otra mitad a sus hijas, Deciano Cato, procurador que tenía bajo su jurisdicción a los Icenos se apropia del reino por decreto. Además comete un grave error estratégico, pero sobre todo una vileza que le costaría cara a Roma. Castiga a Boudica a latigazos y ordena que violen a sus hijas.

El problema real era que el Imperio actuaba como una mafia. Ofrecía protección a cambio de impuestos, por lo que en la práctica la tribu Icena había quedado en deuda con Roma por su posición durante el tiempo de Prasutago. El castigo que le impuso a la mujer e hijas del caudillo era por no poder pagar la deuda contraída.

La venganza de Boudica

Los Icenos habían sido desarmados antes del año 60, lo que había provocado ciertos levantamientos que el líder britano había mitigado para seguir en paz con el Imperio. Tras la humillación provocada a la muerte de Prasutago al Boudica y al pueblo Iceno, éstos se unen a los Trinovantes en una nueva revuelta contra el gobernador Escápula. Tras aquel pacto Boudica es elegida como líder de la confederación de tribus.

Los Trinovantes tenían cuentas pendientes con Roma ya que el campamento de Camulodunum (Colchester) se había levantando en el antiguo territorio de éstos, que fueron expulsados más al norte.

Mapa de las calzadas romanas de Britannia de acuerdo con el Itinerario de Antonino y otras fuentes. Wiki Commons

Es el año 60, y Cayo Suetonio Paulino está en Gales protagonizando el asalto al centro druídico de la isla, en Mona (Anglesey actual). Sin fuerzas para repeler el ataque britano, la confederación tomó sin muchas dificultades Camulodunum, arrasando la ciudad y el enorme templo que se había levantado en honor del emperador Claudio. En esa batalla participó un destacamento de la Legio IX Hispánica pero no pudo salvar la ciudad de la furia de Boudica. Se dice que Cato, el responsable de la rebelión por su codicia, huyó a la Galia y no volvió a pisar Britania.

El ejército britano había crecido con la incorporación de otros pueblos a la revuelta, y el siguiente objetivo que tenían era Londinium. Llegadas las noticias a Paulino, éste se dirige a la ciudad para presentar batalla y evitar el saqueo, pero no llega a tiempo y la ciudad es pasada a fuego y espada. Tampoco llegó a Verulamium.

El enfrentamiento final

Boudica parecía imparable cuando llegó a la que hoy se conoce como la batalla de Watling Street, en la vía que unía Londinium y Viroconium, con un ejército que superaba en número a las tropas romanas.

La realidad es que el ejército era más numeroso pero no estaba compuesto sólo de soldados entrenados, sino que les acompañaban las familias de éstos, con sus carros que estaban colocados en la retaguardia.

Paulino se percató de este detalle y se mantuvo firme, ordenando el avance lento de sus hombres en formación de sierra, lo que permitía repeler las sucesivas oleadas de ataques britanos pasándolos por la espada desde detrás de los escudos. Al final los atraparon entre las líneas romanas y la barrera que, sin pensar que iba a perjudicarles, formaban los carros con los niños y las mujeres en la retaguardia britona.

El castigo fue enorme para las tropas indígenas y las bajas relativamente pequeñas para los romanos que vencieron en esta batalla.

Se cree que Boudica murió en este combate, aunque los historiadores romanos prefirieron contar su muerte incorporando el cliché literario de la época en el que las mujeres morían bebiendo veneno (¿os suena la muerte de Cleopatra?). Lo lógico es que, como una lider celta, hubiera dirigido el combate y cayera frente a las líneas enemigas.

Se le atribuye esta frase… “(…)ganaremos esta batalla o moriremos. Eso es lo que yo, que soy mujer, me propongo hacer.Que los hombres vivan esclavos si lo desean”.

Os dejo dos documentales bastante buenos sobre la vida de esta increíble mujer.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here