Paisaje de la Isla de Man. Foto www.jamesbrew.com
Tiempo de lectura: 4 minutos

Creo que todas las naciones de la Céltica atlántica tienen la misma historia en cuanto a su lengua. En todas se da un proceso de pérdida de la lengua nativa en favor de la lengua mayoritaria del país donde se ubican o del país extranjero que ejerce su influencia sobre su nación como en Irlanda. En todas ellas en la actualidad parece haber un resurgimiento, gracias a la fuerza de voluntad de unos pocos hablantes que se niegan a dejarla morir, y en todas ellas por desgracia, la lengua no vive su mejor momento.

TG. ” A menudo voy a mi pub local The Albert para hablar en manés con mis amigos, lo que es extraño pensar, dado que hace años esto podría haber terminado con que me pidieran que saliera del pub”, dijo Adrian Cain.

The Albert es un pub local en Port St Mary, en la costa sur de la Isla de Man, donde, según Cain, ahora se puede oír a los bebedores conversando sobre sus vasos de pinta en una lengua declarada extinta por la Unesco en 2009.

Cain, oficial de desarrollo del gaélico de Man en la Fundación del Patrimonio , es uno de los miles de hablantes de Manés, una lengua, estrechamente relacionada con el gaélico irlandés y escocés. Tras siglos de decadencia, la lengua está experimentando ahora un inesperado resurgimiento.

“La lengua de la isla de Man tiene una maravillosa historia de recuperación”, dice David Harrison, un conferenciante que ha pasado los últimos 20 años estudiando las lenguas en peligro de extinción en todo el mundo. “Me impresionó tanto porque era una lengua que desafiaba las probabilidades de supervivencia”, dice.

Durante el siglo XIX, el idioma nativo de Mannin se vio cada vez más eclipsado por el inglés. Los isleños comenzaron a criar a sus hijos en inglés con la idea de que su lengua pronto se volvería inútil. La evidencia de esto se puede ver ya en 1872 en una carta publicada en el periódico Mona’s Herald, donde el reverendo J T Clarke lamentaba el declive de su lengua materna: “Para poder negociar en los mercados ingleses, es inglés, y sólo inglés, lo que  la gente de Man debe aprender a hablar.”

En 1901 sólo el 9,1% de la población afirmaba hablar manés y en las dos décadas siguientes esta cifra se redujo rápidamente al 1,1%, según las cifras oficiales del censo.

La pobreza en la isla durante una recesión a mediados del siglo XIX cimentó una asociación entre el idioma y el declive económico. “Como con muchas lenguas en peligro de extinción, se ha hecho creer al pueblo de Mannin que su lengua no vale nada. Estas actitudes negativas son internalizadas por las comunidades, lo que hace que dejen de lado su idioma. Tenían que revertir esta mentalidad”.

Sin embargo, a lo largo de la decadencia ha habido mucha gente luchando por preservar la lengua. Las pruebas de apoyo pueden encontrarse ya en 1897 en un aviso del periódico local de Peel. Invitó a personas con interés en la lengua Man a asistir a una reunión, marcando los comienzos de la Sociedad de la Lengua Man, que fue fundada oficialmente dos años después.

Los últimos hablantes nativos
Uno de los mayores pioneros del renacimiento es Brian Stowell, quien decidió aprender el idioma manés en 1953 después de leer un artículo sobre un hombre llamado Douglas Faragher, que se lamentaba del rápido declive de su lengua materna.

Stowell se unió a Faragher, y junto con varias otras personas, pasaron los siguientes fines de semana conduciendo alrededor de la isla en una camioneta escuchando viejas grabaciones en esa lengua. “Inicialmente se me veía como un loco”, dijo Stowell. “Pero se hizo evidente que bajo la superficie había un enorme apoyo al lenguaje por parte de mucha gente.”

Stowell cree que uno de los mayores obstáculos han sido los propios oradores del viejo Manés. “Los habitantes de la isla, en gran medida, abandonaron su propio idioma. Había un fuerte temor al idioma y muchas personas pensaban que era atrasado y lo asociaban con la pobreza”, dijo Stowell. Un dicho común entre los antiguos hablantes de Max era Cha jean oo cosney ping lesh y Ghailck, que significa: “No ganarás ni un centavo con el manés”.

Ned Maddrell fue el último hablante nativo de Manx que, a diferencia de otros, no quería ver desaparecer su idioma. Una década antes de la muerte de Ned en 1964, Stowell hizo algunas grabaciones de él hablando, que ahora pueden ser escuchadas en YouTube.

El papel de la tecnología
Según Harrison, abrazar el apoyo de la tecnología ha sido clave para el éxito del renacimiento de Manx de hoy. Adrian Cain ha sido pionero en el uso de Manx en videos de YouTube y podcasts y es un entusiasta tweeter de Manés. Cain también ha producido recientemente una aplicación en manés para smartphones , que ha sido descargada por miles de estudiantes.

“Mi papel está fuera del sistema educativo y estamos animando a más adultos a aprender el idioma”, dice Cain, quien añadió que el uso de las nuevas tecnologías hace que el aprendizaje del Manés sea mucho más accesible.

El lenguaje se ha hecho presente en muchos aspectos de la vida cotidiana y la cultura. “Me llamó mucho la atención lo absolutamente devota y apasionada que era la gente con el lenguaje”, dijo Harrison. “Vi y escuché que se usaba en todo tipo de escenarios – mensajes de texto, subtítulos de video, medios sociales – incluso vi un servicio de iglesia de Navidad en este idioma.”

El resurgimiento de la lengua también ha tenido eco a través de la música y, según el oficial de desarrollo musical de Man, el Dr. Breesha Maddrell, los isleños están eligiendo cada vez más escuchar la música interpretada en Manés por bandas como Barrule. La propia Maddrell actúa en varias bandas de la isla. “El pueblo Manés siempre ha sido un narrador natural y como no tenemos una literatura fuerte, la música siempre ha sido una forma de comunicar nuestra cultura y nuestra lengua”, dijo.

Reflexionando sobre su tiempo en la isla explorando el idioma, Harrison dijo: “El factor X para revivir los idiomas es realmente el orgullo y el amor por el idioma. El renacimiento en la Isla de Man es un claro ejemplo de esto”.

Mientras que los métodos de comunicación han cambiado en formas que los oradores originales de Manx nunca podrían haber imaginado, este orgullo ha sido constante a través de cada paso del renacimiento: desde cartas, reuniones de la Iglesia, viejas grabaciones de cintas a aplicaciones y tweets o, para usar una palabra recientemente acuñada en Manés: tweetal.

FuenteTHE GUARDIAN :How the Manx language came back from the dead
Artículo anteriorLa genética desvela en Newgrange una élite al estilo de los faraones egipcios
Artículo siguienteTradiciones bretonas de la noche de San Juan a través de las fuentes de finales del siglo XIX

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here