La primera «nuechi celta» de Asturies. Corao, Agosto 1983

0
317
Castañeu de Corao. Fotografía de Montoto. LNE
Tiempo de lectura: 3 minutos

En Musicaasturiana.com  está disponible la grabación de Xune Elipe de la primera nuechi celta celebrada en Asturies (escucha a Remis Ovalle, es una maravilla). Tuvo lugar en Corao, en Cangues d’Onis, en el año 1984 y significó un antes y un después en la forma en la que se entendió la música tradicional asturiana, por no decir que abrió la puerta a un gran número de celebraciones que siguen celebrándose hoy en día y que siguen en auge.

De todas formas, la idea de este post es traer a Céltica un poco de la historia de aquella primera nuechi celta, un hito del interceltismo asturianu, por qué no decirlo, siguiendo la línea de otros artículos sobre festivales de música tradicional atlántica. Vamos a ello.

La música tradicional asturiana tenía como escenario primordial la folixa de prau. Es decir, las fiestas patronales, romerías y demás festejos en los que la gaita y el tambor mantenían una presencia, cada vez menor, hasta verse (como en la actualidad) sustituidas por una especie de estandarización de los programas, orquestas y demás, que hoy en día han dado lugar a un formato de eventos que poco tienen que ver con las romerías de antaño. Lógico, añado, ya que los gustos van cambiando a medida que cambian las generaciones.

La «noche celta» es un formato que surge de ese agotamiento, o de esa evolución. Surge del interés por mantener la tradición musical y la cultura regional, y a la vez apuesta por el formato festivo. Es una celebración que convive con las fiestas patronales, y romerías de prau, por toda la geografía asturiana, pero que tomó el testigo de la música tradicional que éstas despreciaron en su evolución.

La noche celta de Corao fue una apuesta a la inversa. Es decir dar toda la importancia en una jornada a la música tradicional, tanto la más autóctona como abrirse a nuevos espacios que estaban desarrollándose en torno al movimiento folkie y celtista de aquel momento.

Y lo hizo, como no podía ser de otra manera en el contexto de unas fiestas patronales, las de Nuestra Señora de Abamia que se celebraban en el «castañeu de Corao», lugar de celebración de una de las más importantes y antiguas ferias de ganado de Asturies (la foto de Montoto, pertenece a la feria a principios del siglo XX). Sin embargo, la organización fue pionera en ese sentido ya que dividió las fiestas en tres apartados bien diferenciados, en un formato que incluso hoy día sería válido. La noche celta, la rockmería (con grupos como los Stukas), un evento que venía celebrándose desde 1981, y por último una romería y verbena con charanga.

Lo que significó la Nuechi Celta de Corao fue enseñar que existía la posibilidad de crear un evento temático en base a la música tradicional más allá del conjunto de gaita y tambor que ameniza la sesión vermout en las romerías.

El evento tuvo nada más dos ediciones, la siguiente en 1984 (a la que pertenecen la inmensa mayoría de fotografías y material, siendo escasísimo el de la primera, por no decir intexistente en Internet) pero desde entonces no se dejaron de celebrar. En Septiembre de ese mismo año en Uviéu/Oviedo se celebra la primera «noche celta de Oviedo» durante las fiestas de San Mateo, la primera en un entorno urbano en Asturies y organizada por un Lisardo Lombardía que acabaría presidiendo el Festival de Lorient. El año siguiente ya tuvo lugar la primera de Porcía, un evento multitudinario que todavía se celebra hoy en día con buena afluencia de público.

En definitiva, todo empieza en Corao. Bueno, en realidad no, todo empieza en los años precedentes, donde existe un ambiente nuevo en el que la tradición musical y la cultura asturiana son objeto de investigación. Se publica en asturianu, se graban discos de música asturiana y surge un folk mayormente encaminado a la unión de las naciones del Arco Atlántico, ahí Galicia nos marcó el camino claramente, y en esa línea seguimos todavía hoy en día.

Lo dicho, una oportunidad única de escuchar en directo a Remis Ovalle, quizá junto con el gaitero de Llibardón de lo más señero de la gaita asturiana, Beleño en directo (mi grupo favorito de aquella época), y de volver un poco a los primeros días del mundo folkie asturianu.

A esta fiesta se han referido defensores y detractores del celtismo en Asturies varias veces, pero yo os recomiendo el artículo que publicó Javier Pedraces en la revista Cultures nº22 en 2018. La nuechi celta de Corao, un woodstock asturianu.

Artículo anteriorLeyendas de Asturies: El gaviluetu, el hijo de una sirena y un vikingo
Artículo siguienteCruzada en España. La bandera irlandesa del Tercio en la Guerra Civil española. Eoin O’Duffy