La primera conquista de las Feroe no fue vikinga, sino celta

0
102
Islas Feroe hacia 1900. Foto CC
Tiempo de lectura: 2 minutos

Estos días se habla en la prensa de una noticia que ha desatado un buen número de artículos en medios especializados y generalistas. Se trata del estudio publicado en «comunications Earth&Environment» de la revista Nature.

Un equipo científico de la Universidad de Columbia analizó los sedimentos lacustres de un territorio de las Feroe y encontró evidencias de la presencia de ovejas domésticas en torno al año 500.

A través de las fuentes literarias nórdicas sabemos que la ocupación del archipiélago por estos pueblos comenzó hacia el 850, y que antes de su llegada no había ganado en las islas. Por tanto, las nuevas evidencias reveladas en el artículo demuestran lo que se sospechaba hace tiempo, que colonos provenientes de Escocia o de Irlanda habían llegado a estas costas siglos antes que los vikingos.

En las fuentes literarias irlandesas se habla de periplos por mar hacia el norte. Aunque se hable del viaje de San Brandan, lo cierto es que de su lectura no se puede asegurar que estamos hablando de un territorio concreto. Sin embargo, Dicuil, el monje que escribió en el 825 ya contó que sabía de ermitaños irlandeses que habían llegado a algunas islas del norte. Sin embargo no hay pruebas hasta la actualidad.

En las sagas que narran la conquista de Islandia, mucho más tardías, también se menciona a estos ermitaños en las costas del norte, y reciben el nombre de «papars».

La técnica empleada en el estudio consiste en la inyección en el terreno de unos cilindros para capturar el sedimento, que abarcaría unos 10000 años de historia. Este proyecto comenzó para conocer con mayor exactitud el clima en el periodo vikingo de las islas, sin embargo, en el estudio se encontraron evidencias de una llegada masiva de ovejas a las islas desde el 370 hasta el 512, en tres oleadas, con otro pico en el 492. Se identificó ADN de oveja y sustancias que aparecen en sus restos fecales.

Esta evidencia se añade al hallazgo de semillas de cebada bajo los cimientos de una casa vikinga en las islas. El análisis demostró que se trataba de gratos entre 300 y 500 años antes de los vikingos. Ya se consideró entonces que la isla había sido poblada casi con toda seguridad antes de la llegada de los nórdicos, pero el reciente estudio es ya la prueba definitiva.

Si añadimos los estudios de genética, sabemos que la mayoría de los isleños tienen genes paternos escandinavos, pero maternos de tierras celtas cercanas. El elevado nivel de aparición de esos genes demostraría la presencia de un poblamiento celta anterior a los vikingos también.

 

Artículo anteriorLa cueva y la capilla de San Patricio en Pancar. Llanes
Artículo siguienteNuevos indicios de la expansión insular de las lenguas celtas desde el continente