Foto: Heraldo de Aragón
Tiempo de lectura: < 1 minuto

La prensa regional (Heraldo de Aragón) y nacional (El País, entre otros), informaban de la incorporación de un nuevo ejemplar a la colección, tristemente famosa, de cascos celtíberos procedentes del asentamiento de Aratis. Hace tiempo nos hicimos eco del tremendo expolio de este yacimiento por el que se puso en evidencia entre otras cosas el peligro de una mala gestión del patrimonio histórico, y de la importancia de proteger los yacimientos arqueológicos del gran peligro de la España menos poblada, el expolio.

Pues bien, a la colección de cascos procedentes de la devolución del filántropo francés Christian Levett, se incorpora un nuevo ejemplar que fue entregado por los herederos de un coleccionista al Museo de Zaragoza. El caso se hallaba en un trastero junto a otros objetos que formarían parte de la colección particular de un aficionado a la arqueología militar.

La pieza será sometida a estudio para confirmar su autenticidad, aunque todo apunta a que lo es. Es importante verificarlo, porque como ya apuntan en la prensa, los vendedores de antigüedades no tienen escrúpulos en soldar piezas modernas a cascos antiguos para completarlos, o incluso construirlos desde cero, como uno de los cascos de la colección que es completamente falso.

El museo prepara una gran exposición temática sobre los cascos, incluyendo el falso como ejemplo de a lo que llegan los falsificadores para obtener dinero de su actividad ilegal.

Artículo anteriorUn taller de metalurgia que usaba cobre y plata en el castro de Alava, Asturias.
Artículo siguienteNuevos vestigios de la domus romana en las obras de peatonalización de Quiroga Ballesteros en Lugo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here