RESTOS DEL YACIMIENTO ARQUEOLÓGICO DE LANCIA. Foto: dIARIO DE lEÓN
Tiempo de lectura: 2 minutos

Lancia, la capital de los astures y nuestra Numancia particular, se asienta en un alto en la localidad leonesa de Villasabariego, dormida y abandonada como si no fuera uno de los restos arqueológicos más importantes de la provincia de León.

La situación, según la alcaldesa de la localidad es lamentable. La valla que rodea el perímetro de la zona excavada permanete rota y semicaída, y no hay vigilancia de ningún tipo por lo que está expuesta a expoliadores o cualquier tipo de acto vandálico. Además el año pasado en octubre un incendio intencionado arrasó gran parte de la superficie del yacimiento

Lo cierto es que desde el año pasado se mostró interés en poner en valor la gran ciudad por medio de visitas guiadas y la puesta a punto del yacimiento, con una partida presupuestaria de 315.000 euros del Instituto Leonés de Cultura, es más ya existe un plan Director que tiene por objetivo recuperar las más de cien hectáreas que se supone ocupa toda la civitas. También está previsto crear un centro de interpretación con un coste estimado de 1,7 millones de euros, asignados al 1,5% cultural, sin embargo todo se retrasa, y probablemente los últimos acontecimientos políticos tienen mucho que ver en ello.

Actualmente se ha excavado la parte correspondiente al mercado, termas y algunas viviendas y calles de Lancia. Las obras de la autovía que pasa por encima del yacimiento también conservan restos que volvieron a enterrarse, como un barrio industrial donde estaban las fundiciones, una calzada romana, una necrópolis de incineración (la primera encontrada en León), un horno de finales del siglo I de cocción de tejas, un horno medieval, termas y un edificio de planta basilical.

Los objetos provenientes de hallazgos se cuentan por miles. Desde piezas prerromanas y celtibéricas hasta mármoles romanos y ánforas. Están recogidos en el actual Museo de León y otras instituciones.