La Bellota, el sustento principal de los astures según Estrabón y Plinio, vuelve a la cocina

Te recomendamos

Castro, castellum, y fiebre del oro en la antigua Asturia. El yacimiento fortificado de La Plaza los moros, Cangas del Narcea, Asturias.

Alfonso Fanjul Peraza lo ha vuelto a hacer. Ponerme los dientes largos para ir a conocer un asentamiento del...

El pendiente de la Mora

Esta es una de esas historias que me encuentro por casualidad buscando información sobre otra cosa. Lo cierto es...

Castro do Cociñadoiro, la promesa incumplida. ¿Recuerdas Llagú?

Leía esta mañana en la prensa regional de A Coruña un artículo que ponía de nuevo de actualidad el...
Redacción
Céltica es una revista atlántica, con vocación de conocer y dar a conocer la cultura celta de la fachada oeste de Europa en el público hispano hablante. Mi nombre es Fon y soy estudiante del Grado de Historia en la Universidad de Oviedo / Uviéu. Gracias por leerme.

Tiempo de lectura:2minutosInteresante la noticia que leiamos esta mañana en la prensa en relación a un alimento que tiene su especial interés en el estudio de la dieta castreña. La bellota.

Joaquina Rodríguez pertenece al prestigioso club de las Guisanderas de Asturias. Para los que no conozcais es como un consejo de sabias, que atesora la memoria de la gastronomía tradicional de nuestra tierra.

La Chef de Casa Chema dice que “la idea de incorporar la bellota surgió tras descubrir que fue el sustento principal en la era prerromana en Asturias, donde las excavaciones arqueológicas de los castros, poblados fortificados celtas, revelan que este fruto fue un alimento básico”

Y es que las fuentes clásicas, básicamente Estrabón, aunque también Plinio, decían que los pueblos del norte de Hispania vivía dos tercios del año de la bellota.

Los montañeses se nutren durante dos tercios del año de bellotas: las secan, trituran y mueles, haciendo un pan que puede conservarse largo tiempo. Beben cerveza. El vino escasea y cuando lo logran pronto lo consumen en banquetes familiares. En lugar de aceite emplean manteca. Hacen sus banquetes en bancos de piedra adosados a las paredes. Ocupan lugar preferente los mayores en edad o dignidad.
Estrabón, “Geografia” 3,3, 7-8

El club de las guisanderas empezó en 1997 y definen muy bien su tarea en estas líneas:

“Guardianas de las recetas tradicionales, las guisanderas eran mucho más que cocineras, conocían los secretos de cada alimento, los productos y las hierbas que sanaban y sentaban mejor, dependiendo de las necesidades de cada comensal.

Algunas tenían su propia casa de comidas, otras eran itinerantes, pero todas se ocupaban de transmitir su sabiduría a la siguiente generación.”

La asociación está compuesta por 40 mujeres que están al frente de los restaurantes más prestigiosos de Asturies, porque aquí, siguen siendo las madres y abuelas las que mandan en la cocina, y además es que lo hacen de forma magistral.

- Recomendación -
ViaEFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Te puede interesar...

La brujería en Asturies. Una bruxa auténtica en Brañavara.

La brujería del norte de España tiene un recorrido amplísimo. No es lugar este para entrar en profundidad sobre...

Artículos relacionados