Irlanda, una escapada a Dublín de 3 días. Descubriendo el “craic”

Te recomendamos

El Cairn de Barnenez, una de las “catedrales” del megalitismo atlántico.

Os voy a hablar de un sitio al que la gente que viaja a la Bretaña francesa no suele...

Citânia de Sanfins, así fue nuestra visita

El pasado mes de Agosto estuve unos días por el norte de Portugal, y tenía claro que no me...

Abobriga, Erizana, Baiona un lugar estrategico

Baiona, una ciudad antigua, dicen que fundada en el 140 a.C. con el nombre céltico de Abobriga. Bajo la...
Redacción
Céltica es una revista atlántica, con vocación de conocer y dar a conocer la cultura celta de la fachada oeste de Europa en el público hispano hablante. Mi nombre es Fon y soy estudiante del Grado de Historia en la Universidad de Oviedo / Uviéu. Gracias por leerme.

Tiempo de lectura: 6 minutosAqui va un post entre nostálgico y guía de viaje rápida para recorrer Dublín en tres días. A pesar del tiempo transcurrido desde que fuimos, creo que vale aún como consejo para moverte por la ciudad y disfrutarla como se merece.

Craic Palabra irlandesa que significa diversión/disfrute y que ha sido llevada al idioma inglés. Usualmente cuando se mezcla con alcohol y/o música.
‘Bhi craic agus ceol againn’ : Tuvimos diversión y música.

Irlanda, un sueño.

Recuerdo interminables charlas de pub con The Chrieftains de fondo preparando el salto a la Isla Esmeralda. Era algo así como la tierra prometida para los que nos movíamos en el mundo folkie de los 90’s. Anda que no llovió. Me hice un paisano y no conseguía nunca encontrar el momento para viajar a Irlanda, pero las ganas seguían estando, y en otra interminable charla pero esta vez tomandonos una pinta de Guinness el día de San Patricio, surgió una frase que a día de hoy me sigue provocando entusiasmo y escalofríos cada vez que se la oigo a mi mujer… “voy a mirar cuanto nos saldría un vuelo…” 🙂

Dos meses después hacíamos cola en el aeropuerto de Santander para embarcar en un avión de Ryan Air que hacía la ruta a Dublín.

Dublín desde el aire. Foto Céltica

La condición era gastar lo menos posible, tanto en viaje como en alojamiento, siempre dentro de unos límites de seguridad :D. Vamos, que fuimos de tiradillos, pero merecía la pena. Al planearlo con tiempo nos ahorramos bastante en los vuelos, nos salió como unos 240€ ida y vuelta dos adultos con todo, tasas, etc. Si vives en Madrid o Barcelona lo haces hasta con menos, pero vivir en Asturies tiene esas limitaciones.

Hasta Santander fuimos en furgo porque al volver teníamos que hacer km para recoger a nuestras hijas. Sé que podíamos haber ahorrado más pasta en esto, pero la furgo durmió tan ricamente en el aeropuerto durante tres días y tres noches (súmalo como un gasto más y no te preocupes, o busca alternativas, que las hay). Si hubieramos salido de casa podíamos haber ido en autobus y ahí nos habríamos ahorrado aún más.

Aeropuerto de Dublín.

El alojamiento lo buscamos siguiendo dos criterios. Que fuera barato (nos vale un hostel siempre que tenga buena pinta) y que estuviera céntrico para no perder tiempo en los transportes urbanos y gastarnos más dinero del necesario. Llevábamos presupuesto para fiesta y para turisteo y compras, eso si. La idea era estar sólo en Dublín en plan escapada en pareja.

Dejamos las excursiones para otro viaje, más en familia. Y aunque me dolió no visitar siquiera el valle del Boyne, preferimos centrarnos en la vida urbana de la capital irlandesa como primera toma de contacto con el país.

Primeras impresiones de Dublín

Llegamos hacia las 5 de la tarde y tras los controles típicos “pisamos” por primera vez Irlanda. El aeropuerto está muy bien comunicado por el transporte público con el centro, así que, incluso nosotros, que siempre viajamos en vehículo particular, no tuvimos ningún problema en coger uno de esos autobuses verdes de dos pisos que nos dejaba a un corto paseo de nuestro alojamiento, Avalon House, un hostel a 10 minutos andando, o menos, de Temple Bar.

El idioma no es una barrera. Ya no lo digo por el mogollón de españoles que trabajan en Irlanda, sino porque con un nivel medio de inglés te arreglas de sobra. Los irlandeses son muy amables y hacen por entenderte, sobre todo en las zonas turísticas. El conductor del bus era un personaje 🙂

Arquitectura del centro de la ciudad. Foto Céltica

La ciudad en sí es moderna. Extensas barriadas de casas bajas a las afueras que poco a poco van dejando paso a edificios altos y feos típicos de ensanches, para terminar con una arquitectura tipo victoriana en el centro que me encanta. Calles anchas y cómodas para patear. Del tráfico no puedo decir nada porque la idea era no conducir, pero en el centro está animado. De todas formas nada que ver con ciudades más grandes. Dublín, es una ciudad relativamente pequeña para ser la capital de un país, como 1 millón de habitantes en total frente a los 2 de Roma o los 6 de Madrid.

Adoro Temple Bar

Es una especie de ciudad en sí misma, punto de reunión de la vida fiestera y artística de la ciudad. Con el Liffey como eje vertebrador te mueves por un conjunto de calles empedradas a las que se asoman bares llenos de colores, luz y banderas de todos los lugares del mundo y del que sale el sonido de música irlandesa tradicional en directo.

La música lo inunda todo. Desde los profesionales que trabajan en los lugares típicos, hasta los músicos callejeros con un talento que alucinas. Gentes de todos los países del mundo hablando un inglés macarrónico que hace de vehículo de unión para todos. En seguida te sientes formar parte de aquello.

Un músico del Gogarty’s. Foto Céltica (borrosa)

No me digas cómo pero en seguida estábamos hablando con un ruso y pidiendo dos pintas a un camarero que no me oía por el volumen de la música. The Temple bar (creo que es el más famoso y el más caro) que seguro que habrás visto en miles de fotos si te gusta Dublín, The Brazen Head, Quay’s o el Gogarthy’s son sitios increibles que hacen las delicias del que busca el sitio típico donde te imaginabas tomandote una Guinness.

Los precios

Ojo con los precios en Temple Bar, que son caros, pero como leí acertadamente en un sitio de viajes, pagas la experiencia, no la bebida. Sólo por la música en directo ya merece la pena te lo aseguro. En muchos de estos sitios puedes comer si te apetece, de hecho nosotros lo hicimos otro día, pero en este primero como nos apetecía patear un poco el barrio nos pillamos unas fish and chips en Leo Burdock’s, que nos dijo el chaval que era el sitio más antiguo de la ciudad dedicado a esta comida, de hecho lleva más de un siglo abierto, desde 1913. Riquísimo por cierto, con grasa como para lubricar un motor pero el bacalao estupendo.

Hasta de día tiene su encanto.

Sobre los precios, en general todo es más caro que en España, pero tampoco te creas que es tan exagerado. Lleva pasta de sobra, pero si te ves pillado/a siempre vas a tener un McDonald’s o restaurantes de comida rápida (que curiosamente todos los que ví los llevaban asiáticos). Es caro el alcohol, sin duda y mucho, pero el resto de cosas como en cualquier parte, no tendrás problema.

Nuestra Ruta

Día 1: Dublinia, Christ Church, Iglesia de San Patricio, tomar algo en The Church y acabar en Temple Bar.
Día 2: Trinity College, Estatua de Molly Malone, Museo de Dublín, Fábrica de Guinness. Un curso de baile irlandés en el hotel Arlington y acabar en Temple Bar.
Día 3: St. Stephen’s Green, Café Bewley’s y Grafton St, O’Connell y The spire y acabar en el hostel pronto (pasando a tomar la última por Temple Bar) porque al día siguiente nos íbamos a las seis de la mañana 🙂

Si te apetece saber cómo fue, vete haciendo click en los enlaces de los sitios que visitamos, ¿te apuntas?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Te puede interesar...

Los Vacceos

Hoy me gustaría hablar de uno de los pueblos considerados célticos, de los que nos llegaron de época prerromana...

Proyectos de divulgación. La ayalga: el tesoro de Asturias

Hoy me apetece hablar de divulgación y de cómo hay mil maneras de promover contenidos de carácter cultural en los tiempos que nos está...

Viviendas circulares celtas en Britania

Interesante vídeo que se centra en el asentamiento de Castell Henllys donde se explica un poco en plan turista en qué consiste el yacimiento,...

Nemeton

Hoy me apetece escribir sobre una palabra que desencadena siempre un sentimiento de asombro, curiosidad, etc. Hablo de la palabra Nemeton, un vocablo que...

RTVG. Serie “Os Castros”. A economía

Recién publicado en la web de la tele galega, os dejo el enlace del capítulo cuatro de esta serie documental cuyo tema central es...

Artículos relacionados