Monumento del Rey Arturo en Tintagel. Getty Images
Tiempo de lectura: 6 minutos

Seguimos con la serie de post destinados a conocer mejor la historia de las naciones que componen el mundo atlántico europeo. En este caso nos vamos a la península suroeste de la isla de Inglaterra. Una pequeña región que ha conservado su personalidad tras el paso de los diferentes pueblos que colonizaron la isla y que está recuperando poco a poco sus tradiciones.

El orígen de una identidad

Después de la retirada romana de Gran Bretaña, los sajones y otros pueblos pudieron conquistar y colonizar la mayor parte del este de la isla. Pero Cornualles permaneció bajo el dominio de las elites locales romano-británicas y celtas. La tribu Dumnonii dominó el suroeste. Su centro tribal estaba en lo que ahora llamamos Devon, un nombre derivado de Dumnonia.

En este momento de la historia de Cornualles no hay una distinción real entre el Reino de Cornualles, los Cornovii y los Dumnonia. Todos ellos se refieren al mismo grupo de personas y a las mismas áreas de tierra que poseían. “Dumnonia” era el nombre latino de la región y Cornweal (que se convirtió en Cornualles) es el nombre con el que los anglosajones los llamaban. Al menos hasta mediados del siglo VIII,