Daga de tipo armoricano en la tumba de Giberville. Foto INRAP
Tiempo de lectura: 3 minutos

El INRAP está excavando en la localidad de Giberville, en el norte del país, como parte de las actividades preventivas desarrolladas con motivo de obras públicas. Esta operación está permiitnedo recuperar vestigios desde el Mesolítico y Neolítico hasta época contemporánea. Entre los vestigios está un conjunto funerario de la Edad del Bronce que contiene una tumba de un personaje importante de este periodo. Informa INRAP

El enterramiento es el más rico de los cuatro exhumados de este periodo. Uno de los grupos contiene al menos dos tumbas grandes y una docena más que tienen un carácter más simple y están asociadas a una tumba principal que ha sido datada entre 1800-1600 a.n.e. Su vasta bóveda trapezoidal debía ser coronada por un monumento funerario del que no se conserva ningún rastro. El individuo está acostado de espaldas, con la cabeza hacia el este, y está acompañado de un rico ajuar.

El Bronce Antiguo experimentó el paso de las tumbas colectivas calcolíticas a los entierros individuales como este de Giberville. En este mundo funerario vemos el reflejo de una jerarquía social potente en ese periodo. Vemos enterramientos con un rico ajuar frente a otros que no tienen nada. En concreto la tumba exhumada tenía una daga de bronce, La daga de bronce tiene una hoja de 27 cm y una guarda compuesta por 6 remaches. Este tipo de objeto es generalmente el dominio exclusivo de los hombres adultos. De tipo armórico, esta daga es similar a las descubiertas en Longues-sur-Mer (Calvados) o Bourbriac (Côtes d’Armor) y puede datarse de 1950 y 1750 a. C.

Hallada una nueva "tumba principesca" de la Edad del Bronce en Normandía
Puntas de flecha de sílex procedentes del enterramiento. Foto: INRAP

También contenía un conjunto de 14 puntas de flecha de sílex de Armórica de tipo ojival y con largas aletas, son una de las características específicas de la Edad del Bronce temprana en el oeste de Francia. Aparte de Dinamarca, Wessex (Inglaterra) y Armórica, pocas comunidades durante este período valoraron la producción de objetos de sílex altamente estandarizados. A menudo hechas de materias primas exóticas (sílex amarillo translúcido del valle de Cher), estas puntas de flecha son extremadamente finas y se producen a presión con una punta de cobre, que requiere una técnica de trabajo depurada. Estos son bienes de prestigio.

Hasta ahora, solo se han desenterrado otros tres entierros con daga y puntas de flecha puntiagudas en la región, en Beaumont-Hague (Manche), Loucé (Orne) y Fleury-sur-Orne (Calvados). El mobiliario funerario de Giberville se refiere sin duda a la “cultura de los Túmulos Armóricos” más conocida en el oeste de la península bretona.

Finalmente hay algunos fragmentos de ámbar, mucho más discretos.

El conjunto se ha interpretado en relación a otros grupos de tumbas como un “cementerio” que podría significar la toma de posesión de un territorio o la agrupación de distintas comunidades en un espacio común. De hecho este territorio ha sido utilizado desde al menos el segundo milenio como lugar funerario.

Se investigan otros restos del siglo II a.C. de época gala. El lugar es muy interesante ya que muestra los restos de una edificación que se encontraba al lado de un cruce de caminos. La estructura está arrasada pero se conservan varios subterráneos. Puede estar relacionada con otra intervención que se realiza a 45 metros de esta excavación se investiga otra necrópolis de época gala con 45 tumbas. De forma original, parece contener los entierros de individuos de todas las edades, algunos de los cuales lucen adornos (brazaletes de lignito o bronce, fíbulas de bronce y hierro), así como algunas urnas funerarias.