McCuaigs_Bar. Ampliando la entrada fue donde se hallaron los restos.
Tiempo de lectura: 2 minutos

El descubrimiento fortuito de huesos antiguos bajo un pub irlandés en el condado de Antrim a mediados de la década de 2000 ha puesto en duda si los irlandeses están realmente relacionados con los antiguos celtas.

En 2006, Bertie Currie estaba despejando el terreno para hacer un camino de entrada al Bar McCuaig en la Isla Rathlin en Antrim cuando notó una gran piedra plana enterrada bajo la superficie.

Currie se dio cuenta de que había un gran hueco debajo de la piedra e investigó más a fondo.”encendí la linterna y vi al caballero, bueno, su cráneo y sus huesos”, dijo Currie al Washington Post. Finalmente encontró los restos de tres humanos e inmediatamente llamó a la policía.

La policía llegó a la escena y descubrió que no era la escena de un crimen sino un antiguo lugar de enterramiento.

Resultó ser también un lugar de enterramiento antiguo de gran importancia que, con el análisis de ADN, podría alterar completamente la percepción de que los irlandeses son descendientes de los celtas.

Un número de prominentes profesores de estimadas universidades en Irlanda y Gran Bretaña analizaron los huesos y dijeron que el descubrimiento podría reescribir la historia y la ascendencia irlandesa.

Los investigadores de ADN encontraron que los tres esqueletos encontrados bajo el pub de Currie son los ancestros de los irlandeses modernos y son anteriores a la llegada de los celtas a las costas irlandesas alrededor de 1.000 años.

Esencialmente, el ADN irlandés existía en Irlanda antes de que los celtas pusieran un pie en la isla.

En cambio, los antepasados irlandeses pueden haber llegado a Irlanda desde las tierras de la Biblia en el Medio Oriente. Podrían haber llegado a Irlanda desde el sur del Mediterráneo y habrían traído ganado, cereales y cerámica con ellos.

Las Actas de la Academia Nacional de Ciencias dicen que los huesos se asemejaban sorprendentemente a los de los irlandeses, escoceses y galeses contemporáneos.

Un profesor de arqueología jubilado de la renombrada Universidad de Oxford dijo que el descubrimiento podría cambiar completamente la percepción de la ascendencia irlandesa.

“La evidencia de ADN basada en esos huesos trastorna completamente la visión tradicional”, dijo Barry Cunliffe, un profesor emérito de arqueología en Oxford.

La datación por radiocarbono en el Bar de Currie McCuaig’s encontró que los huesos antiguos datan de al menos 2.000 A.C., lo que es cientos de años más antiguo que los más antiguos artefactos celtas conocidos en cualquier parte del mundo.

Dan Bradley, un profesor de genética del Trinity College, dijo en 2016 que el descubrimiento podría desafiar la creencia popular de que los irlandeses están relacionados con los celtas.

“Los genomas de los contemporáneos de Irlanda son más antiguos – mucho más antiguos – de lo que pensábamos anteriormente”, dijo.

Publicado en IrishCentral el 29/3/2020