Estuvimos en Portus Cale / Oporto. Tres sitios imprescindibles que visitar

0
294
Nuestra visión particular de Oporto. Foto Céltica
Tiempo de lectura: 7 minutos

Ya sabéis que Céltica es un viaje, además de un objeto de estudio. Pues si tuviera que fijar un punto desde el que comenzar ese viaje por el sur, sería Oporto. Además de una cuestión meramente administrativa (hasta ella llega la región Norte de Portugal), el Duero se ha visto como una especie de frontera que separa el noroeste de Iberia por su flanco sur.

Un poco de historia de Oporto

Cale es el nombre que recibía el asentamiento más antiguo documentado en Oporto. Actualmente existe un debate sobre si había un asentamiento celta en el lugar o no. Y aquí hay que empezar a hilar fino. Por un lado están los vestigios que parecen confirmar que en la zona de la Se (la catedral en la orilla norte) existió ese asentamiento. Algunos restos de muros, etc, parecen confirmar que es así, aunque no han sido aceptados definitivamente por toda la comunidad arqueológica de Portugal.

Por otro lado lo que parece claro es que hasta época romana no alcanza una significación importante en la Historia. Es cuando se funda un primer puerto romano tras desplazar el anterior de una posición más expuesta cerca de la desembocadura del Duero. Es Portus Cale (de donde surge Portugal), y rápidamente pasa a convertirse en un punto clave en la ruta marítima atlántica por la costa y hacia el interior por el cauce del río. Según Estrabón el Durius era navegable 800 estadios desde su desembocadura (150km) llegando a tierras de los Vacceos. En el itinerario de Antonino se habla de un Cale entre Langobriga y Bracara Augusta.

El topónimo Cale está en otras raíces como Calaicos, Caladunum, etc… y proviene de un término de una lenga celta o protocelta que significaría (alto o duro), posiblemente referido al territorio.

Lo cierto es que el debate se centra si Cale estaba en ese primer lugar elevado sobre el cauce del Duero donde está la Se, o bien estaba en el otro lado del río, en lo que hoy es Vilanova de Gaia. Parece que el asentamiento romao es el de Vilanova de Gaia, (donde están las bodegas actualmente), al menos así lo verifica la arqueología.

Para echar más leña al fuego, en el Parroquial Suevo se habla de Portucale Antiquum y Portucale Novum. Autores como Jorge de Alarçao consideran que en época romana no existía puente sobre el Duero en esta zona, y en la margen izquierda habría un puerto donde los comerciantes, sobre todo mediterráneos, pero también atlánticos, dejaban sus mercancías. Esas mercancías se cruzarían a la otra orilla a través de barcazas. El término Portus Cale acabaría designando a los dos asentamientos con el paso del tiempo, llegando simplemente a conocerse como Oporto (el puerto). La ciudad ya tenía murallas en el siglo III d.C. que son las conservadas hoy día como Cerca Vieja, o Muralla Primitiva. Esta muralla rodeaba un terreno de 4 ha en la llamada Penha Ventosa. Es donde actualmente está la Catedral.

Al fondo está la Catedral (Sé) de Oporto. En esa colina está el asentamiento original llamado Cale según algunos investigadores. La foto está hecha desde la Torre de los Clérigos. Foto. Céltica
La ciudad hoy

Oporto es simplemente una maravilla. Es la segunda ciudad de Portugal tras Lisboa debido a su nivel económico. Como ciudad turística es imprescindible. La verdad es que es muy sencillo viajar (buena conexión por carretera, aeropuerto, etc), y alojarse aquí.

Nuestra experiencia ha sido la primera vez en furgo, ya que veníamos de una ruta por Portugal, y la segunda ya nos alquilamos un apartamento, porque hay mucha y buena oferta de alojamientos. Eso además te permite recorrer la ciudad de otra manera. Aunque si os digo la verdad, yo en furgo me lo pasé bomba 😀

Esto es lo que me viene a la cabeza de Oporto. El Duero, las edificaciones abigarradas en la orilla y el puente de Luis I. Foto Céltica

Curiosamente comenzamos a conocer la ciudad desde Vilanova de Gaia, donde hay un área de autocaravanas que te permite desplazarte andando hasta la zona de las bodegas. Hay que tener en cuenta que es una gran ciudad, y como tal tiene sus barrios y zonas «complicadas». Nuestra primera intención era dormir donde el observatorio de aves, al otro lado del río, pero hablando con un taxista nos dijo que no era segura y nos movimos a la zona de AC del río. Hay otra más hacia la playa, donde además está el camping, así que no os compliquéis, id a lo seguro y sin correr riesgos.

En cuanto estás en los muelles de Gaia la verdad es que te sientes un poco en medio de un parque temático. Está todo orientado a la cultura del vino de Oporto, con los grandes carteles de las bodegas y los restaurantes (probamos la cocina de varios, y en todos genial por cierto. El mercadillo de al lado del funicular en realidad es también una zona de restaurantes de comida rápida con mucha variedad y buen precio. También es buen sitio para comprarte una botella de vino si te apetece.

El puente de Luis I entre la niebla del Duero por la mañana. Paseo entre el área de autocaravanas y Gaia. Foto Céltica
El puente de Luis I

Sin duda lo que más llama la atención es el puente de Luis I. Su historia está relaiconada con el nivel económico que os decía antes, que ya viene de la burguesía comercial del siglo XIX en la ciudad. Ante la necesidad de sustituir el anterior puente que se había quedado pequeño para las necesidades de la ciudad se abrió concurso para la construcción de un gran puente que al final fue diseñado por Theophile Seyrig, no por Eiffel como se cree habitualmente. Seyrig era socio de Eiffel en la empresa Gustave Eiffel et Cíe. Se construyó entre 1881 y 1886 en acero.

En realidad son dos vías a distinta altura. Por la de abajo del arco, puedes pasar andando, y a veces ver cómo un grupo de chavales se tiran de cabeza al río a cambio de unas monedas. También pasan coches. Por la parte superior pasa la vía del tren y además puedes caminar con lo que tienes una vista espectacular de la ribera del Duero, además en verano montan un mercado muy chulo en la zona alta de Gaia.

Da igual la hora. Oporto siempre es bonito. Foto Céltica
Da igual la hora. El puente siempre es bonito. Foto Céltica
La torre de los Clérigos

Sólo por las vistas que tienes de la ciudad merece la pena la pateada para subir, y ya vienes castigado de subir desde Ribeira hasta allí. Pero como te digo, merece la pena observar Oporto a vista de pájaro. Sin duda, esta torre del siglo XVIII es junto con el puente lo más característico de la ciudad.

Vista desde la parte superior de la torre. Foto Céltica

Como es lógico, se trata de una iglesia, que en su proyecto original tenía dos torres, pero que se quedó en una. Aunque la iglesia es preciosa, en realidad todo el mundo lo que quiere ver es la torre. En su momento fue el edificio más alto de Portugal.

La iglesia de la torre de los clérigos. La torre al fondo. En los alrededores hay mil tiendas de recuerdos por si te apetece comprar algo. Foto Céltica
Librería Lello e Irmao

El tercer lugar que te recomiendo es la famosa librería Lello, en a Rúa das Carmelitas, cerca de esta foto que te pongo arriba. Antes de ir tienes que saber que vas a hacer cola, casi seguro, al menos las dos veces que fui tuve que esperar para entrar, y por tanto hay tanta gente, que tampoco disfrutas el lugar como te esperabas. Aun así creo que la próxima ve que vaya a Oporto lo intentaré de nuevo.

Esta es la triste realidad de Lello. Deberían controlar más el aforo sinceramente. Foto Céltica

Dicho esto te aseguro que te va a encantar. Está considerada como una de las librerías más bonitas del mundo, y no sin razón. Construida a finales del siglo XIX y principios del XX es una pasada de detalles por donde la mires. Tanto la fachada, que representa el arte y la ciencia, como la escalera interior (la que dicen que inspiró a J.K. Rowling para las de Hogwarts en Harry Potter), te van a dejar boquiabierto/a. El precio de la entrada te lo descuentan del libro que te compres, no la tires.

Al final tienen una tienda de recuerdos, muchos de Potter, pero lo bonito para mi es lo cuidado de las ediciones propias. La última vez me traje uno recopilatorio de leyendas de fantasmas de Irlanda que me encanta.

Estación de Sao Bento. Foto Céltica

Hay decenas de lugares bonitos en esta ciudad. Te recomiendo la estación de Sao Bento, si te queda cerca, con unas de las paredes de azulejos más espectaculares que vi nunca. No me olvido de la catedral por supuesto.

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA

Alarcao, J. (2005) «Notas de arqueología, epigrafía e toponimia – III». Revista portuguesa de arqueologia, ISSN 0874-2782, Vol. 8, Nº. 2, págs. 293-312

 

 

Artículo anteriorMúsica celta medieval. En alabanza a San Columba. El mundo sonoro de la iglesia celta
Artículo siguienteEl amor a lo bello. Arte rural en Asturias 1780-1980. Exposición en el Museu del Pueblu d’Asturies

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí