Uno de los Beatos en facsímil que puedes ver en la exposición. Es de lo mejor junto a la maqueta
Tiempo de lectura: 2 minutos

En la sala de exposiciones de La Nueva España podéis ver hasta el 10 de diciembre esta exposición que tiene como tema central el origen del Camino de Santiago desde la capital del Reino de Asturias, Oviedo, en el siglo IX.

La muestra hace un recorrido por las circunstancias que vivió el monarca Alfonso II, el Casto, para acceder al trono de un territorio en disputa no sólo por el enemigo musulmán que asediaba a las tribus y nobles del norte, sino por la lucha interna entre facciones de nobles que deseaban acceder al poder.

En ese contexto se descubren los restos del apóstol Santiago en tierras gallegas. Era el 813 y en ese hecho Alfonso II encuentra la manera de consolidar su posición y obtener la ayuda necesaria para fortalecer su reinado.

Son seis espacio expositivos que van desde los primeros monarcas astures antes de la coronación de Alfonso II hasta la constitución del Camino como tal en los siglos siguentes, así como su importancia en el presente.

Destaca entre todos los objetos de la muestra la maqueta la ciudad de Oviedo en el siglo IX que ocupa un lugar central en la exposición.

La verdad es que es muy didáctica, y es de agradecer que se organicen cosas así en la ciudad, donde el Camino parece que va volviendo a coger el significado que debería tener. Sin embargo tengo que decir que no me gustó cómo está llevada a cabo.

Estuvimos en la exposición sobre Oviedo en el origen del Camino Primitivo
La maqueta central. Me pareció muy buena

Es una exposición para leer, mucho, se hace cansino y repetitivo. Mejor descárgate las audioguías, pero sobre todo porque no vas a poder leer los textos. La iluminación de la exposición es un desastre. Hay paneles invisibles por los reflejos de las luces sobre ellos, y facsímiles que sólo se ven cuando la pantalla que tienen al lado se ilumina con la figura fantasmagórica de un monje. En algunas ocasiones es imposible leer las etiquetas, o ver los detalles de la vestimenta que tienen expuesta. Yo desistí.

Eché en falta muchas piezas que podrían haber aportado algo a la información, pero se trata sólo de paneles y más paneles con imágenes bastante mediocres la verdad, no me meto porque dependerá de los medios que hayan tenido.

En definitiva, creo que la idea era buena pero mal llevada a cabo como dije arriba. La entrada de adultos cuesta 5€ de los cuales te descuentan 2€ si compras algo en la tienda de la exposición (merchandising regulero la verdad). Con la entrada tienes una suscripción gratuita a LNE online durante un mes.

 

Artículo anteriorQuiénes eran los Symmachiarii astures
Artículo siguienteAbejas y almas en la tradición celta del arco atlántico