Estuvimos en la exposición O Camiño por mar. Museo del mar de Galicia

Te recomendamos

El pendiente de la Mora

Esta es una de esas historias que me encuentro por casualidad buscando información sobre otra cosa. Lo cierto es...

Castro do Cociñadoiro, la promesa incumplida. ¿Recuerdas Llagú?

Leía esta mañana en la prensa regional de A Coruña un artículo que ponía de nuevo de actualidad el...

En Bretaña, 1958. Una película de costumbres

Ya sabéis lo que me gustan estos vídeos que recogen la vida rural del occidente europeo. En ellos se...
Redacción
Céltica es una revista atlántica, con vocación de conocer y dar a conocer la cultura celta de la fachada oeste de Europa en el público hispano hablante. Mi nombre es Fon y soy estudiante del Grado de Historia en la Universidad de Oviedo / Uviéu. Gracias por leerme.

Tiempo de lectura:3minutosPor fin pude cumplir el sueño de tocar con mis manos la Naoimh Gobnait, después de enterarme de que el Museo do Mar de Galicia en Vigo, organizaba una exposición llamada O Camiño por mar, en el contexto de la cual se iba a reparar el curragh irlandés que protagonizó una de las últimas epopeyas celtas por la mar de esta década.

La exposición

Vayamos por partes. Esencialmente dos, aunque interconectadas entre sí. Por un lado está la exposición que cuenta como los irlandeses, debido a su situación geográfica, hacían una peregrinación del Camino de Santiago un tanto especial, ya que era por mar, cabotando las costas atlánticas de Europa en un periplo de más de 2000km. Los pequeños curragh y otras embarcaciones parece que están construidos a medida para estas singladuras y soportan sin mucha dificultad la serie de cortas navegaciones necesarias para completar el viaje.

En la cultura irlandesa existe una tradición de viajes, espirituales y de colonización, los immrama, protagonizados sobre todo por monjes eremitas cristianos que alcanzaron los lugares más recónditos del occidente en una búsqueda de lo divino. También en nuestras costas aparecen leyendas muy similares con la misma trama, como vimos hace nada con Trezenzonio, o San Brandán, que nos son otra cosa que las versiones ibéricas de las viejas leyendas irlandesas.

No es de extrañar por tanto que una gente con tradición en el arte de navegar por las escarpadas costas atlánticas emprendiera la ruta hacia el sepulcro del santo en Galicia. Durante la edad media alcanzó gran popularidad, y en los siglos siguientes, el beneplácito de los monarcas españoles hacia el pueblo irlandés, aliado en la lucha contra los protestantes ingleses, propicia que se intensifiquen los viajes y las relaciones entre los dos países.

La segunda parte de la exposición trata del Naoimh Gobnait en si mismo. En el link tenéis toda la información sobre la historia de esta embarcación, protagonista junto a sus cuatro tripulantes de uno de los viajes más evocadores de los últimos tiempos.

El curragh

Quizá me estoy adelantando. ¿Qué es un curragh?. Es un tipo de embarcación tradicional que se conserva en Irlanda y en otros lugares (en Gales se llama coracle, en Irlanda también naomoigh) y que tiene como característica principal que en vez de tener un forro de madera a lo largo de todo el casco como el que veis en la parte exterior de cualquier bote, estaba recubierto de piel de vaca engrasada para ser impermeable, o como en la actualidad, de lona embreada, que hace que sea estanco y flote.

Para el caso que nos ocupa, la Naoimh Gobnait, como veis en las fotos, se trata de una lancha para cuatro remeros con un mástil en el primer tercio que ayudaría en la navegación. El armazón es de madera, muy ligero y está cierto de una lona alquitranada (nada más acercarte ya lo hueles) que hace el casco. Tiene 7 metros de eslora y se propulsada a remo y a vela, como os decía, aprovechando los vientos favorables. Su flexibilidad hace que se adapte muy bien a las olas del Atlántico.

El viaje

Por resumir diremos que completaron en varias etapas el trayecto entre Dublín y Santiago, documentando el viaje y entrando en contacto con los países de la céltica atlántica como se debió hacer durante miles de años. Tenéis que leer el link de arriba y ver el trailer del documental que está de gira por el mundo en la actualidad.

Desgraciadamente parece que el destino no quería que pasará más allá de Galicia. Tras alcanzar su objetivo principal, que era llegar a Santiago decidieron seguir viaje hasta el Mediterráneo, pero al poco de seguir ruta en la desembocadura del Miño en Caminha, las potentes corrientes y las barras de arena hicieron imposible la navegación poniendo en peligro a los tripulantes que de vieron obligados a solicitar ayuda a los servicios de rescate. El corazón de uno de ellos, el poeta Danny Sheehy, no soportó el esfuerzo y acabó falleciendo.

El curragh quedó seriamente dañado y tras ser entregado por las autoridades portuguesas a Galicia, quedó custodiado hasta la actualidad, cuando se ha decidido reconstruir la embarcación en el Museo do Mar de Galicia, con la ayuda de varias organizaciones y los propios tripulantes originales. Las fotos que veis en este post pertenecen a este momento, sacadas ayer.

- Recomendación -

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Te puede interesar...

La brujería en Asturies. Una bruxa auténtica en Brañavara.

La brujería del norte de España tiene un recorrido amplísimo. No es lugar este para entrar en profundidad sobre...

Artículos relacionados