The Dark Hedges. En Irlanda del Norte. https://www.telegraph.co.uk/.
Tiempo de lectura: 3 minutos

El árbol siempre ha sido un objeto de culto en el mundo celta. Lo sigue siendo en los países del ámbito atlántico, donde no es extraño encontrar tejos y robles en los cementerios y puertas de las antiguas iglesias. Ya os contamos alguna vez cosas sobre ellos en la tradición del noroeste de España, pero nos gustaría referirnos ahora a los de la isla de Irlanda.

Los árboles sagrados de Irlanda

Los druidas reconocieron cinco grandes árboles conocidos como “Los guardianes de las cinco provincias” como entidades altamente sagradas. Los árboles, tres fresnos, un roble y un tejo se encontraban en los condados de Meath, Kildare, Carlow y Mide (Meath central) y representaban los puntos cardinales de las cinco provincias con la Colina de Tara. en Mide en su centro.

Los Siete Magníficos

En la Irlanda de principios de la Edad Media, La Brehon Law la Bretha Comaithchesa traduciendo sería algo así como “El juicio de los vecinos” enumeró, en términos de importancia económica, 28 árboles y arbustos, divididos en grupos de siete, siendo los más importantes los llamados Señores de los Bosques; roble, avellano, tejo, acebo, fresno, pino silvestre y manzana silvestre. La ley reguló la indemnización de los daños causados, imponiendo una cantidad proporcional a cada grupo.

El espino y el tejo se consideraban especialmente apreciados por su riqueza en propiedades medicinales y por su significado espiritual y mágico. Los árboles de hadas (espino blanco), el espino solitario y los fresnos que se erigen incongruentemente como centinelas en los campos irlandeses se han convertido en un símbolo icónico de la Irlanda rural y siguen siendo lugares de peregrinación y devoción.

La Ley Brehon ayudó a fomentar una actitud más holística, animista, hacia la naturaleza promoviendo la realización de la relación simbiótica entre el hombre y la naturaleza. El cristianismo sería el primer asaltante de este sistema de creencias, resultando en una forma única de cristianismo irlandés, una amalgama de las dos creencias.

Con la llegada de los normandos, en 1169, la colonización y el despojo destruirían en gran medida este equilibrio, barriendo brutalmente las viejas costumbres de los irlandeses, estableciendo la ley feudal y siglos de represión. La ley de Brehon, sin embargo, persistiría hasta el 1600 hasta que la subyugación total del sistema de clanes irlandés fuera completa.

A pesar de que a día de hoy Irlanda es uno de los países más deforestados de la Unión Europea, con apenas un 11% de superficie arbolada, fruto de la explotación intensiva durante la Edad Moderna y la Revolución Industrial (los bosques irlandeses sirvieron para abastecer a la industria británica que ya habia deforestado su propio país), en la actualidad siguen existiendo algunos árboles que podrían considerarse “sagrados” en la isla.

El árbol del dinero de San Fintan

Situado en Clonenagh en Co. Laois, este árbol fue plantado en el sitio de un monasterio cristiano temprano. Era la costumbre de empujar monedas en el tronco del árbol y rezar una oración, lo que llevó a una grave descomposición debido al envenenamiento del metal.

El Roble Rey del Castillo de Charleville

Está en los terrenos del Castillo de Charleville en Tullamore, Co. Offaly. La leyenda dice que había una conexión especial entre el árbol y la familia Bury, y que si una de las ramas del árbol caía, un miembro de la familia moría poco después.

El árbol de trapo de Ballyshannon

Situado en el Pozo de la Abadía en Ballyshannon Co Donegal este “Árbol Sagrado” o “Árbol de Trapo” está cargado de objetos dejados por los peregrinos.

El Árbol de Hadas de Divis

Situado cerca de Hannahstown, en las afueras de Belfast, este árbol de hadas también marca un camino mágico.

Los granjeros normalmente detestan cortar los árboles que se encuentran solos en medio del campo debido a las leyendas de hadas asociadas a ellos.

El árbol de las hadas, Connemara

Este árbol situado en el puerto de Killary en Connemara está lleno de trapos.

La leyenda dice que la gente ata cintas alrededor de las ramas con la esperanza de que las hadas se lleven las cintas, y con ellas los problemas de la gente que las dejó allí.

El árbol más viejo de Irlanda

Este puesto se lo disputan tres árboles que tienen una antigüedad entre 400 y 600 años. Uno de ellos un tejo.

 

Artículo anteriorEl LIDAR pone al descubierto dos campamentos militares en torno al oppidum de las Labradas, Zamora
Artículo siguienteFuentes literarias sobre migraciones entre el Cantábrico y las islas británicas en época altomedieval

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here