Vista de Lancia desde la carretera. Se aprecia la posición dominante sobre el entorno.
Tiempo de lectura: 3 minutos

La desigual historia de este yacimiento emblemático de la cultura astur ha pasado por diversas etapas desde que comenzara a estudiarse a principios del siglo XX. No mucha gente, que no pertenezca al mundo de la arqueología, es consciente de que hace casi un siglo de las primeras intervenciones científicas en el yacimiento de Villasabariego, intervenciones que no han tenido una continuidad y por supuesto una financiación salvo periodos excepcionales.

Esto es lo que sabemos del futuro Centro Arqueológico de la ciudad de Lancia
Vista general del macellum, o mercado. Un edificio con tres tiendas a cada lado de un pasillo central. Esta es la esquina occidental. Se accede desde una calle principal (decumano) que en la imagen LiDAR se aprecia todavía bajo el terreno

La validisima urbs de los astures, fue perdonada del saqueo e incendio por parte de legionarios romanos tras la intervención de Publio Carisio en el contexto de las Guerras cántabras y astures. O al menos eso cuentan las fuentes clásicas. La idea era mantenerla como ejemplo y por qué no, aprovechar su excelente posición respecto a los territorios circundantes para levantar un centro de control administrativo y comercial. Por aquel entonces, Legio era un campamento que luego pasaría a ser imprescindible para el control minero del oro astur.

Esto es lo que sabemos del futuro Centro Arqueológico de la ciudad de Lancia
Excavaciones en Lancia. Foto ILC

Algo parecido pasa en la actualidad. Esta semana se presentaba por fin el proyecto de inversión que dará lugar al futuro Centro Arqueológico de la Ciudad de Lancia. Una intervención que va a llevar al yacimiento a otro nivel si se cumplen las expectativas. De hecho se convertirá en una referencia para el estudio de la cultura astur al sur de la Cordillera Cantábrica y probablemente en un campo de trabajo de intervenciones arqueológicas, formación y por supuesto, musealización de la ciudad astur-romana que se encuentra bajo los actuales campos de cultivo.

La conservación del yacimiento vivió un impulso parecido en los años 90, cuando se impulsaron investigaciones desde el Instituto Leonés de Cultura, pero con los años pasó a un olvido que hace apenas dos años culminaba con el incendio de la caseta auxiliar que había al lado del yacimiento, y la vandalización del perímetro del mismo, quedando expuesta a saqueos, como contamos aquí. Un ejemplo de esto es la presencia de agujeros de posta en los carteles que señalizan el acceso al oppida, y es que no todo el mundo ve con los mismos ojos la conservación del patrimonio, que es de todos los leoneses.

Esto es lo que sabemos del futuro Centro Arqueológico de la ciudad de Lancia
Restos materiales romanos. Tégula plana

El Centro Arqueológico, para el que se ha cumplido el primer trámite, saldrá a concurso con el objetivo de que se presenten propuestas para desarrollarlo, que incluirán también la mejora de los actuales accesos, bastante pobres, al cerro de Lancia.

Posiblemente en otoño ya estará definida la propuesta definitiva, que parte con una estimación de gasto de 1,5 millones y llegará a los 2 con el acondicionamiento de los accesos. Según el el presidente de la Diputación de León y del Instituto Leonés de Cultura (ILC), Eduardo Morán, la aprobación de este proyecto marca “un antes y un después en lo que a protección y divulgación nuestro patrimonio histórico-artístico se refiere”.

Esto es lo que sabemos del futuro Centro Arqueológico de la ciudad de Lancia
Este cartel y otro por la parte de Villasabariego son los únicos que vais a ver en todo el lugar

Y es que resulta incomprensible que un yacimiento tan espectacular como este, apenas haya sido excavado y puesto en valor desde principios del siglo XX hasta ahora. Parece que el interés por el turismo, junto con las posibilidades en investigación que puede ofrecer van a recibir por fin el impulso económico que se merecen.

Las fotos son de la visita que hicimos el verano pasado a este increíble lugar.

FuenteLa nueva Crónica
Artículo anteriorExcavando un monumento funerario galo de la Edad del Hierro en Morbihan, Bretaña
Artículo siguienteEl grupo Ailá lanza su primer trabajo con la intención “de hacer fiesta y bailar”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here