En ruta por los castros cibarcos del occidente de Asturies

Te recomendamos

El cabo del Monte Louro, de ruta por a Costa da Morte

La ribera norte de la ría de Muros y Noia está señalada por un accidente geográfico destacado, el Monte...

Locronan, uno de los pueblos más bonitos de Bretaña

Que no lo digo yo, sino una especie de concurso anual que hacen en nuestro país vecino para seleccionar...

Un castro dudoso, El Figo en Salave

Os dejo unas fotos hechas desde los campos de cultivo próximos al castro de Castello en Salave. Desde él...
Redacción
Céltica es una revista atlántica, con vocación de conocer y dar a conocer la cultura celta de la fachada oeste de Europa en el público hispano hablante. Mi nombre es Fon y soy estudiante del Grado de Historia en la Universidad de Oviedo / Uviéu. Gracias por leerme.

Tiempo de lectura: 4 minutosEn el occidente asturiano, justo antes de la frontera que nos une a Galicia, encontramos una acumulación inusual de poblados castreños. Es como si la densidad de población en esa franja costera hubiera sido mucho más importante que en el resto de los territorios inmediatos tanto desde Asturias como desde Galicia. Son los concejos de Castropol, Tapia y El Franco.

Actualmente hablaríamos de los últimos territorios costeros asturianos, pero en la antigüedad estaríamos hablando de los últimos territorios galaicos antes de llegar a la tradicional frontera con los astures, el río Navia, en cuyas inmediaciones se encontraría la frontera entre las dos naciones, teniendo en cuenta la dificultad de establecer límites basándonos en los testimonios inexactos de las fuentes antiguas.

Si dejamos a un lado Navia – Coaña, y su entorno, con una cadena de poblados articulados en torno al cauce del río en dirección a la montaña en donde estaban las importantes explotaciones auríferas, nos encontraríamos con una franja que empezaría en el Castro do Corno en Castropol, y llegaría a Cabo blanco en El Franco. En total 10 castros en apenas 20km de costa en línea recta, que incluyen una explotación aurífera romana.

¿Quién vivía aqui?

Los castros de esta zona pertenecerían esencialmente a los Cibarcos, una tribu galaica encuadrada entre los egobarros, que ocupaban las márgenes de la Ría del Eo / Ría de Ribadeo, y los Albiones, ubicados en las márgenes del Navia, que Ptolomeo llama Navia albión.

Se ha apuntado la posibilidad de que los cibarcos (también llamados cabarcos) y los galos cavaros, estén relacionados. Mencionados por Plinio entre las tribus del conventus Lucense, parece que la raiz del nombre tendría un significado de este nombre parecido a “héroes, campeones o gigantes”. De todas formas el nombre aparece en más regiones de la parte céltica de iberia, desde Cantabria a León, pasando por Asturias y Galicia.

Lo cierto es que tenemos un pueblo cuyo nombre tiene una posible raíz céltica y que se ubicó en prácticamente todos los grandes cabos de la franja entre la ría del Eo (dominada por los egobarros) y la ría de Navia (territorio Albión).

Cómo son los poblados cibarcos

La característica común a todos ellos es que son castros costeros. Es como si hubieran tomado las costas occidentales de Asturias y se hubieran hecho fuertes en los salientes de piedra más prominentes y fácilmente defendibles.

¿Eran quizá extranjeros que se impusieron en el territorio abriendose hueco desde la costa hacia el interior entre los dos pueblos ribereños de los grandes ríos?. Quién sabe.

Lo cierto es que esa predilección por los cabos prominentes les daba una posición ideal en el control de cualquier nave que se moviera por las aguas frente a ellos, y tenemos constancia de que lo hicieron desde al menos el siglo IV a.C. por las fechas que nos han proporcionado los distintos yacimientos por lo que estarían relacionados con el comercio del corredor atlántico.

En su unión con tierra están fuertemente defendidos, los sistemas de fosos y contrafosos son muy potentes, lógico por otra parte si pensamos que era la parte más expuesta al enemigo, estando flanqueados por la parte costera por acantilados. Desconocemos si en esta parte había murallas, aunque sería lógico pensar que al menos hubiera empalizadas y quizá atalayas de observación que hoy habrían desaparecido por la acción de la mar.

A los pies de las murallas, o a veces entre los fosos exteriores, amplios terrenos llanos, cultivables. Se siguen usando en la actualidad con ese fin en la mayoría de los casos.

Y sobre todo intervisibilidad. No he hecho la prueba pero creo que sería sencillo demostrar que se podrían comunicar desde Castropol a los castros más orientales visualmente en una sucesión de señales entre un castro y el siguiente. Quizá por eso están tan cerca unos de otros. Además sería sencillo llegar de un castro a otro por tierra en poco tiempo en caso necesario.

Esa ubicación tan característica les ha pasado factura a los castros cibarcos. Son poblados que no se han conservado bien, al menos no con la espectacularidad de Coaña por mencionar el mejor conservado entre sus vecinos Albiones. Tanto el desgaste orográfico de las penínsulas donde se ubican por la acción marina, como el desmantelamiento de estructuras en busca de piedra trabajada y buscadores de tesoros por otra, han dado lugar a que hoy prácticamente identifiquemos estos sitios sólo a través de sus sistemas defensivos, es decir, fosos (de una profundidad extraordinaria como vimos en Cabo Blanco), y derrumbe de murallas. La conservación del área poblacional es exigua en muchos casos, además, prácticamente desconocida por los especialistas debido a la ausencia de excavaciones.

De cualquier forma no podemos pensar que los castros cibarcos estaban aislados de su entorno. Tanto Albiones como Egobarros, sufrieron el mismo destino que los cibarcos, la ocupación romana en busca de metales. Sus poblados parece que sufrieron potentes cambios a la llegada de los latinos, junto con nuevas formas de vida, como la explotación minera que debió condicionar completamente el desarrollo de estas comunidades, también el alistamiento en los ejercitos de Roma, etc.

Los nombres actuales de los castros son:

Cabo do Corno (Castropol)
Castro de Santa Gadea (Tapia)
Punta del Campón (Tapia)
Castro del Esteiro (Tapia)
Castro del Toxal, o represas (Tapia)

Minas de Salave (romanas)

Castro del Figo (Tapia) (de dudosa identificación, podría ser parte de las minas de Salave)
Castro Castello (Tapia)
Cabo Blanco (El Franco)
Castro del Castellón (El Franco, A Caridá)
Castro del Castellón (El Franco, Castello)

Curiosamente las minas están en el centro del territorio del que hablamos, motivo por el cual hasta no hace muchos años se pensaba que estos poblados tenían una fundación romana. Idea que se ha abandonado a partir de las fechas de carbono 14 que están dando los distintos yacimientos.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Te puede interesar...

Los Vacceos

Hoy me gustaría hablar de uno de los pueblos considerados célticos, de los que nos llegaron de época prerromana...

Proyectos de divulgación. La ayalga: el tesoro de Asturias

Hoy me apetece hablar de divulgación y de cómo hay mil maneras de promover contenidos de carácter cultural en los tiempos que nos está...

Viviendas circulares celtas en Britania

Interesante vídeo que se centra en el asentamiento de Castell Henllys donde se explica un poco en plan turista en qué consiste el yacimiento,...

Nemeton

Hoy me apetece escribir sobre una palabra que desencadena siempre un sentimiento de asombro, curiosidad, etc. Hablo de la palabra Nemeton, un vocablo que...

RTVG. Serie “Os Castros”. A economía

Recién publicado en la web de la tele galega, os dejo el enlace del capítulo cuatro de esta serie documental cuyo tema central es...

Artículos relacionados