El san Giacomo de Galizia. Historia del galeón hundido en la ría del Eo en 1597

Te recomendamos

Viaje a Bretaña. Vitré

Empiezo contando nuestro primer día en Breizh, y al final os dejo enlaces a todas las entradas de este...

Castro de las Labradas en Arrabalde

Este verano, debido a las restricciones provocadas por el COVID-19 nos movimos relativamente poco para lo que es nuestro...

Cabo Blanco, la fortaleza castreña del occidente de Asturias

Seguimos nuestro viaje por la Céltica y escribiendo y fotografiando sobre los lugares que hemos ido visitando durante estas...
Redacción
Céltica es una revista atlántica, con vocación de conocer y dar a conocer la cultura celta de la fachada oeste de Europa en el público hispano hablante. Mi nombre es Fon y soy estudiante del Grado de Historia en la Universidad de Oviedo / Uviéu. Gracias por leerme.

Tiempo de lectura: 4 minutosDesde hoy y hasta el 21 de julio de 2019 se van a realizar excavaciones arqueológicas en el pecio que se encuentra en la ría del Eo entre Asturias y Galicia. Se trata del que ya llaman, el galeón mejor conservado de nuestras costas. Como vereis este naufragio se encuentra en medio de una historia que se desarrolla en pleno arco atlántico a pesar de haber nacido en el Adriático.

Aportamos una pequeña historia que podríamos enmarcar dentro de las tensas relaciones entre España e Inglaterra del siglo XVI y de los contactos entre nuestro país e Irlanda y los sucesos relacionados por la conocida Armada Invencible en apoyo a los católicos de las islas.

El barco

Todo comienza en 1590 en los astilleros de Castellammare de Stabia (Nápoles), cuando se produce la entrega del San Giacomo di Galizia (Santiago de Galicia) por encargo del armador Ragusano D. Pedro de Ivella. El Imperio español controlaba el Mediterráneo y desde Nápoles mantenía relaciones de colaboración con la República de Ragusa (Dubrovnik) que estaba rodeada por el imperio otomano y que, a cambio de protección,  proveía de navíos (con muy buena reputación) y hombres a los ejércitos de Felipe II.

Sabemos que fué construido allí y que fué el San Giacomo por su madera. En 2015 a través del proyecto ForSeaDiscovery, a iniciativa del CSIC, se estudiaron los orígenes y movimientos comerciales de la madera de las flotas españolas entre 1492 y 1894. Uno de los pecios seleccionados fué el de Ribadeo. El equipo de expertos desplazado a la ría determinó que la madera procedía de los alrededores del Vesubio, y que por tanto había sido construído en los astilleros de Nápoles. También determinaron que sólo podría tratarse del San Giacomo, y desde allí trazaron la historia de su construcción.

El San Giacomo  fue una de las naves de élite de su época. Tenía la cubierta calafateada para asegurar que flotara a pesar de recibir impactos, incluso cerca de la línea de flotación. La madera del casco tiene el doble de espesor que la habitual (12 cm) y estaba hecho completamente de roble excepto algún elemento de la compartimentación, que estaba hecho de pino. Era un barco grande, 1.200 toneladas y 34 metros de eslora. Dicen los arqueólogos que lo están estudiando que era una nave pensada para la guerra. Y así fué.

El conflicto

En 1596 Inglaterra saquea Cádiz lo que hizo a Felipe II tomar en consideración la necesidad de defender las costas españolas y además vengar la ofensa de los ingleses atacándoles en su territorio.

Tras un corto periodo dedicado al transporte de mercancías, el san Giacomo pasó a Cádiz donde fué sometido a las pruebas militares para convertirlo en una nave de combate. La calidad de los navíos construídos en Nápoles le dió la posibilidad de ser señalada como la nave almirante del escuadrón Ragusano que partió de La Coruña y Ferrol al mando de Juan del Águila y Martin de Padilla con destino a Fallmouth (Cornualles) en 1597.

Fallmouth 1590-1600. Foto: Wikipedia

Eran 108 naves mas las que se fueran incorporando desde otros puertos. En total 136 navios, 24 carabelas, 8634 soldados y 4000 marineros, además de 300 caballos según el recuento del Adelantado de Castilla. En esa flota iban dos tercios de Infantería, el de Nápoles y el de Lombardía en la que se llamó Escuadra de Andalucía, compuesta de 32 navíos. Posiblemente el San Giacomo pertenecía a ella.

Junto a esa flota iba otra destinada a Bretaña (1000 hombres), destinada al puerto de Blavet, que estuvo bajo dominio español entre 1590 y 1598, y que finalmente no combatió.

El 17 de octubre de 1597, tres días después de salir de puerto llegan al Canal de la Mancha, sin encontrar a la flota inglesa que estaba persiguiendo a la española en las rutas de retorno de las colonias para saquearlas. Sin embargo, una vez más, un intenso temporal en la zona dispersa la flota aunque no hubo que lamentar las desgracias de la ocasión anterior (1596) frente a las costas de Irlanda, e incluso llegan a desembarcar en las proximidades de Fallmouth  400 soldados de élite que se atrincheraron esperando a que llegaran refuerzos para iniciar la invasión de Londres. En total eran 7 barcos y era ya Noviembre.

Tras dos días les hicieron embarcar de nuevo y poner rumbo a España ya que era imposible reagrupar las naves de la flota.

El naufragio

En el camino de regreso el San Giacomo tuvo mala suerte y se cruzó con tres navíos con los que entró en combate, uno inglés y dos holandeses y parece que quedó bastante tocado, lo suficiente para no poder alcanzar La Coruña y optar por refugiarse en la Ría del Eo (junto a dos urcas) donde no pudo ni llegar a puerto y quedó hundido en el fondo de arena el 13 de noviembre.

Al ser una zona tranquila se pudo salvar a la tripulación y rescatar el tesoro de 91000 ducados que portaba, así como la artillería. Su capitán Jacobe Joan de Polo, escribiría una carta al propio Felipe II explicándole lo sucedido y achacándolo al “mal gobierno de sus mandaderos”.

El San Giacomo quedó poco a poco en el olvido, hasta que en 2011 una operación de dragado de la ría descubrió los restos que hoy se estudian.

Para saber más os recomiendo los siguientes enlaces donde se está aportando mucha documentación en prensa y medios especializados.

 

 

2 Comentarios

    • Hola Moises, entiendo que se bautizó asi desde que fuera construido en Nápoles, cuando esa ciudad era igualmente territorio español. Quizá el que mantuviera nombre italiano era motivo de prestigio en su momento, pero sea como sea, si al navio se le conocía por ese nombre en su tiempo es lógico y correcto que no se lo cambiemos nosotros no?, y por la persistencia del nombre parece que es asi

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Te puede interesar...

Los Vacceos

Hoy me gustaría hablar de uno de los pueblos considerados célticos, de los que nos llegaron de época prerromana...

Proyectos de divulgación. La ayalga: el tesoro de Asturias

Hoy me apetece hablar de divulgación y de cómo hay mil maneras de promover contenidos de carácter cultural en los tiempos que nos está...

Viviendas circulares celtas en Britania

Interesante vídeo que se centra en el asentamiento de Castell Henllys donde se explica un poco en plan turista en qué consiste el yacimiento,...

Nemeton

Hoy me apetece escribir sobre una palabra que desencadena siempre un sentimiento de asombro, curiosidad, etc. Hablo de la palabra Nemeton, un vocablo que...

RTVG. Serie “Os Castros”. A economía

Recién publicado en la web de la tele galega, os dejo el enlace del capítulo cuatro de esta serie documental cuyo tema central es...

Artículos relacionados