Tiempo de lectura: 2 minutos

Nuevas e impresionantes reconstrucciones han revelado el posible aspecto del mayor fuerte picto de Escocia conocido hace más de mil años. Se han creado imágenes tridimensionales de Burghead, en Moray, basadas en las excavaciones arqueológicas de la Universidad de Aberdeen.

Las imágenes, financiadas por Historic Environment Scotland como parte de un proyecto de vídeo más amplio para que el público pueda conocer mejor el pasado picto de Escocia, muestran las enormes murallas defensivas, que en su día se creía que tenían ocho metros de grosor y seis de altura, así como las viviendas del fuerte.

Se sabe desde hace tiempo que Burghead albergó un asentamiento picto, pero se pensó que el desarrollo de la ciudad moderna en el siglo XIX había erosionado la mayoría de los rastros de este importante periodo de su historia. Las murallas de tierra fueron niveladas y parte de las defensas del mar fueron destruidas para construir el puerto moderno.

Durante la destrucción del fuerte se descubrieron más de 30 piedras talladas de origen picto, pero solo han sobrevivido seis toros tallados y varios fragmentos de escultura cristiana temprana. Cuando los arqueólogos de la Universidad de Aberdeen empezaron a excavar allí en 2015, esperaban que poco hubiera sobrevivido a unas obras de construcción tan extensas y cercanas.

Pero en los últimos cinco años ha surgido un panorama muy diferente y las excavaciones, dirigidas por el profesor Gordon Noble de la Universidad, y financiadas por Historic Environment Scotland y el Leverhulme Trust, han producido algunos de los objetos y restos de edificios pictos más importantes jamás descubiertos. Este trabajo ha permitido reconstruir con tanto detalle el aspecto que pudo tener el lugar.

«Los cimientos de las enormes murallas han sobrevivido mucho mejor de lo que nadie preveía, a pesar de su destrucción intencionada a lo largo de los siglos, y las capas de basura, que es efectivamente donde los pictos arrojaban sus desperdicios, han proporcionado a los arqueólogos una visión sorprendente de la vida de los pictos.

«Es maravilloso ver el trabajo de nuestras excavaciones, que abarca más de cinco años, reunido en estas impresionantes reconstrucciones que ofrecen una asombrosa visión del aspecto que pudo tener Burghead».

Las reconstrucciones fueron coordinadas por la Dra. Alice Watterson, de la Universidad de Dundee, con el trabajo adicional de filmación y edición de Kieran Duncan y la filmación con drones ariales del Dr. Kieran Baxter, miembros del grupo de investigación 3DVisLab de Dundee.

También incluyen un espectacular pozo envuelto en las murallas. Todavía se pueden ver elementos de este pozo y los arqueólogos han reconstruido cómo encajaba con las viviendas y otros edificios del lugar.

En excavaciones anteriores también se descubrieron pruebas de la ocupación de los primeros cristianos, lo que apoya la teoría de que hubo una capilla a la entrada del sitio, y esto se ha traducido en el diseño en 3D.

Artículo anteriorDescubierto un campo de batalla entre celtas y romanos en Suiza
Artículo siguienteEl Plan Director de la Cultura Castreña de Asturias estará listo antes de final de año para su aprobación