El castro más bonito del mundo… para mi

Te recomendamos

30 ilustraciones de poblados celtas

Hoy os traigo un post muy visual. Se trata de un repaso a un tema en ilustración que me...

Nuevo asentamiento de finales de la Edad del Bronce descubierto en Escocia

En las afueras de la bahía de Cruden en Aberdeenshire, en un sitio con vistas al Mar del Norte,...

Os Castros. RTVG episodio 5 “A cultura”

Sigue la serie Os Castros de la TVG con un episodio dedicado a la cultura castrexa. La serie documental...
Redacción
Céltica es una revista atlántica, con vocación de conocer y dar a conocer la cultura celta de la fachada oeste de Europa en el público hispano hablante. Mi nombre es Fon y soy estudiante del Grado de Historia en la Universidad de Oviedo / Uviéu. Gracias por leerme.

Tiempo de lectura: 2 minutosUna cuestión puramente personal, lo reconozco. También que es un poco friki tener un castro favorito del mundo mundial, pero qué le voy a hacer… Paseé por las murallas de módulos de Noega, admiré las callejuelas de Coaña, o el pequeño barrio romano de Mohías. También subí la cuestona (con una niña a cuestas) de Pendia, o me maravillé de la domus del Chao Samartin.

Ojo, que me impresionó el monte Trega tanto como al que más y lo considero un sitio espectacular, asi como otros yacimientos que he tenido la suerte de pisar (leches, si he estado en el coliseo de Roma y en Pompeya), pero nunca, repito, nunca tuve el buen rollo que me dió cuando entré por la puerta principal de la muralla del castro de Baroña cuando subí por sus escaleras perfectamente conservadas.

El castro de Baroña y yo estamos conectados por algo, (y eso es mucho decir por parte de un astur) 🙂

Se trata de un poblado ubicado en una pequeña península que cierra una pequeña playa por el este (Arealonga). En el único acceso al recinto hay que atravesar un itsmo, fuermente defendido por un sistema de muralla y foso.

Excavado por primera vez en 1933 se le da una ocupación entre el siglo I a.C y el siglo I d.C.

Vista por la senda de acceso

Todo el recinto en sí es increible. Aparte de las viviendas típicas de un castro, las rocas tienen huellas de haber sido trabajadas por todas partes. No es dificil imaginar la vida de este pequeño poblado marítimo, y la ensenada que forma la playa posiblemente vió en días de bonanza salir a la mar alguna embarcación.

Desconozco si formó parte en algún momento de una ruta comercial, aunque no me extraña. En las excavaciones se documentó actividad metalúrgica que pudiera estar relacionada con el comercio.

Perdonad la calidad de las fotos, están hechas con un móvil viejillo en 2015, pero siempre las guardé y ahora encontré el sitio para sacar ese archivo (hay de todo) que tengo guardado en discos duros por casa 😀

Vista del castro por el otro costado

Piedra modificada en la parte más alta del castro

Vista desde las rocas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Te puede interesar...

Monedas celtas, repasando la numismática “bárbara”

Tradicionalmente se ha considerado que una de las características que un pueblo debe reunir para ser incluido dentro del...

Comic: Numancia, hijos de las cenizas

Hoy nos llega este nuevo lanzamiento de Cómics Panini de la serie Evolution cómics. Ambientado en la Celtiberia del 153 a.C. la trama histórica...

Asturies, Memoria encesa d’un país. Nº40

Ya tengo en mis manos y leído el último número de la revista que edita la Fundación Belenos. Un número especial en muchos sentidos,...

Descubierto un monumento funerario de la Edad del Bronce en Inglaterra, aún pendiente de descifrar

Se cree que el monumento de la zanja de anillos, en la finca Beaulieu, en el sur de Inglaterra, cerca de Southampton, ha desempeñado...

Nuevo asentamiento de finales de la Edad del Bronce descubierto en Escocia

En las afueras de la bahía de Cruden en Aberdeenshire, en un sitio con vistas al Mar del Norte, se han descubierto pruebas de...

Artículos relacionados