El castro de Llagú, historia de un desastre arqueológico

Te recomendamos

Castro, castellum, y fiebre del oro en la antigua Asturia. El yacimiento fortificado de La Plaza los moros, Cangas del Narcea, Asturias.

Alfonso Fanjul Peraza lo ha vuelto a hacer. Ponerme los dientes largos para ir a conocer un asentamiento del...

El pendiente de la Mora

Esta es una de esas historias que me encuentro por casualidad buscando información sobre otra cosa. Lo cierto es...

Castro do Cociñadoiro, la promesa incumplida. ¿Recuerdas Llagú?

Leía esta mañana en la prensa regional de A Coruña un artículo que ponía de nuevo de actualidad el...
Redacción
Céltica es una revista atlántica, con vocación de conocer y dar a conocer la cultura celta de la fachada oeste de Europa en el público hispano hablante. Mi nombre es Fon y soy estudiante del Grado de Historia en la Universidad de Oviedo / Uviéu. Gracias por leerme.

Tiempo de lectura:4minutosLos que teneis unos años os acordareis de aquella historia. Los asturianos de la zona de Oviedo nos encontramos un día de 2005 con que una empresa privada, Readymix Asland, estaba a punto de comerse un castro celta. El conocido como castiellu de Llagú.

Salió en la prensa y enseguida empezaron a movilizarse instituciones, arqueólogos, historiadores y gente normal y corriente (me suena a Chao Samartin) que no entendía como algo que nos pertenecía a todos como sociedad, podía ser ignorado y devorado por las excavadoras sin que nadie hiciera nada.

El error fue pensar que un bien como ese estaba protegido por las administraciones públicas, o que nadie en su sano juicio iba a destruir algo así sin mas… Qué equivocados estábamos.

La cantera comiendose el castro. Foto: castrosdeasturias.com

Otro día, tiempo después nos despertamos con la noticia de que el castro iba a ser despiezado y trasladado a otro lugar para su conservación, pero la cantera no paraba… otro día nos enteramos de que nada, que no se iba a trasladar, pero a cambio se iba a estudiar a fondo (algo excepcional, cuando debería ser la tónica en nuestros yacimientos) para obtener todo el conocimiento posible antes de que lo destrozaran…

Entre medias, actos vandálicos (nadie sabe nunca nada) destrozaban lienzos de murallas, restos de un torreón romano de vigilancia, etc…

Al final lo único que nos queda de Llagú son algunos restos conservados en el Museo Arqueológico de Asturias(PDF), y una publicación de la Real Academia de la Historia (magnífica) donde se da cuenta de todo lo descubierto y estudiado en la zona (parcial por necesidad, aunque durara varios meses la excavación. Seis creo recordar).

Hoy me vino a la mente porque estaba buscando en la publicación de la Real Academia, datos sobre una sauna castreña encontrada a escasos 15 minutos de donde vivo, qué paradoja, haberlo tenido tan cerca…

Situación de Llagú (pin amarillo abajo a la derecha) respecto a Uviéu,

Para los que no conocierais este yacimiento os lo describo un poco. Se trataba de un poblado situado en una pequeña colina, con un sistema defensivo compuesto por una potente muralla de módulos que la protegía de la parte más accesible, y por una empalizada por la parte más escarpada.

Estaba en las vías de comunicación que unían las minas del monte Aramo con el centro de Asturias (llanura de Lucus Asturum, y vía principal hacia la costa), a escasos 15 minutos de la que hoy es la ciudad de Oviedo.

Recreación del castru de Llagú. Autor: Luís Berrocal Rangel.

Pertenecía al límite occidental de las tribus de los luggones, y en su datación se estimó que fue fundado en el siglo VI A.C. con seguridad, aunque algunas dataciones dudosas en aquel momento daban el siglo VIII A.C. y estuvo activo hasta el siglo II d.C. y siglos posteriores, probablemente reutilizado en época medieval.

En su interior se encontraron viviendas de tipo indígena compuestas por bases circulares de piedras sobre las que se montarían paredes de materiales vegetales y posiblemente recubiertas de arcilla. Tendrían techumbre vegetal en la mayoría de los casos, excepto algunas viviendas ya dentro del periodo romano que debían tener tejas cerámicas.

Entre las viviendas se encontraron los restos de una sauna castreña idéntica en planta a la encontrada en el castro de Coaña. No se encontró ninguna pedra formosa, aunque algunos restos líticos apuntan en ese sentido, pero tras haber aparecido una pieza cerámica con los mismos motivos que la de arenisca que se pensaba que podía pertenecer a la sauna, se descartó. El poblado vivió varios desmontes en su historia por lo que los restos de la sauna están esparcidos en las construcciones de otras casas.

Aparecieron restos atribuíbles al mundo atlántico y al mundo celtibérico, poniendo de manifiesto las influencias que los luggones tuvieron a lo largo de los siglos, y que son extrapolables a otros restos hallados y datados en otros castros del centro y occidente de Asturias.

Muy interesante la pieza con la inscripción “CELTICUS M”(AXIMUS) en una cerámica, así como otros restos metálicos y líticos encontrados (por ejemplo sogueados identicos a motivos ornamentales de la zona occidental asturiana y de la zona de Lugo). En resumen, se cree que los luggones estaban integrados perfectamente dentro de lo que hoy conocemos como cultura castreña. Probablemente celtizados en varias fases, además de por su contacto atlántico y galaico por el comercio o guerra con Vacceos y otros pueblos celtibéricos.

 

 

- Recomendación -

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Te puede interesar...

La brujería en Asturies. Una bruxa auténtica en Brañavara.

La brujería del norte de España tiene un recorrido amplísimo. No es lugar este para entrar en profundidad sobre...

Artículos relacionados