El castro de Antrialgo entra en el Inventario Patrimonial y Cultural de Asturias y se garantiza su estudio

Te recomendamos

Castro, castellum, y fiebre del oro en la antigua Asturia. El yacimiento fortificado de La Plaza los moros, Cangas del Narcea, Asturias.

Alfonso Fanjul Peraza lo ha vuelto a hacer. Ponerme los dientes largos para ir a conocer un asentamiento del...

El pendiente de la Mora

Esta es una de esas historias que me encuentro por casualidad buscando información sobre otra cosa. Lo cierto es...

Castro do Cociñadoiro, la promesa incumplida. ¿Recuerdas Llagú?

Leía esta mañana en la prensa regional de A Coruña un artículo que ponía de nuevo de actualidad el...
Redacción
Céltica es una revista atlántica, con vocación de conocer y dar a conocer la cultura celta de la fachada oeste de Europa en el público hispano hablante. Mi nombre es Fon y soy estudiante del Grado de Historia en la Universidad de Oviedo / Uviéu. Gracias por leerme.

Tiempo de lectura:2minutosHay una zona de Asturias que las fuentes clásicas citan como el centro neurálgico de las tribus astures de los Luggones. Este pueblo,de un claro origen céltico (Lug-, Luggones), ocupaba el centro y oriente de la región. A esta etnia pertenecían los Cilúrnigos que ocuparon la Campa Torres en Gijón, o los clanes que habitaron en el Castro de Llagú en Oviedo. El lugar citado como capital de los luggones era Paelontium, que hoy se identifica con la población de Beloncio, a 12 km del castro de Antrialgo. Los dos están en el concejo de Piloña.

El verano pasado se desarrolló en este castro la segunda campaña de excavaciones, dirigida por Juan Ramón Muñiz (mosaico de La Estaca), y ya sorprendió por lo interesante de los descubrimientos de este poblado astur. Cuando se excavó la primera vez, a pesar de ser un sitio conocido de siempre, me sorprendió que no estuviera clasificado de ninguna manera.

La noticia de estos días es que el yacimiento ha sido incluido dentro del IPCA, es decir, algo así como el segundo nivel de protección de los bienes culturales de Asturias. Las consecuencias son que se va a seguir estudiando este prometedor lugar y que sus restos tendrán una protección mayor que hasta ahora. También es quizá un paso previo a que si los restos encontrados en futuras investigaciones son de un interés reseñable alcance mayor protección aún.

De momento, y esto es descorazonadoramente buena noticia, se ha reconocido “oficialmente” la existencia de este castro, algo sorprendente por las dimensiones del lugar y su ubicación en una importante vía de comunicación de la antigüedad. Por tanto, bien por lo conseguido. Me pregunto cuantos castros más están actualmente en la situación en la que se encontraba éste y cuantos daños estarán sufriendo (agricolas, forestales, expolios…)

Pero bueno, lejos de que que esto se convierta en un post de protesta, mi esperanza está puesta en la iniciativa particular más que pública. Los grupos de investigación, que abundan en Galicia por ejemplo y que están dando buenos resultados, descubriendo yacimientos y poniendolos en conocimiento de las autoridades para que sean protegidos. Algo de eso hace falta aquí en Asturias, donde ya hay unas pocas asociaciones que están trabajando en ese sentido pero siguen siendo escasas.

Bien por Antrialgo y bien por la gente que promovió su excavación. A seguir dando guerra, hoy parece un poco más fácil.

- Recomendación -

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Te puede interesar...

Banquetes, fanfarronadas y decapitaciones: El juego del estatus entre los celtas irlandeses.

Os presentamos un nuevo artículo de Cristobo de Milio Carrín que quizá pueda ser una especie de epílogo del...

Artículos relacionados