Vista aérea del campamento. https://www.facebook.com/escavacion.cidadela/
Tiempo de lectura: 5 minutos

A finales del siglo I d.C. el ejército romano estableció un campamento en Ciadela, en el concello de Sobrado Dos Monxes, A Coruña dentro del contexto del control militar del territorio ocupado. A principios del siglo II d.C. sabemos que estaba ocupada por la Cohors I Celtiberorum. Una unidad auxiliar al servicio de la Legio VII acantonada en Legio (León).

La finalidad de este lugar era controlar la ruta que llevaba desde el puerto de Brigantium (A Coruña) a Lucus Augusti (Lugo), pero como sucede en muchos otros lugares de la Península, el asentamiento provisional dió lugar a un núcleo de población que se mantuvo hasta época medieval.

El campamento romano de A Ciadella
Campamento Romano Ciadella. Foto Wikicommons

Desde hace 3 meses, arqueólogos de la Universidad de Vigo están investigando el yacimiento y poniendolo en valor con el objetivo de que sea musealizable y se pueda comprender mejor por los visitantes que acudan a él.

El campamento de Ciadela

A finales del siglo I una unidad militar, quizá de la propia Legio VII estableció un campamento en la zona de Sobrado dos Monxes. En esta primera etapa constructiva ya se usó la piedra por lo que se presupone la intención de permanecer sobre el territorio. El uso de la piedra en los campamentos hispanos aparece precisamente con la presencia de la Legio VII sobre el territorio. El campamento ocupaba unas 2.4 hectáreas

Se distingue una segunda etapa constructiva a partir de la llegada de la Cohors I Celtiberorum, probablemente a partir del reinado de Adriano, cuando esta unidad es desplazada hasta Brigantium y puesta bajo el mando de la Legio VII. En esa época se producen sobre todo reformas en varios edificios, tanto estructurales como funcionales.

El campamento romano de A Ciadella
Campamento Ciadella. Foto La Voz de Galicia

A partir del siglo III la CIC abandona definitivamente el campamento y comienza una época distinta. Una ocupación tardomedieval a partir del siglo IV y otra más intensa a partir del VI donde se ha documentado una necrópolis que está ofreciendo buenos resultados arqueológicos.

La Cohors I Celtiberorum

Vamos a detenernos un momento a conocer este cuerpo militar que está indisolublemente unido al yacimiento. Se trata de una Cohors equitata, es decir, compuesta por tropas de infantería y caballería. La unidad reclutada en la Tarraconense se componía de tropas celtíberas que eran muy apreciadas por el ejército romano gracias a su habilidad con sus caballos en el combate.

Esta unidad estaba compuesta por tropas que tenían una gran movilidad, algo clave para el desarrollo de operaciones militares en un territorio complejo como fue el noroeste hispano o Britania. La componían seis centurias de infantería, es decir, 80 hombres bajo el mando de un centurión, y cuatro centurias de caballería, a las órdenes de su correspondiente decurión. Toda la unidad estaba mandada por un prefecto cohortis, que pertenecía al ordo equestre.

Se cree que fue reclutada durante la época Judeo-Claudia, o como muy tarde en la época del alzamiento Galba en el 68 d.C. cuando Nerón ordenó su asesinato.

Lo cierto es que pronto comenzó el periplo de esta unidad, que es una de las mejor documentadas epigráficamente, y que se considera un ejemplo de la capacidad de movilidad de tropas en la época altoimperial.

 

El primer testimonio epigráfico de la Cohors se encuentra en el año 105 en Britania. Se desconoce la fecha de la llegada a la isla, pero se especula con que antes de este destino ya hubiera estado destinada en Germania. Desde allí gran cantidad de tropas fueron reclutadas para la campaña insular.

Y aquí empiezan los problemas 🙂

En el 109 aparece una nueva mención a la Cohors I Celtiberum en Mauritania, y en el 122 y 127 de nuevo aparecen en Britania, probablemente asociados a las revueltas del 122. En la tessera de hospitalidad de Castromao en el 132 se recoge un acuerdo entre un prefecto de la cohors I Celtiberorum, C. Antonius Aquilus Nouaugustanus, y el populus de los Coelerni. En el 145 de nuevo está en Britania, y en el 163 en las explotaciones mine