Tiempo de lectura: 7 minutos

Os voy a hablar de un sitio al que la gente que viaja a la Bretaña francesa no suele ir, y es una pena porque es uno de esos lugares arqueológicos que merece la pena conocer. Hablo del Cairn de Barnenez, un monumento histórico situado en la costa norte de la región, en la península de Kernelehen, en Plouezoc’h, que marca un hito en la cultura megalítica europea. Por entendernos, si Bretaña es el país del megalitismo, Barnenez es como el lugar arqueológico más significativo de ese periodo del pasado.

Esquina este desde el lado norte. Barnenez. foto céltica

Nos dirigimos hacia Finisterre después de haber dejado atrás las Costas de Armor, y nuestro destino era la zona de Léon, en la punta más occidental, sin embargo, lo bueno que tiene viajar el furgo es que puedes cambiar de ruta sobre la marcha, así que nos desviamos hacia la pequeña península donde está situado el cairn y cambiamos nuestros planes de visitar Morlaix (lo dejamos para la siguiente).

Una preciosa carretera por la costa, con pequeños pueblos encantadores y un tiempo soleado espectacular, (¡qué bien haber hecho este viaje en verano!). El trayecto muy bien señalizado y Google Maps, muy fiable en esta zona del país, así que sin problema. Cuando llegas al lugar, declarado monumento nacional, no ves el cairn inmediatamente ya que la entrada está en la base de una pequeña colina sobre la cual se ubica el yacimiento. Tienes que pasar por taquilla y pagar para acceder. Subes una pequeña cuesta y entonces te das cuenta de las dimensiones físicas y culturales de lo que estás contemplando…

Un lugar del 4000 a.C.

Barnenez es un complejo funerario perteneciente al Neolítico. Está datado entre el 4000 y el 3500 a.C. en un momento en el que desaparecen los cazadores recolectores del final del Paleolítico y comenzaban los primeros asentamientos sedentarios en las costas atlánticas europeas. Es un cairn, es decir, un túmulo de piedras pero decir eso es quedarse muy corto. Barnenez es, como digo, un complejo funerario de la misma manera que podemos entender una pirámide egipcia o cualquier construcción monumental de la Prehistoria.

Vista general. Barnenez 2019. Foto Céltica.

Sus dimensiones son espectaculares. Las fotos no se si le hacen justicia. Las medidas reales son 75 metros de largo por 28 m. en su parte más ancha y 20 en la más estrecha, y alcanza casi diez metros de altura. (si estás pensando en subirte ten en cuenta que el lugar está protegido con el máximo nivel antiterrorista desde 2015, así que yo que tú no lo hacía). Cuando lo ves te das cuenta de que en realidad está compuesto de terrazas superpuestas unas a otras, como hacían los egipcios con las mastabas. La realidad es que fue levantado en varias fases que están bien determinadas. Primero el gran túmulo del este, al que se añade otro túmulo en la parte occidental. Lo sabemos porque se usaron diferentes tipos de piedra para levantar ambos y se nota cuando lo ves. Luego fueron levantando sobre esta estructura otras más pequeñas comunicándose todas con una especie de rampa que asciende a lo más alto.

Complejo de terrazas. Barnenez. Foto Céltica

Bajo esta imponente mole de piedras (leí en wikipedia que unos 7000 metros cúbicos de dolerita, abundante en los alrededores, y granito extraído y transportado desde la isla de Stérec, situada en las proximidades), se esconden tumbas, muchas tumbas. En total 11 dólmenes! de corredor, alineados en la fachada sur con una longitud de 10 o 12 metros de largo. Yo que me conformaba con ver un simple dolmen.

entrada tumbas. Barnenez. Foto Céltica

Algunos de ellos son «visitables», ya te avisan que bajo tu cuenta y riesgo porque pueden caer piedras del techo. En algunos ortostatos se pueden ver grabados, aunque supongo que con unas condiciones de luz concretas porque, al menos yo en los que vi no se distinguían. También en la parte norte del monumento, se destruyó parcialmente la cubierta de piedra y quedaron a la luz las cámaras sepulcrales de al menos tres dólmenes que puedes ver de cerca.

Barnenez, Conjunto de cámaras funerarias expuestas. Foto Céltica

Sorprendentemente no es un monumento único, en Bretaña puedes visitar Gavrinis en el sur (Morbihan) que tiene una forma más recogida y es más pequeño, pero sobre todo tiene unos grabados espectaculares, de un parecido increíble con monumentos de Irlanda (se me ocurre Knowth por ejemplo).

En el momento en que se construyó, el nivel del mar era más bajo

Cuando los habitantes de la Bretaña prehistórica levantaron este sitio, la vista que hay desde él en la actualidad no existía. Ahora miras a una ría que se adentra unos kilómetros tierra adentro, con unas riberas suaves salpicadas de pequeñas localidades. Las mareas marcan el ritmo del paisaje. Sin embargo hace cuatro mil años, la mar no llegaba tan adentro. Un río discurría por un profundo valle que ahora está sumergido, y según dicen es probable que los asentamientos humanos se encuentren en la actualidad enterrados (y sumergidos) allí abajo.

¿Qué se ve desde una tumba neolítica?. Barnenez. Foto Céltica

En algún lugar leí que quizá las numerosas leyendas de ciudades sumergidas del mundo celta atlántico tengan que ver con hechos como éste. Recuerdos de un periodo muy antiguo en el que el nivel del mar sepultó lugares que sólo quedaron en las leyendas. Quien sabe. Lo cierto es que suena evocador, pero muy difícil de demostrar.

Historia del re-descubrimiento del lugar

Dejo para el final lo que la mayoría suele poner al principio. El cairn es conocido desde el siglo XIX. En bretón se le llama Kerdi Bras y por muy magnífico que nos parezca en la actualidad, por aquel entonces debían ser unos pequeños montículos sobre el terreno.

Cámara funeraria de dolmen. Barnenez. Foto Céltica

Digo montículos porque más al norte había otro más pequeño que fue arrasado en la década de los 50 del siglo XX cuando un empresario local adquirió los terrenos y los explotó en forma de cantera, desmontando el túmulo norte por completo, y parte del sur (la que os digo en la que se pueden ver los dólmenes internos expuestos). Según cuentan en el museo, un periodista local se dió cuenta de lo que habían encontrado y dió la voz de alarma. No se llegó a tiempo de evitar la destrucción parcial pero al menos ha sido preservado el que se conoce como «el Partenón de la Prehistoria».

BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA

Patton, M. (2003) Statements in Stone. Monuments and Society in Neolithic Brittany..Londres: Taylor & Francis (Libro completo)

GALERÍA DE FOTOS
Esquina suroeste. Barnenez. Foto Céltica
entrada tumbas. Barnenez. Foto Céltica
entrada tumbas. Barnenez. Foto Céltica
entrada tumbas. Barnenez. Foto Céltica
entrada tumbas. Barnenez. Foto Céltica
Complejo de terrazas. Barnenez. Foto Céltica
entrada tumbas. Barnenez. Foto Céltica
entrada tumbas. Barnenez. Foto Céltica
Lado sur desde el este. Barnenez. Foto Céltica
Pasillo de tumba de corredor. Barnenez. Foto Céltica
Lado norte vista hacia el Este. Barnenez. Foto céltica
Punto de unión de los dos túmulos principales- Barnenez. Foto Céltica
Barnenez, Conjunto de cámaras funerarias expuestas. Foto Céltica
Interior de una tumba. Barnenez, Foto céltica
Ortostatos de tumba. Barnenez, Foto Céltica
Barnenez, Conjunto de cámaras funerarias expuestas. Foto Céltica
Barnenez, Cámara funeraria expuesta. Foto Céltica

Parte dañada por la cantera. Barnenez. Foto Céltica

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here