Tiempo de lectura: 4 minutos

En la asignatura de Prehistoria de este cuatrimestre hemos estudiado muy superficialmente una forma de datación absoluta llamada dendrocronología. Se trata de utilizar los anillos de crecimiento que se ven al seccionar los troncos de los árboles como sistema de datación de un yacimiento, y que sirve, combinada con otras técnicas para hacer dataciones de al menos hasta 10000 b.p. Esta técnica además permite obtener otros datos, como por ejemplo información sobre el clima que hacía en ese tiempo ya que el crecimiento de los anillos se ve afectado por los factores ambientales.

Recientemente se ha publicado el resultado de una investigación en la Universidad de St. Andrews en Escocia, en la que utilizando tanto los anillos de diversos troncos datados en aquella época, así como documentos históricos del siglo XVII se ha determinado que en la década de 1690 el país sufrió un clima extremo que tuvo consecuencias nefastas en la población y en su devenir histórico. La investigación habla de una devastación casi absoluta de la agricultura, una mortalidad el 15% de la población e incluso provocó el intento (el fallido y mortal proyecto Darién) de establecer una colonia escocesa en el sur de Panamá. Los investigadores dicen que fue la década más fría de los últimos 750 años y eso marcó su futuro.

La pequeña Edad de hielo europea
Los libros de historia de Escocia mencionan en varias ocasiones periodos climáticos duros, que se conocen como los “Scottish Ills” (a ver si alguien me puede ayudar con una traducción correcta, interpreto que es algo así como los “años duros”), en los que se tiene constancia de nevadas que duraban hasta mitad de verano, o heladas en época estival durante semanas. En esos días los periodos de cosechas eran excesivamente cortos, y las plantas no se desarrollaban correctamente por lo que el ganado se quedaba sin comida. El estudio cita a Mary Caithness, Condesa de Breadalbane, describiendo “un clima frío y brumoso como el que no ha visto la persona más anciana viva”. Otras regiones, como España, Francia, Inglaterra y los Países Bajos, también sufrieron un clima excepcionalmente frío, pero en general con resultados menos drásticos. En Escandinavia, sin embargo, decenas de miles de personas murieron. Según dicen los investigadores era “probablemente la peor época de malas cosechas, escasez de alimentos y mortalidad jamás documentada en la historia de Escocia”.

Dendrocronología aplicada a la arqueología de la Edad Moderna en Escocia. Historia de una catástrofe climática
Variación de las temperaturas globales entre los años 1 y 2000. Wikicommons

Durante este periodo, se produjo la pequeña edad de Hielo en todo el hemisferio norte. Hablamos de olas de frio, sucesiones de hambrunas y periodos de clima extremo en toda Europa. En España por ejemplo están documentadas inundaciones devastadoras en el área mediterránea en 1617 o en la zona atlántica en enero de 1626. La parte más dura de este tiempo comenzó en 1675 y se prolongó hasta el siglo XIX. (A nosotros, en Asturias nos tocó la “nevadona de 1888” que cada año nos recuerdan los periódicos en invierno con las primeras nevadas.)

La dendrocronología al rescate
Basándose en el ancho y la densidad de los anillos de los árboles reco