De viaje por Bretaña. Douarnenez y sus cuatro puertos

Te recomendamos

Castro de las Labradas en Arrabalde

Este verano, debido a las restricciones provocadas por el COVID-19 nos movimos relativamente poco para lo que es nuestro...

Castro del Chao Samartin, unas fotos

Estuve en el Chao Samartin, Grandas  deSalime, la última vez en 2014, y desde entonces las cosas han ido...

Fotografiando el interior de una granja bretona abandonada

En las inmediaciones del dolmen de Kergunteuil, que visité en Tregastel, en Bretaña, se levantaba una granja que desde...
Redacción
Céltica es una revista atlántica, con vocación de conocer y dar a conocer la cultura celta de la fachada oeste de Europa en el público hispano hablante. Mi nombre es Fon y soy estudiante del Grado de Historia en la Universidad de Oviedo / Uviéu. Gracias por leerme.
Select your language
EnglishFrenchGalicianGermanIrishItalianPortugueseRussianScottish GaelicSpanishWelsh

Tiempo de lectura: 5 minutosA ver, cuántos lugares conoceis en el mundo que tengan cuatro puertos. Yo creo que es el primero que ví. Hoy hablamos de Douarnenez un lugar de leyenda en el noroeste de Bretaña.

Douarnenez está situado en una preciosa bahía en el Finisterre bretón Está bien abrigada de las marejadas del Oeste, y es un buen refugio para los barcos de pesca que dieron y dan vida a la localidad.

Vista del puerto. Douarnenez

Su origen tiene mucho que ver con el mundo celta, y era uno de los sitios que tenía ganas de visitar en Bretaña por una leyenda que leí hace muchos años. La de la leyenda de la ciudad de Ys que os cuento en otro post para que no se haga muy larga. En resumen os diré que la mala vida de Dahut, la hija del rey Gradlon llevó a que las aguas sumergieran la malograda ciudad de Ys y que casi todos sus habitantes perecieran.

Esa ciudad estaría sumergida en la bahía frente a la que se alza Douarnenez, y de hecho ésta habría sido fundada por los supervivientes de esta desgraciada historia.

Ahí debajo cuentan que están las ruinas de Ys
Ahí debajo cuentan que están las ruinas de Ys

Así que allí nos encontrábamos una mañana de Julio, contemplando como un piloto metía en el puerto a un enorme arrastrero bretón y contemplando la bahía mientras esperábamos oir las campanas de la ciudad sumergida 😀

La industria pesquera aún tiene empuje en la zona

Es un sitio encantador, con mucha historia de comercio y navegación. Me tocó conocer de ella en uno de los trabajos de Historia de la Edad Moderna que hice este año en la Universidad, asi que contaba con la ventaja de haber pisado el terreno. En el siglo XVI fue uno de los puertos de salida de los textiles franceses que intentaban competir con inglaterra y la lana castellana. Pero se hizo rica gracias a las sardinas a partir del siglo XIX, de hecho todavía se puede visitar la conservera más antigua del mundo en activo, eso dicen allí, en uno de los viejos barrios que van a dar a la bahía.

Conservera más antigua del mundo en activo. Versión bretona

Es un sitio muy tranquilo de por sí, pero aparte puedes darte un paseo muy guapo por el barrio de Les Plomarch. A ver, cuando llegué pensé que me había equivocado. Al menos esa parte donde aparcamos la furgo parecía un poco abandonada, y me dió la sensación de ser el típico barrio pobre que queda alejado del centro de la ciudad. La verdad es que es un barrio trabajador sin más, y está a las puertas de un camino que se adentra en el bosque y que te lleva si quieres a una de las playas más grandes de Bretaña.

Hay un montón de playas por la zona
Hay un montón de playas por la zona

Un paisaje que es muy apreciado por los pintores. Aún en la senda costera hay una casa que es una residencia para pintores, una de esas pequeñas casas bretonas, donde unos cuantos pintores buscaban la inspiración, y se sorprendieron cuando dos turistas despistados aparecieron por su jardín.

Construcciones tradicionales en Les Plomarch, Douarnenez
Construcciones tradicionales en Les Plomarch, Douarnenez. Esta es una residencia de pintores.

En el paseo hay auténticas mansiones entre los árboles, lavaderos con leyendas y algunas calas donde puedes bajar y darte un baño en las aguas tranquilas de la bahía y refrescarte un poco.

La bahía de Douarnenez, desde una pequeña cala en Les Plomarch.
La bahía de Douarnenez, desde una pequeña cala en Les Plomarch.

Decidimos que el punto final de nuestro paseo fueran los restos romanos de una factoría de salazones y conserva de pescado que se encuentra en Les Plomarch. Me hizo pensar en otras factorías romanas como la de Gijón / Xixón que supusieron un impulso a localidades que se encontraban en la periferia del Imperio. Las ruinas son de acceso libre y gratuito.

Ruinas de la fábrica de garum y salazones. Douarnenez
Ruinas de la fábrica de garum y salazones

Ah, dicen que la leyenda de la ciudad de Ys tiene mucho que ver con la conservación de restos romanos en la zona, ya que los antiguos habitantes de la zona pensaron que eran los restos de una ciudad sumergida, y probablemnete se trataba de ruinas romanas edificadas al lado del mar como esta factoría de salazones… El hecho es que leyendas como la de la ciudad de Ys las hay por toda la Céltica, me viene a la mente Dugio en A costa da Morte, en Galicia, muy similar a ésta. Supongo que como mucho la presencia de paredes romanas reforzaría la leyenda, pero no daría lugar a ella.

Estas piscinas estaban cubiertas de un cemento impermeable.

En el camino también nos encontramos una construcción tradicional (en ese momento sumergida), que no suelen decirte en los lugares turísticos, y que fue una de las cosas que aprendí en esta ciudad y que tengo que investigar a ver en qué lugares de la Céltica se encuentran. Se trata de los Ar Gored.

La senda de Les Plomarch

Son una especie de trampas de piedra para pescar. Es una red rudimentaria hecha de piedras. Se construyen en marea baja en la línea de costa y cuando sube se llena de peces que quedan atrapados cuando la marea vuelve a bajar. Los pescadores podían hacer las paredes más altas o más bajas dependiendo de las mareas que aquí tienen unos coeficientes muy grandes. Cuando baja la mar recogen el pescado.

En esta zona son muy conocidos, y de hecho hay referencias escritas a ellos desde el siglo XVII

Bueno, hasta aquí nuestra breve estancia en Douarnenez, que dejamos para ir rumbo a Pointe du Raz, uno de los hitos de nuestro viaje por Bretaña y que os contaré a continuación en otro post.

Os dejo algunas fotos más

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Te puede interesar...

Sheela-na-gig, la extraña figura femenina de la Irlanda medieval puede tener su origen en España y Francia

No se si habreis oído alguna vez el nombre Sheela-na-gig, pero quizá os suene más la imagen. Se trata...

La Pointe du Raz, Bretaña. Donde miras a los ojos al mar de Iroise

Quizá es uno de los sitios más especiales de Breizh, al menos uno de los más espectaculares en cuanto a su paisaje. Quizá es...

Castro de las Labradas en Arrabalde

Este verano, debido a las restricciones provocadas por el COVID-19 nos movimos relativamente poco para lo que es nuestro patrón de viajes en furgo....

Bretoña, una vieja abadía céltica, leyendas, y un pueblo sobre un castro

Quería dedicar una entrada a esta localidad de A Pastoriza en Lugo, que ya me he recorrido al menos en cuatro ocasiones para hacer...

El castro de Saa, Lugo

Tengo que reconocer que los castros del Alto Miño, sobre todo los de la zona de A Pastoriza o Castro de Rei me llaman...

Artículos relacionados